https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Kicillof, en contra de “concientizar” sobre el uso del plasma por miedo a poner en riesgo la cuarentena

Desde hace varios días, Axel Kicillof viene insistiendo en que la cuarentena obligatoria debería endurecerse en el área metropolitana debido a la suba de contagios de coronavirus. La coyuntura lo llevó a cometer un polémico exabrupto en una conversación de Zoom junto a intendentes de la provincia.


En horas de la tarde del martes, Axel Kicillof encabezó una reunión vía Zoom junto a asesores del comité científico, funcionarios provinciales y más de cuarenta jefes comunales para analizar la expansión de los contagios en el AMBA. Para la ocasión, el mandamás bonaerense estuvo acompañado de Daniel Gollán y Nicolás Kreplak, ministro y viceministro de Salud respectivamente.
La videoconferencia comenzó más tarde de lo pautado. Y con un primer traspié. Durante el inicio, Kicillof advirtió que, debido a otro compromiso en su agenda, el intercambio no podría extenderse demasiado en el tiempo. Sin embargo, sus críticos y detallados monólogos contra los manejos de Horacio Rodríguez Larreta en CABA hicieron que la cumbre terminara en horas de la noche.
La reunión del comité de expertos tenía por objetivo evaluar las medidas de mayor restricción que se están considerando para el AMBA, en un contexto de crecimiento de los casos y de la circulación viral. 
En un momento de la conversación, una de las especialistas destacó la importancia del uso del plasma durante el tratamiento de esta afección y la necesidad de encarar una fuerte campaña de concientización entre quienes contrajeron el virus y se recuperaron para fomentar su donación. El plasma es, al menos por ahora, el recurso más efectivo para la cura del COVID-19. De hecho, así lo entendió el mismísimo Máximo Kirchner, quien impulsa un proyecto en esa línea.
Preocupado por mantener a la gente en la más estricta cuarentena, Kicillof desestimó de lleno esta posibilidad y respondió con un polémico exabrupto que no recibió respuestas formales pero sí generó una gran incomodidad del otro lado de los ordenadores. Para el gobernador la idea de una “campaña de concientización” podría llevar a la gente a creer que, ante la aparición de una “cura”, no es necesario “cuidarse” y, por lo tanto, respetar el aislamiento.
Sin dudas, los dichos del Kicillof constituyen el sincericidio de su no-gestión: la propagación de contagios dentro del mismo gobierno, principalmente dentro del ministerio de Salud bonaerense, se suma a la falta de compromiso del IOMA en la atención de la salud de los bonaerenses y los millonarios sobreprecios en la compra de insumos durante la emergencia sanitaria. El negro escenario se completa con la falta de políticas destinadas a atender la crisis del sector privado: el gobierno mantiene deudas desde el 2019 con los proveedores y, en lugar de iniciativas de salvataje, fomentó el masivo otorgamiento de créditos que, sin lugar a dudas, detonarán otra pandemia después de la pandemia: serán imposibles de pagar en la mayoría de los casos.
Durante los últimos días, el mandamás de la provincia destacó la idea de que el crecimiento de los contagios se debe a la “mayor movilidad”, entendiendo que “la única forma” de frenar la propagación del virus es la cuarentena. En ese marco, no resultaron extrañas las declaraciones que brindó a Radio Provincia esta semana, donde fue consultado sobre la posibilidad de que el confinamiento regrese a la fase 1.
Para el gobernador, “la única forma” de evitar los contagios y frenar la propagación del virus es la “cuarentena”. En esa línea, rechazó los cuestionamientos de la oposición a la estrategia sanitaria. “El que diga que no sirvió la cuarentena, que diga directamente: ‘Queremos tener una calamidad’. No tenemos vacuna, ni remedios", deslizó. Otra vez, evitando referirse al plasma como herramienta primordial al momento de salvaguardar la salud de los infectados. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)