https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se debate la Ley de Economía del Conocimiento en la Cámara baja: punto por punto, los detalles

El proyecto de Ley de Economía del Conocimiento se debatirá hoy en la comisión de Comunicaciones de Diputados, uno de los proyectos que el Poder Ejecutivo espera que tenga rápida aprobación.
Fuentes parlamentarias confirmaron a Télam la realización de la reunión de la comisión el próximo martes, según el protocolo aprobado en la reciente Sesión de Diputados, e indicaron que "hay consenso" para un dictamen afirmativo.
A principios de mes el secretario de Industria, Economía de Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale, dijo que en el Gobierno "confiamos en un rápido tratamiento de la nueva ley", para un sector que "en el marco de la estrategia de desarrollo del país es absolutamente central".
Según fuentes de Diputados, el proyecto que tiene el consenso de la oposición incorporó modificaciones que facilitan el acceso a los beneficios fiscales de las micro y pymes, que conforman la mayoría de las empresas de esta industria.
Entre los sectores alcanzados por la medida figuran las empresas de software, que hasta diciembre pasado gozaron del régimen de promoción que permitió la expansión de la industria.
En la nueva ley se incorporan sectores innovadores como la biotecnología y la nanotecnología.

El sector

Las cifras del sector son elocuentes: según la Cámara de Empresas de Software y Servicios informáticos (CESSI), 88% de las compañías sienten el impacto de la caída de la actividad producto de la cuarentena. En el caso de las pequeñas y medianas, el número de damnificadas asciende al 91%, mientras que en aquellas que poseen menos de 50 empleados es del 73%.
 
Los números adquieren aún más importancia si se expone la real dimensión de la industria en la pirámide industrial del país: sus exportaciones en 2019 alcanzaron los u$s6.000 millones (un 7% menos respecto de 2018), lo que la ubica en el podio de los sectores más grandes del país en volumen de ventas.
Se trata, asimismo, de un universo heterogéneo, compuesto no solo por firmas de software, sino también por empresas de servicios empresariales, profesionales y técnicos; junto a otros de las ramas culturales y recreativas. 
A todas ellas, la nueva Ley buscará dar respuestas ante la crisis, aunque sus principales actores advierten que el Gobierno deberá "apretar el acelerador". Ya no hay tiempo para más retrasos.

Urgencia y crisis

En febrero, el Gobierno envió al Congreso el proyecto de reforma a la norma impulsada durante la gestión de Mauricio Macri, que había logrado su promulgación por unanimidad en el Senado el año pasado
Sin embargo, la administración de Alberto Fernández consideró que esa ley "dejaba afuera" a las pequeñas y medianas firmas y que, además, contemplaba un costo fiscal diseñado antes de la profundización de la crisis
En este marco, frenó su vigencia, al tiempo que la Secretaría del Conocimiento, encabezada por María Apólito, comenzó el trazado del nuevo borrador del que participaron también otras dependencias del Ministerio de Desarrollo Productivo.
 
Todo indicaba que el proyecto se convertiría en ley a fines de marzo. Pero el coronavirus trastocó todos planes. Hoy, la Ley sigue "stand by", a la espera de la reapertura de las sesiones.

Mientras tanto, la espera genera incertidumbre en las empresas, que auguran no solo un futuro sombrío sin un proyecto aprobado, sino también un marco global en el que, inexorablemente, perderán protagonismo frente a otras regiones.
En diálogo con iProUPLuis Galeazzi, presidente de Argencon, revela: "Nosotros estamos amesetados, facturamos u$s6.000 millones anuales desde hace 8 o 9 años. El mundo, mientras tanto, creció más del 100% en 8 años en algunas regiones, por lo que la diferencia se va ampliando".
Así, mientras países como Uruguay (262%), Costa Rica (141%) o Colombia (68%), avanzaron a "tasas chinas", Argentina no logró capitalizar en números el enorme valor de sus recursos humanos, alcanzando un magro 18% de crecimiento en el periodo comprendido entre 2010 y 2018.
El ejecutivo señala que, si bien fronteras adentro el sector es uno de los más pujantes, la falta de iniciativas gubernamentales que impulsen a la industria ha llevado a una pérdida de competitividad internacional.
"Tanto en Asia, como en Europa del Este y América Latina, se han implementado políticas que ya están dando resultado. Incluso ves países que hace 5 años no aparecían en el mapa y ahora nos pasan", advierte Galeazzi y agrega que, si se hubiera crecido a nivel del mundo, "ya  se habrían creado más de 100 mil empleos".
A pesar de que todos los actores del sector subrayan el diálogo directo que han logrado establecer con todos los gobiernos, admiten que la ralentización, gradual pero constante, ya se notaba en 2011.
"En el caso de la Ley de Economía del Conocimiento, llevamos el tema al Gobierno anterior, pero recién dio respuestas en 2019", señala el titular de Argencon. Ahora, esperan que la administración de Alberto Fernández de celeridad a una cuestión que, aseguran, es cada vez más urgente.
Galeazzi es claro respecto del alcance de la Ley. Si bien es fundamental para oxigenar a un sector que ve con incertidumbre lo que depara para lo que queda de 2020, no será la punta de lanza de una revolución tecnológica. Por el contrario, el ejecutivo asegura que servirá para "ponernos nuevamente en competencia con el resto de los mercados".


iproup