https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Perotti y Schiaretti rechazan activar la economía y mantienen la cuarentena dura

Con la ampliación de las actividades esenciales dispuestas por la Casa Rosada que autoriza a una serie de rubros a abrir sus puertas y a reactivar la obra pública, los gobernadores reforzaron los controles por temor a que se les descontrolen los registros de contagios de coronavirus.
Tal como adelantó LPO, a partir de la flexibilización de la cuarentena y la decisión de Alberto Fernández de delegarles la definición de qué actividades y regiones podrían ser exceptuadas de las restricciones, los mandatario provinciales pusieron en evidencia este lunes que prefieren sostener las medidas de aislamiento social estrictas.
 [Pulseada entre Alberto y los gobernadores por el riesgo político de flexibilizar la cuarentena]
En ese sentido, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, quien fue uno de los que le solicitó al gobierno nacional que se habilitasen algunos rubros del comercio la industria y la construcción, fue el primero en lanzar una dura advertencia a los empresarios que no cumpliesen los protocolos de seguridad o abriesen sin la habilitación correspondiente:
"El aislamiento no es una solicitud, sigue siendo una obligación", reafirmó Perotti y amenazó con cortarles la luz a aquellos establecimientos que funcionen sin el correspondiente permiso lo cual, en concreto, la apertura a nuevas actividades en Santa Fe no generaría un cambio trascendental para las próximos días.

 El aislamiento no es una solicitud, sigue siendo una obligación

En sentido parecido se expresó el cordobés Juan Schiaretti quien a través de las cuentas oficiales del gobierno adelantó que la provincia continuará con la cuarentena dura y no solicitará a Nación ningún tipo de excepción en relación a la posibilidad de exceptuar a pequeñas localidades que no registren contagios ni tengan contactos fluidos con visitantes de localidades afectadas.
En el caso de la provincia de Neuquén, su mandatario Omar Gutiérrez venía insistiendo en la necesidad de extender los horarios de atención de los delivery, sumar comercios y sobre todo, habilitar las obras privadas a través de un convenio con el sindicato de la construcción.
Sin embargo, este lunes Gutiérrez reconoció que se continuará con la cuarentena prácticamente sin modificaciones a pesar de los anuncios de Casa Rosada: "nos obliga a seguir trabajando como lo venimos haciendo hasta ahora, en conjunto y sin fisuras entre todos los estamentos del Estado".

 nos obliga a seguir trabajando como lo venimos haciendo hasta ahora, en conjunto y sin fisuras entre todos los estamentos del Estado

Ante la puesta en marcha de una "cuarentena administrada", como reclamaban varios de los gobernadores, Gutiérrez mantendría intactas las prohibiciones que rigen desde el inicio de la aislamiento social.
A su vez, el neuquino negó diferencias entre los gobiernos provinciales y el federal: "están equivocados aquellos que intentan generar fisuras entre los gobernadores y el presidente", agregó.
Lo cierto es que los gobernadores demostraron ser los más reacios en flexibilizar la cuarentena teniendo en cuenta que las próximas semanas, con la disminución de la temperatura y a aparición de enfermedades pulmonares propias de la temporada, un crecimiento en la curva de contagio de coronavirus. En consecuencia, prefieren mantener el aislamiento estricto de la población.
El protocolo santafesino
"Si alguien habilitó su establecimiento sin haber presentado la declaración jurada, vamos proceder a interrumpir el suministro eléctrico del establecimiento que esté funcionando sin autorización", advirtió Omar Perotti, el gobernador de Santa Fe.
Omar Perotti, gobernador de Santa Fe
La amenaza apunta a extremar el respeto de la cuarentena rígida y "las actividades autorizadas a funcionar tendrán que presentar una declaración jurada ante el Ministerio de Trabajo de la provincia", explicó Perotti.
Por su parte, el Ministerio de Trabajo, dirigido por Roberto Sukerman, fue el encargado de confeccionar los protocolos de seguridad e higiene para cada uno de los sectores y sus empleados que incluirá una declaración jurada de salud individual.
Cada planilla será confeccionada por los responsables de las empresas en función de especificar cada certificación médica de quienes se presenten a trabajar, explicaron desde la cartera.
Sukerman hizo hincapié además en la responsabilidad de cada una de las firmas a la hora de garantizar la seguridad de sus empleados en la ida y vuelta a su lugar de trabajo: "Es fundamental el traslado de los ciudadanos en el trayecto desde su casa hasta el lugar de empleo, porque si ponemos a los empleados masivamente y en horario pico a trasladarse en medios masivos de transporte, vamos a cometer un error imperdonable", insistió.

Desde la Casa Gris recalcaron que en la provincia de Santa Fe es donde más aprehensiones de personas por violación del aislamiento en todo el país y adelantaron un "fuerte contralor" de los reglamentos vigentes.