https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Un 16% de las empresas cree que las estimaciones salariales serán impactadas por la pandemia

Según el reciente relevamiento realizado en Argentina por Mercer, consultora global líder de recursos humanos, un 16% de las empresas del país cree probable que las estimaciones salariales previstas para el 2020 se verán impactadas ante la pandemia del coronavirus, mientras que un 45% respondió que aún no está definido.
También se preguntó a las compañías si evaluarán acciones respecto al tamaño de la dotación, a lo que un 41% respondió que no evalúa hacer cambios, un 43% que aún no está definido; un 12% manifestó que sí, suspendiendo las contrataciones para el año en curso y un 4% que sí, reduciendo la dotación.
En cuanto a cómo están trabajando las áreas operativas o de atención a clientes, un 68% de las empresas respondió que están trabajando en turnos, con menos personas por metro cuadrado; un 19% respondió que sin cambios, y un 13% dijo que aún no estaba definido.  Cabe señalar que este relevamiento se realizó entre el 17 y el 19 de marzo, antes de que se definiera la cuarentena, entre 200 empresas.
El 95% manifestó que está otorgando la modalidad de home office. De este porcentaje de empresas, el 33% dijo que lo otorga a todo el personal; el 20% sólo a personal de áreas centrales y el 23% utilizó otros criterios.
También se preguntó a las empresas que brindan el beneficio de almuerzo en el lugar de trabajo si tenían previsto ofrecer alguna modalidad para cubrir ese gasto a los empleados que trabajen en forma remota. El 83% respondió que no, y el 14% que aún no está definido, basado en la respuesta de 180 empresas.
En caso de que la compañía haya decidido implementar guardias mínimas en las oficinas, se consultó si tenían pensado cubrir el acceso para evitar el transporte público. El 55% respondió que aún no está definido; el 23% dijo que cubriría taxi o remise,
Hoy más que nunca los líderes de las organizaciones tenemos que ser empáticos con nuestros colaboradores, sus familias, proveedores, clientes y la comunidad en su conjunto para entender que vivimos momentos de mucho stress, que puede tener mayores impactos negativos en la salud física, mental, emocional y financiera que el virus en sí mismo”, comentó Cecilia Giordano, CEO de Mercer.
En este contexto, ¿qué pueden hacer las empresas para mantener sus lugares de trabajo y empleados seguros, comprometidos y productivos? Mercer elaboró una guía con 10 recomendaciones.

1. Comunicación del empleado
Como la situación cambia a diario, los empleadores deben mantenerse actualizados con las últimas novedades y comunicarles lo que se está haciendo para protegerlos y para mantener la continuidad del negocio.  Además, todos los empleadores necesitan un plan de manejo de pandemias / crisis.Las comunicaciones de los empleados se pueden usar para destacar los mecanismos de apoyo actuales, reforzar las restricciones y políticas de viaje, proporcionar consejos y asistencia para facilitar trabajo remoto; recordar a los empleados las prácticas de higiene para mantener la salud; compartir información sobre la continuidad actual del negocio y planes de respuesta ante una pandemia.
2. Mecanismos de apoyo
Los empleadores pueden promover los mecanismos de apoyo existentes para los empleados y sus familias. Por ejemplo, la exposición innecesaria a la infección en hospitales y centros de atención se puede evitar a través de la atención virtual.
La telemedicina o la salud digital son buenas opciones para problemas no epidémicos de bajo nivel.Otras alternativas consisten en dar apoyo de salud mental a través de asesoramiento, planes de asistencia para empleados y otras intervenciones. Muchas organizaciones están innovando para apoyar a su fuerza laboral. Algunas han implementado beneficios ergonómicos adicionales para construir un espacio cómodo para trabajar en casa, partidas monetarias para cubrir gastos de hospitalización en efectivo y prestaciones especiales dedicados al cuidado de las personas afectadas.Se recomienda que la empresa evalúe si sus proveedores actuales de salud y beneficios (incluidas las aseguradoras) tienen mensajes apropiados sobre COVID-19.  ¿Se han capacitado adecuadamente los recursos de apoyo de salud de sus empleados (en planes patrocinados por el empleador)? ¿Están bien preparados para responder las preguntas de los empleados sobre COVID-19? Es importante que las empresas revisen sus propias políticas para ver si tienen el nivel de cobertura apropiado.El bienestar financiero es otra área donde los empleados pueden necesitar apoyo. La volatilidad de los mercados financieros y las caídas asociadas en los valores de los activos están afectando los ahorros de jubilación y otras inversiones de las personas.
Es un tiempo de oportunidad para acercarles información a los empleados que están en receso en este período sin posibilidad de trabajar, creando tiempo de valor y aprovechando para pensar y reflexionar en nuestro presente y futuro financiero.
3. Beneficios médicos grupales y de protección contra riesgos
La postura adoptada por las aseguradoras varía y es probable que evolucione. Los empleadores que patrocinan servicios médicos, de vida, discapacidad, seguro de accidentes y riesgos especiales (como negocios, cobertura de viaje y expatriados) debe estar familiarizado con los términos y condiciones de sus pólizas con respecto a exclusiones pandémicas, requisitos de elegibilidad y disposiciones únicas para la cuarentena.
4. Protocolos en clínicas in situ o cercanas
Todas las clínicas sanitarias para los empleados in situ o cerca del lugar de trabajo deben estar preparadas para evaluar y gestionar riesgos o preguntas sobre posible exposición.Trabajadores de la salud y sus proveedores en todos los niveles del sistema – incluyendo laboratorios, ambulancias servicios, clínicas y hospitales- deben estar informados sobre el virus y su transmisión. Ellos también necesitan tener un equipo de control de infecciones adecuado y estar preparado para aislar, transportar y poner en cuarentena de forma segura pacientes potenciales. Si se descubre que un empleado o proveedor ha sido expuesto, debe haber protocolos para el transporte, comunicación y descontaminación.
5. Gestión de viajes de negocios
Viajar presenta desafíos únicos de salud y negocios durante las pandemias. Hay que estar preparado para las limitaciones y demoras de viaje, incluidas las cuarentenas de larga duración en algunas áreas. A medida que COVID-19 se expande geográficamente, los viajeros de negocios pueden anticipar más revisiones, tiempos de espera más largos, cuarentenas potenciales y denegación de entrada.Para limitar la interrupción del negocio y proteger a sus empleados, los empleadores deben ser proactivos. Se debe disuadir a los empleados de viajar por negocios a las regiones afectadas. Incluso una lesión o enfermedad leve no relacionada puede ser difícil de tratar, ya que es probable que las infraestructuras médicas estén sobrecargadas.La evacuación puede no ser factible. Muchos de los principales proveedores de ambulancias aéreas no transportarán a nadie sospechoso de tener COVID-19, y varias aerolíneas comerciales han dejado de volar a los países afectados. Los empleadores deberían considerar ajustar las políticas de viaje y restringir los viajes y las operaciones comerciales en las áreas afectadas.
6. Empleados que viajan desde áreas afectadas
Todos los empleadores y empleados deben colaborar con autoridades sanitarias locales para ayudar en la prevención y control de COVID-19. Trabajadores de la salud o aquellos que han estado trabajando con pacientes COVID-19 representan un mayor grado de riesgo, y los empleadores deberían consultar estrechamente con las autoridades sanitarias sobre las definiciones de exposición.Viajeros de negocios que regresan de las áreas afectadas deben ser educados sobre los síntomas de COVID-19. 
Obligaciones del empleador y del empleado en el empleo
Las obligaciones del empleador y del empleado en virtud de la ley laboral varían de un país a otro. Es importante recordar a todo el personal que los departamentos de salud pública son la autoridad principal y en última instancia responsable de la contención de COVID-19.Los empleadores deben buscar asesoría legal y seguir las direcciones de funcionarios locales del departamento de salud pública si hay inquietudes acerca de lo conocido, sospechado o casos de alto riesgo.
7. Cierre de operaciones y experiencia de los empleados.
Las empresas están adoptando un enfoque equilibrado para las cuestiones operativas relacionadas con el brote.En la encuesta global realizada por Mercer en febrero de 2020 sobre respuestas al brote de COVID-19, un tercio de los encuestados dijeron que estaban monitoreando activamente la situación para determinar la necesidad global de trabajar de forma remota. Más de la mitad (58%) ya había decidido hacerlo en regiones afectadas por el virus. Pasos adicionales, como cerrar las oficinas y los viajes reducidos se limitaron principalmente a China y Asia Pacífico, con el 58% de los encuestados en China afirmaron haber adoptado estas decisiones.Con respecto a los expatriados, la situación sigue siendo fluida, con el 48% de las empresas que dicen que supervisarán la evolución de la pandemia para determinar la necesidad de terminar asignaciones extranjeras a largo plazo. Al momento de la encuesta, 96% dijeron que no habían actuado al respecto.
Experiencia del empleado
A medida que las empresas enfrentan desafíos de la cadena de suministro, pueden verse tentados a reducir las operaciones o cerrarlas por completo. Aunque tales decisiones pueden ser necesarias, crear incertidumbre sustancial para los empleados en toda la empresa, especialmente para aquellos con ingresos variables.En tiempos de incertidumbre, los empleadores pueden optar por ir más allá de los componentes tradicionales de la compensación y beneficios. Apoyándose en lo emocional y otros ejes de la propuesta de valor del empleado requiere comunicaciones sensibles y claridad sobre la continuación de las nóminas. También significa consistentes mensajes de los gerentes sobre el acceso a los beneficios de salud y más, como la licencia pagada ampliada y las cuestiones relacionadas con el bienestar, especialmente para aquellos afectados por estrés o preocupación por los compañeros de trabajo.Estamos viendo empresas adoptando decididamente un enfoque compasivo: mantenimiento de nóminas, beneficios para garantizar la cobertura y extender uso flexible del tiempo libre remunerado y otros programas.
8. Trabajo remoto, flexible y adaptativo.
Mercer ha desarrollado un marco para ayudar a los clientes a trabajar de manera más flexible, permitiendo a los empleados y empleadores establecer si los trabajadores deben estar físicamente presentes en la oficina para completar su trabajo.Este enfoque se basa en una metodología estructurada para entregar prácticas y resultados repetibles; es decir, cuándo, dónde, qué, quién y cómo se hace el trabajo.Pueden ser necesarias soluciones a corto plazo, pero las lecciones de la crisis actual ayudarán a identificar y optimizar la vulnerabilidad de áreas antes de que llegue la próxima crisis, especialmente con respecto al trabajo flexible y la digitalización de procesos.Es posible que sea necesario recalibrar sus respuestas si el virus avanza o retrocede. Pero en cualquier caso, los empleados necesitarán comunicaciones consistentes en todo momento.Es recomendable desarrollar plantillas de comunicación, conversación y guías de recursos para los gerentes a medida que cambia la situación.  Ellos también necesitan apoyo. Es conveniente asegurarles que la clave del éxito es liderar con compasión durante la incertidumbre. Mostrar empatía tendrá mucho más impacto que cualquier conocimiento del terreno que pueda aplicarse.
9. La volatilidad de los fondos de pensiones y otros activos
Algunas empresas están preocupadas por su capacidad para cumplir con sus compromisos de pensión a la luz de la volatilidad reciente del mercado. A su vez, muchos empleados están preocupados sobre el impacto del mercado en sus ahorros y jubilación.La principal preocupación para los planes de pensiones de la empresa es si el brote lleva a venta de activos a gran escala debido al pánico, exacerbado por el desapalancamiento global. Las empresas deben revisar sus estrategias de inversión y enfoques de cobertura. También desarrollar planes para reducir el riesgo.
10. Planes de preparación para pandemias
El auge de COVID-19 sirve para recordar que las fronteras no pueden contener los principales riesgos para nuestros negocios. Los ciberataques, perturbaciones ambientales e infecciosas no están limitados geográficamente. Entonces la respuesta de las empresas debe ser coordinada y multifuncional.Habiendo comprometido la gestión de crisis multifuncional, es la mejor defensa contra eventos adversos que son cada vez más parte de un panorama económico global.Un plan de preparación sólido comprende estructuras de gobierno, protocolos claros y líneas de comunicación.También incluye la evaluación de la viabilidad de la cadena de suministro y colaborar con entidades de salud pública.Todos los empleadores deberían aprovechar esta oportunidad para revisar sus planes actuales ante una pandemia, de gestión de crisis y de respuesta y establecer nuevos protocolos para el entorno actual.