https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Con los gremios en contra Continúa el alerta por la “armonización” del IPS con la ANSES

La fusión de ambas cajas previsionales significaría un retroceso para el sistema provincial. Así lo manifestaron sindicatos de estatales y docentes bonaerenses, que hicieron notar su rechazo ante la posible igualación de las condiciones jubilatorias. Los trabajadores provinciales piden sumar aportantes.

La suspicacia volvió a instalarse fuertemente luego de un acuerdo firmado en abril entre el gobernador Axel Kicillof y el ex titular de la ANSES, Alejandro Vanoli. El convenio implica que la administración nacional financie el déficit del sistema previsional bonaerense. Sin embargo, en contrapartida, la provincia se compromete a transferir al organismo, que actualmente conduce María Fernanda Raverta, “la información completa requerida de la Caja del Banco Provincia y de la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones de la Policía”, desde 2017.
Además, otras de las solicitudes consisten en “la historia laboral de los aportantes de la administración central y del Servicio Penitenciario desde julio de 1994 hasta 2003”, y “la historia laboral de los aportantes de los 27 municipios que representan el 75 por ciento del total de la provincia”. Este pacto bilateral generó polémica en los gremios provinciales, quienes temen ante el vaciamiento de la estructura jubilatoria bonaerense y la pérdida de la autonomía del Instituto de Previsión Social (IPS). 
Ahora bien, ¿qué implica la unificación de las cajas previsionales de nación y provincia?
Los trabajadores bonaerenses se verían perjudicados por el aumento en la edad jubilatoria (de 50 años contra los 60 y 65 en ANSES de mujeres y varones, respectivamente) y por los años de aporte, de 25 a 30. Igualmente, los haberes se degradarían llevándolos a la mínima mediante ajustes por decreto, habría suspensión de las jubilaciones de oficio y una dilación de cinco años en los trámites jubilatorios estatales.
LA PESADA HERENCIA DE CAMBIEMOS
El presidente del IPS, Eduardo Santín, recibió una estructura financiera deficitaria por desmanejos en las últimas administraciones, principalmente en la de su antecesor: el siempre polémico Christian Gribaudo, apadrinado por el ex presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici. Los datos del desfinanciamiento durante el mandato de la ex gobernadora María Eugenia Vidal radican en las 90 mil personas jubiladas en su gestión, que no tuvieron una correlación de incorporaciones.
Estas vacantes congeladas, emparchadas con la contratación de empleo público provincial y municipal bajo la categoría de “monotributistas” –que tributan a la ANSES-, repercutieron en la realidad deudora de la caja previsional bonaerense. No obstante, el origen de este desfinanciamiento no reside en una disminución del pago de aportes y desde los sindicatos proponen pases a planta masivos para equilibrar la balanza del sistema jubilatorio. 
A pesar de lo expuesto, el titular del IPS, en connivencia con el gobernador Kicillof, iría por la igualación del sistema previsional bonaerense con la ANSES, en una movida enmarcada dentro del plan de reestructuración del organismo. La llamada “armonización”, a la cual todavía resisten doce provincias más allá de Buenos Aires, está encaminada por más que Santín diga que “reclama por los recursos de los bonaerenses”.