https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LO QUE NO HACE EL PRESIDENTE

El viernes 10 de abril el Presidente Alberto Fernández por la noche hablo al país, su disertación fue clara, precisa, amable, amigable y demostró su experiencia de muchos años como profesor universitario de Derecho acostumbrado a dar cátedra.

Nos aconsejo como actuar y proceder ante esta calamidad que tiene alcance global y nos explicito como con sabiduría se actuó y actúa en la Argentina para morigerar y controlar la expansión de la epidemia, también comento la imprevisión y descuido inicial con que se procedió en países del primer mundo como es el caso de Italia, Francia, España, Inglaterra y EE.UU. y como a ellos los afecto, también hizo referencia como aventajamos en la prevención a nuestros vecinos Brasil y Chile.
Sin lugar a dudas que es encomiable, admirable y merece el agradecimiento de toda la población en su conjunto por la inteligente y eficaz capacidad de como bajo el liderazgo del Presiente se esta procediendo.

Si bien esta exposición pudo ser presentada por el Presidente y luego dejar a los médicos para que informen, expliciten y aconsejen a la población de como proceder ante esta calamidad, no fue así, solo el lo hizo, pero sí se evidencio el silencio del Presidente al no hacer referencia a lo acontecido el viernes 3 de abril cuando miles de jubilados que son el sector más vulnerable de la población, se agolparon en las puertas de los Bancos en colas de hasta 20 cuadras para cobrar sus haberes atrasados.

¿Este despropósito tuvo responsables? Desde luego que los tuvo ¿Quienes fueron? En orden de responsabilidad y prioridad esta el Sr. Alejandro Vanoli Director Ejecutivo del Anses que maneja la caja más grande del estado, quien tenia conocimiento que la demora por días en comenzar a pagar los haberes jubilatorios estaban incubando un desborde de personas que no iban a poder controlar y así ocurrió, pero también sabían de esta situación el Presidente del Banco Central Miguel Ángel Pesce, el Sindicato Bancario y los Bancos, en definitiva, todos son responsables por acción u omisión, pero las sanciones brillan por su ausencia.

Luego ninguna referencia hizo por el proceder el Ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo que en su Ministerio se pretendió concretar una defraudación por más de 300 millones de pesos pagando sobreprecios para la compra de alimentos para las personas y familias más carenciadas, tampoco olvidemos que este Ministerio es el responsable de la asistencia social y el desarrollo humano, es decir es quien dispone de más fondos a distribuir.
El Presidente pareciera no advertir que toda la ciudadanía esta extremadamente sensibilizada por los años de corrupción endémica que padecimos ¿No era el momento oportuno para denunciar y sancionar a los responsables y así dar una demostración de que va a ser implacable con los corruptos para así erradicar definitivamente a estas lacras sociales sin importar cargos o jerarquías?
Pero no lo hizo, calló, no hay sanciones, solo me resta decirle al Presidente que es profesor en la Facultad de Derecho en la Universidad de Buenos Aires y dicta la cátedra sobre “Teoría General del Delito y Sistema de la Pena” que bien valdría recordar al Marqués de Beccaria inspirador, y padre del derecho penal moderno cuando en su libro ”Disertación sobre los Delitos y las Penas” decía: “Cuanto más rápido se administre el castigo, mejor castigará el crimen que trata de corregir y será más justo y útil”.

Diego Lo Tártaro Presidente de IADER.