https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Ni pandemia, ni colapso económico ni revueltas sociales: la desconexión de Wall Street con la realidad

Las previsiones acerca de la futura recuperación económica se han convertido en una suerte de sopa de letras que ya se ha resuelto al menos para las grandes tecnológicas estadounidenses en bolsa. Y ha sido con la forma más deseada, una uve.

Tras tocar fondo en marzo, el Nasdaq se ha recuperado casi un 40% y se encuentra a muy pocos puntos de los máximos históricos que alcanzó justo antes de la pandemia del nuevo coronavirus. Más de 40 de los miembros del índice ya cotizan por encima de aquel entonces, y al menos una decena ha logrado subidas iguales o superiores al 20%.
Ni el colapso económico que ha seguido al virus ni las protestas y revueltas por todo EEUU tras el asesinato policial de George Floyd amilanan a estas empresas en Wall Street. En su mayoría cuentan con tesorería suficiente para aguantar más tiempo en este nuevo mundo de confinamientos y aislamiento social, que además ha puesto en más valor sus modelos de negocios basados en los algoritmos y la automatización.
Pero el Nasdaq no está solo en la remontada. Le acompañan el resto de principales índices de Wall Street. Así, el Dow Jones se ha disparado un 41% desde los mínimos anuales que tocó a finales de marzo, aunque a diferencia del índice tecnológico, todavía se encuentra lejos de máximos. Algo parecido le sucede al S&P, que avanza un 40% desde el 23 de marzo, pero aún le falta recorrido para recuperar todo lo perdido.
Estas fuertes subidas parecen una desconexión casi absoluta del contexto económico general. Con cifras de desempleo que alcanzan niveles de depresión económica y a la espera de conocer el dato del PIB de cierre del segundo trimestre, algunos organismos, como la Fed de Atlanta, han calculado que la debacle económica podría haber llegado incluso hasta el 52,8%. En este escenario, son pocos los analistas que dudan de que los estímulos fiscales y monetarios sin precedentes han respaldado a los mercados de renta variable estadounidenses.
Para paliar los estragos económicos, Reserva Federal ha lanzado todo su arsenal monetario con inyecciones masivas de liquidez en los mercados financieros, compras masivas de deuda y ha bajado los tipos de interés prácticamente a 0%.
Además, el colapso se va desacelerando a medida que se reabren las economías estatales, algo que agrega optimismo. Si bien muchos economistas creen que la recesión será profunda y sobrevuela el temor a una segunda ola de Covid-19, lo que podría provocar nuevos cierres y restricciones.
Entre las grandes, Amazon cotiza en máximos históricos tras subir un 14% desde el inicio de la crisis sanitaria. La compañía se ha beneficiado del auge de la venta online a medida que los consumidores evitaban ir a tiendas físicas por miedo a virus. Aunque se espera que las ganancias de la empresa fundada por Jeff Bezos caigan en el trimestre actual por los mayores costes relacionados con el coronavirus, los inversores creen que sus beneficios se disparen en el futuro.
Microsoft, que también se ha recuperado del golpe y cotiza cerca de su récord, está sacando partido del aumento del teletrabajo, que ha aumentado la demanda de sus servicios de software y de almacenamiento en la nube.
Pero si hay una estrella en el sector esa es Zoom, gracias a la popularidad de su aplicación para videollamadas durante el confinamiento. La compañía ha duplicado su valor bursátil desde febrero y cuenta con una capitalización de más de 60.000 millones de dólares. Sus ventas se dispararon en el trimestre terminado en abril un 170% hasta 328,2 millones de dólares, superando ampliamente la previsión del mercado. La previsión para 2020 es de 1.800 millones de dólares, casi el triple que el año pasado y el doble de lo que calculan los analistas.




elboletin