https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Gobierno de Nueva Zelanda califica de "fallo inaceptable" los dos nuevos casos de COVID-19

Nueva Zelanda registró dos nuevos casos de coronavirus después de tres semanas sin ningún caso, lo que la primera ministra Jacinda Andern califica de "fallo inaceptable del sistema".
Las dos mujeres, ciudadanas neozelandesas, habían viajado desde el Reino Unido y a su llegada se encontraban en un centro de aislamiento controlado en Auckland.
Se les permitió viajar a Wellington por "motivos de compasión" en un vehículo privado para asistir a un funeral, dijo el doctor Ashley Bloomfield, director general de Salud de Nueva Zelanda.
A las mujeres se les hizo una prueba de coronavirus en un centro de pruebas en Wellington.
La primera ministra dijo que este caso demostró la necesidad de un sistema riguroso en la frontera y nombró a un dirigente militar para supervisar la cuarentena y gestionar las instalaciones de aislamiento.
"Este caso representa un fracaso inaceptable del sistema. No debería haber ocurrido nunca y no puede repetirse", dijo Ardern, enfatizando que las personas que regresen a Nueva Zelanda tendrán que estar en cuarentena controlada por el Gobierno.
Añadió que el país suspendería el permiso por compasión de la cuarentena.
"El riesgo para nuestros esfuerzos colectivos para eliminar COVID es simplemente demasiado grande. No puedo permitir que las ganancias que todos hemos obtenido se desperdicien por procesos que no se respetan", dijo Ardern.
El Ministerio de Salud de Nueva Zelanda ha individualizado 320 posibles contactos de las dos mujeres. Funcionarios de Salud Pública les localizarán y se les animarán a hacerse una prueba.
Aquellos que están en cuarentena después de llegar del extranjero también serán sometidos a pruebas dos veces: el día 3 y el día 12 de los 14 días de aislamiento.
Entre ellas figuran las personas que se encontraban en la misma instalación de cuarentena que las mujeres, un hotel en Auckland, así como las que estaban en un vuelo de Brisbane (Australia) a Auckland.
Cuando el país se declaró libre de coronavirus a principios de junio, Ardern enfatizó la prioridad de evitar que el virus volviera a colarse en Nueva Zelanda.
"Esta libertad de restricciones depende en gran medida de que nuestros controles fronterizos consigan mantener el virus fuera", indicó entonces. "Pero debemos ser conscientes de la situación global y de la dura realidad de que el virus estará en nuestro mundo durante algún tiempo".
La gestión de Jacinta Ardern ha sido alabada internacionalmente. Nueva Zelanda ha registrado poco más de 1100 casos y 22 fallecidos. Las medidas de restricción, unas de las más estrictas implementadas en el mundo, han permitido al país controlar la propagación del virus.

"No queremos bajar la guardia"

"No creo que debamos sorprendernos de que Nueva Zelanda haya experimentado nuevos casos de coronavirus después de no registrar ninguno durante 23 días", dice a Euronews Jennifer Burke, residente de Wellington donde también estuvo de cuarentena.
"Creo que estos dos nuevos casos muestran un fallo en la frontera y el sistema de cuarentena en vigor", añade. "Las dos mujeres recibieron exenciones por compasión para visitar a un padre moribundo, todos podemos simpatizar con ellas. Sin embargo, se deberían haber tomado los procedimientos adecuados para asegurar que estuvieran bien para viajar".
Burke cree que los neozelandeses "están decepcionados y preocupados" por cómo se están gestionando las cosas en la frontera. "Estamos disfrutando del nivel de alerta uno y estamos orgullosos de nuestro esfuerzo como nación, no queremos bajar la guardia".



euronews