https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Gobierno descarta declarar por decreto de "interés público" a la salud

La medida fue analizada con el sector privado y la cartera de salud. El ministro Ginés había mencionado la posibilidad de un decreto. La Ciudad avaló la iniciativa y podría avanzar a través de una resolución del ministerio. Irlanda y España ya lo hicieron.


La Casa Rosada no menciona la creación de un DNU- decreto de necesidad y urgencia- para declarar la salud como un “interés público”, lo que implicaría que las privadas aporten sus recursos sanitarios para combatir la pandemia del coronavirus.
La idea fue mecionada ayer por el ministro de SaludGinés Gongález García, en una charla con diputados y debatida hoy con los prestadores del sector privado. El ministro encabezó el encuentro en la sede de la cartera. Tanto la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra) como la Unión Argentina de Salud (UAS) habían expresado el rechazo aunque expresaron el compromiso de "escuchar".
La charla fue acordada luego de que el ministro de salud anticipara a los integrantes de la comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados la intención de que el Estado disponga del uso de las clínicas públicas y privadas al declarar la salud de “interés público”.
Fuentes oficiales confirmaron a este diario que no está en análisis la posibilidad de un DNU. "No hay ningún DNU", ratificaron desde Balcarce 50.
La iniciativa surgió de la mano de la cartera de salud aunque sin el aval de la Rosada para la forma de instrumentarlo. Al darse marcha atrás con el decreto, la reglamentación sería a través de una resolución del ministerio.
“Creemos que tiene que haber un tratamiento igualitario”, había dicho Ginés ayer a los diputados al ratificar la idea de que no haya diferencias entre lo público y lo privado en materia de recursos de salud.
Declarar la salud como de interés público significaría un nuevo roce con el sector empresario. El sector privado ya alertó al Gobierno que “no les pueden pedir más esfuerzo”.

bae