https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tres al hilo

Los mercados americanos experimentaron su tercer día de alzas consecutivas luego de que el día de ayer el Senado americano apruebe un plan de dos billones de dólares para dar oxígeno a la economía de Estados Unidos. Debido a que la cantidad de estadounidenses que solicitaron prestaciones por desempleo subió a un récord de más de 3 millones la semana pasada el Senado aprobó este plan de estímulo que dará 1.200 dólares a muchos estadounidenses o aumentar las prestaciones de desempleo. Las estrictas medidas para contener la pandemia del coronavirus han suspendido la actividad económica del país, causando una ola de despidos que habría puesto fin al período de crecimiento del empleo más prolongado en la historia de Estados Unidos. Si bien falta que este programa sea aprobado por la cámara de representantes y luego sea firmado por el presidente, los precios de los activos ya se encuentran reaccionando ante esta medida y las cotizaciones de los activos en Wall Street crecieron. Además el presidente de la FED expresó que los progresos en controlar la propagación del coronavirus determinarán cuándo se retomarán las actividades económicas, pero les aseguró que cuando eso se produzca el banco central tomará todas las medidas para apoyar un fuerte repunte.
En lo que respecta al mercado europeo, los principales índices del viejo continente cerraron al alza. Esto se debe principalmente a la cantidad de estímulos que estuvieron anunciando los diferentes países para combatir los efectos económicos del coronavirus. Sumado a esto, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo apoyó las medidas que ya han tomado numerosos gobiernos para asegurar suficientes recursos al sector sanitario y para proporcionar apoyo a las empresas y trabajadores afectados. En su boletín económico, publicado el día de hoy, el BCE añade que medidas como las garantías de crédito se necesitan para complementar y reforzar las medidas de política monetaria aprobadas por el Consejo de Gobierno. Además destacó que el covid-19 generó un shock económico extremo que requiere una reacción política ambiciosa, coordinada y urgente en todos los frentes. Debido a esto, el BCE decidió la semana pasada comprar hasta finales de año deuda pública y privada de la zona del euro por valor de 750.000 millones de euros. Además, anteriormente había decidido adquirir, también hasta finales de año, deuda por 120.000 millones de euros y desde noviembre compra bonos a un ritmo mensual de 20.000 millones de euros.
Sin embargo, los principales índices asiáticos cerraron a la baja.
En el mercado local, lo que parecía una jornada prometedora poco a poco fue perdiendo el encanto, el buen comienzo del Merval se fue diluyendo con el correr de las horas para finalmente concluir con un retroceso del 3,4%. Más la mitad de los activos que conforman el panel líder sufrieron bajas mayores al 3%, entre las más castigadas podemos nombrar a YPF (-4,8%) pero, para suerte de algunos inversores, hubo papeles que continuaron mejorando los precios de sus cotizaciones como por ejemplo CVH y ALUA, ambas con aumentos de más del 2%.

La renta fija local pagadera en dólares experimentó un repunte, luego de haber sufrido mucho la semana pasada. Los bonos locales se encuentran cotizando a paridades muy bajas y tienen “priceada” una probabilidad de default del 100%. Además de la frágil situación en que se encontraban las cuentas nacionales, se le sumaron las consecuencias macroeconómicas mundiales que trajo el Covid-19. El país se encontró ante una situación que debe solucionar principalmente con una expansión enorme del gasto mientras a la vez debe negociar con sus acreedores la manera de volver a hacer sostenible la deuda del país. Además gran parte de los tenedores de bonos pueden llegar a ser fondos especulativos cuyo negocio no es cobrar parte de los bonos sino ir a juicio para cobrar la totalidad, por lo tanto, el estado argentino no se encuentra en una situación fácil. La renta fija tanto en pesos como en dólares es pasible de ser reestructurada y por lo tanto la incertidumbre sobre la misma será cada vez mayor y esto se refleja en la volatilidad de sus precios.

Luego del fuerte aumento del día de ayer, el dólar oficial no sufrió movimientos. Por el contrario, el dólar mayorista sigue avanzando a paso firme, ya que el día de hoy volvió a subir un 0,3% y ya se encuentra cotizando en $64,23. A diferencia de los tipos de cambio oficiales, los dólares operados por la bolsa vieron reducida su cotización en un porcentaje considerable. El dólar MEP retrocedió un 4,1% al igual que el CCL. Esto puede deberse a que gracias al cierre de gran cantidad de comercios que continúan con la obligación de afrontar sus costos fijos, los propietarios de dichos negocios hayan tenido que vender moneda extranjera que tenían reservada para hacer frente a los gastos ya que no lograron generar ingresos en este tiempo. Esta situación es muy peligrosa, ya que de seguir en la misma linea y cumpliendose los rumores de una extensión de la cuarentena, la cadena de pagos, especialmente la de las Pymes podría llegar a romperse. Cabe destacar que la situación de este tipo de negocios no era la mejor antes de que comience la debacle causada por el virus.
El Riesgo País retrocedió levemente un 2,2% pero sigue situándose por encima de los 4.000 puntos. Esta baja está en línea con el día y la semana tranquila que se viene experimentando, pero para nada significa que el país se encuentra en una mejor situación.

Aun es muy pronto para afirmar si lo que sucedió en estas tres ruedas es al vuelta al sendero alcista o solamente un pequeño rebote para dar lugar a un bear market, pero lo que sí podemos decir que frente a la elevada volatilidad es mejor operar con coberturas. En el mercado local existen las herramientas para protegerse por que solo hay que comenzar a utilizarlas.




Joaquín Candia
Analista


RAVA