https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Preocupante: tensión con Brasil por trabas argentinas a la importación de autos

Se estima que hay unos 10.000 vehículos demorados en los depósitos aduaneros por falta de un permiso como consecuencia de la escasez de dólares.


Las trabas a la importación de autos que comenzó a registrarse desde hace dos semanas se encamina a ser un conflicto diplomático con Brasil, el principal socio comercial de la Argentina. Así quedó reflejado hoy en distintos medios periodísticos de ese país que se hicieron eco del problema que fue adelantado el miércoles pasado por Ámbito. El tema es que el freno al ingreso de 0km de exterior afecta principalmente al socio del Mercosur ya que la Argentina es el principal destino de sus exportaciones. Se calcula que hay al menos unas 10.000 unidades demoradas en los depósitos aduaneros locales a la espera de la aprobación del permiso de ingreso.
La prensa brasileña destaca que las automotrices de ese país ya están debatiendo el tema en la asociación de fabricantes (ANFAVEA) – similar a la ADEFA argentina – para plantearle su preocupación al gobierno vecino. Incluso, hace una hora, la entidad alertó, en una conferencia de prensa, por el impacto que podría tener a su industria automotriz la falta de reservas de la Argentina. "Estamos hablando sobre la importancia de mantener el flujo de autopartes y vehículos entre los dos países" dijo un directivo brasileño. Este es un punto importante ya que la relación entre Jair Bolsonaro Alberto Fernández es sumamente tirante por lo que acercar posiciones en ese contexto no será fácil. “No es como en la época de Cristina y Lula o Dilma que, ante un problema de este tipo, siempre estaba la posibilidad de una llamada telefónica que destrababa el conflicto. Ahora, es mejor que ni hablen entre ellos porque no sabemos cómo termina” advirtió un directivo de una terminal.
El problema comenzó con las demoras en la aprobación de un formulario para el ingreso de vehículos. Se trata del visto bueno del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) que es necesario para cada importación. Es un predespacho aduanero que es requisito indispensable de las empresas que compren productos en el exterior. Es la versión aggiornada de las exDJAI, que fueron famosas en tiempos del exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno. Con esta herramienta, en la anterior gestión kirchnerista, se regulaba el ingreso o no de mercadería según la discrecionalidad de los funcionarios o la disponibilidad de dólares. Si bien este es el caso puntual de la industria automotriz, desde otros sectores también están empezando las quejas por la imposibilidad de ingresar mercadería importada
Hasta hace dos semanas, la operatoria venía desarrollándose con fluidez pero las empresas empezaron a percibir una demora inesperada. Sin ese trámite aprobado, no se pueden retirar los autos de los depósitos aduaneros.
“Desde hace varios días estamos notando una lentitud en la aprobación de las SIMI que complica el abastecimiento de vehículos. En principio se pensó en un atraso circunstancial pero lo preocupante es que se produce en un contexto en el que se restringen los dólares para importar. Algo muy similar a lo que sucedió durante la presidencia de Cristina de Kirchner”, señaló un directivo de una automotriz. El caso no es hecho aislado tanto es así que está siendo tratado en la asociación que agrupa a los fabricantes (ADEFA) y fue planteado a funcionarios del Gobierno. “La respuesta que nos dan es que lo están viendo y que se van a ocupar pero pasan los días y el problema no se soluciona”, explicaron en otra terminal.
La consecuencia de este retraso es el despacho de unidades al mercado. No todas las terminales tienen el mismo nivel de stock por lo que la posibilidades de abastecimientos varían. Lo que está claro es que si no se agiliza en los próximos días se va agravar el faltante de vehículos que, en algunos modelos, ya es notorio. De hecho, las ventas se realizan con plazos de entrega de hasta 120 días.
La situación no afecta sólo a las terminales radicadas en el país sino también a los distribuidores agrupados en CIDOA. Las marcas agrupadas en esa cámara representan alrededor del 2% del mercado. Si bien es un porcentaje bajo, con su oferta de vehículos mejoran la competencia y evita una posible cartelización del mercado. El 70% de los 0km que se venden son importados y, en su gran mayoría, es a través de los propios fabricantes para completar la gama de productos.
En el sector temen que esta demora esté en línea con las medidas tomadas por el Central que buscan frenar importaciones al restringir el acceso a los dólares como se venía haciendo. “Si la idea es limitar el ingreso de autos importados, ya con la medida de no vender dólares es suficiente. No tiene sentido, también, complicar los trámites aduaneros”, cuestionó otro directivo. Se remarca también que la demora en la aprobación de las SIMI es tanto para los autos que todavía no fueron pagados – lo que se entendería como una forma de no perder reservas – como los que ya fueron abonados a los proveedores por los dólares fueron gastados.


ambito