https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El petróleo impulsó a los mercados

Los principales índices americanos y europeos cotizaron al alza, sin embargo esta no fue muy importante ya que en general se superó el 2% levemente. Por otro lado, los mercados asiáticos experimentaron cotizaciones mixtas en la rueda del día de hoy.
Sin embargo, la renta variable tuvo un papel secundario el día de hoy ya que todas las miradas se las llevó el petróleo. El fuerte aumento del WTI se debe principalmente a que Arabia Saudí y Rusia dijeron el jueves que están dispuestos a cooperar para ayudar a estabilizar el mercado petrolero, tras las conversaciones con el presidente de Estados Unidos sobre la caída de los precios provocada por el fin de un acuerdo para frenar la producción y un colapso de la demanda. Los precios internacionales del petróleo se habían hundido cerca de 50%, por debajo de 20 dólares el barril, desde que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros grandes productores, liderados por Rusia, no consiguieron el mes pasado extender su acuerdo para recortar los suministros.
Por más que el mercado haya cerrado en terreno positivo, hay que ser muy precavido ya que las perspectivas no son positivas. Esto se puede ver en Estados Unidos donde 6.6 millones de estadounidenses solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada, marcando una drástica desaceleración en el mercado laboral de USA causada por el nuevo coronavirus. Los estados indicaron que las personas de una amplia gama de industrias, incluidos los restaurantes, el comercio minorista, el comercio y la construcción, buscaron beneficios de desempleo, lo que demuestra que el costo del coronavirus está afectando una parte cada vez mayor de la economía estadounidense. También hay indicios desde Europa ya que el gobierno alemán teme que la pandemia del coronavirus pueda derivar en una recesión más profunda que la sufrida como consecuencia de la crisis financiera en 2009, cuando la economía alemana se contrajo un 5 %. Aún faltan los indicadores macroeconómicos del primer trimestre del año, por la información que se fue conociendo el panorama no es para nada alentador.
En lo que respecta al mercado local, el Merval avanzó un 2,5% con movimientos mixtos dentro de sus componentes. Sin embargo en los primeros tres meses del año el índice cayó un 37% y los únicos papeles que cayeron menos del 10% en este tiempo fueron CVH y TECO. Por otro lado, la mayoría de los papeles cayó en el primer trimestre más del 25%, siendo YPF la más afectada ya que sufrió un retroceso de 56,5% debido a la incertidumbre local y a la caída en el precio del petróleo.

Los bonos soberanos pagaderos en dólares experimentaron aumentos de hasta 5,5%, siendo el más beneficiado de la rueda el AO20 ya que se publicó el cálculo de la renta que debe pagar el día 8 de abril, para ser más precisos pagaría 4 dólares por cada 100 nominales, un 12% de lo invertido si se lo compraba el dia de hoy. Esta situación impulsó a estos instrumentos pero no a los bonos pagaderos en pesos que en general sufrieron retrocesos mayores al 2%. Sin embargo los bonos siguen operando a paridades muy bajas debido a la crisis económica local que se vió potenciada por la crisis económica mundial. Igualmente esta situación le puede llegar a permitir al estado argentino prorrogar los compromisos excusándose en la coyuntura internacional. Luego de tanta política expansiva en lo que respecta al gasto por parte del estado, los inversores deben analizar bien las cuentas nacionales argentinas para poder entender qué tipo de oferta hará el estado.

En lo que refiere al dólar, el tipo de cambio mayorista al igual que el MEP, ambos, avanzaron un 0,3%, mientras que el CCL subió un 1,1%. En cuanto a precios mayorista cerró en $ 64,72, el MEP $ 88,10 y el CCL $ 88.99. El Riesgo País finalizó la jornada en los 3.876 un -2,2% con respecto al día de ayer, también siendo afectado por el contexto internacional.

La volatilidad sigue presente, los inversores ya se acostumbraron a convivir con ella pero eso no quita que se generen situaciones de estrés tanto por estar comprado en una baja o estar líquido en una suba. Es un tiempo para pensar y analizar más que nunca antes de actuar ya que las consecuencias pueden ser fatales. La volatilidad de por si no es mala, sino que lo es en una cartera con un exceso de exposición al riesgo y una mala medición del mismo. Es momento de dejar los impulsos de lado y volverse más analíticos por lo menos hasta que pase la tormenta, los mercados siempre se recuperan pero no siempre las comitentes.




Joaquín Candia
Analista

RAVA