https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Alberto Fernández afirma que hay "plan B"

Ante las críticas por la falta de un plan económico, el Presidente afirmó que tiene opciones para responder "si pasa A o si pasa B". Reiteró que la situación económica es "caótica" y que el país necesita "más plazo" para hacer frente a deuda con el FMI.


Durante una entrevista en la que subrayó que no quiere "mentirle a la gente" porque "no depende todo" del Gobierno, el presidente Alberto Fernández aseguró que su gobierno no tiene un plan económico sino dos: "Tenemos un plan. Es más, tenemos dos. Por si pasa A, o por si pasa B", afirmó.
El Presidente respondió así a las acusaciones de la oposición sobre que su administración no tiene un plan económico y salió con el plan B, lo que marca una diferencia con su antecesor Mauricio Macri, quien durante todo su mandato reiteró muchas veces que su gobierno estaba "en el camino correcto" y que "era el único posible”.
Fernandez, en cambio, afirmó que los dirigentes que consideran que no hay plan económico, "chicanean" a su gestión y advirtió que "la Argentina no está en un buen momento, está en una situación muy difícil, con una situación realmente caótica que han dejado".
Sin convertirlo en su caballito de batalla, tal vez porque ya ha dicho que no iba a justificar su gobierno en la herencia recibida -también en referencia al discurso de Cambiemos-, Fernández calificó de "caótica" a la situación económica del país y sostuvo que la Argentina necesita "más plazo" para hacer frente al compromiso con el Fondo Monetario Internacional ( FMI).
El Presidente indicó que no debe ser costumbre "vivir con la deuda" porque es un "gran condicionante". Y abundó: "Si te endeudás para tener un auto más cómodo, lo entiendo, pero no que te endeudes para pagar deuda", ejemplificó el primer mandatario, que insistió en que es "muy difícil" la realidad por la que transita el país.
De ese modo, consideró que "no debemos acostumbrarnos a vivir con la deuda, es un gran condicionante". Fue entonces que aprovechó para quejarse de la herencia recibida: "La deuda que tomó el Gobierno anterior fue muy alta y a muy corto plazo, ése es el problema", destacó.
De todas maneras, tras el diagnóstico, su discurso giró más sobre lo que se viene. "Ya sabemos cómo tenemos que pararnos en la cancha".
En declaraciones formuladas al programa "Tarde pero temprano", que conduce Oscar González Oro por Radio Rivadavia, el jefe de Estado analizó que se debe "sortear la primera etapa del reordenamiento de la deuda porque es un fuerte condicionamiento".
"Quisiera y, creo que lo estamos logrando, tener un diálogo sensato con el Fondo para ver cómo podemos llegar a un acuerdo", apuntó Fernández.
A pesar de apoyar a su vicepresidenta Cristina Fernández en su cruzada contra uno de los voceros del FMI, con quién debate sobre la formalidad del préstamo otorgado a la Argentina durante el gobierno de Macri, Alberto Fernández remarcó que el país no está "mal con el FMI".
"Me gustaría que el FMI se comprometiera con el crecimiento de un país porque puede ayudarnos a salir de la catástrofe alimentaria y de pobreza que tenemos", enfatizó.
Al ser consultado respecto de la posibilidad de caer en cesación de pagos, advirtió que desde la administración de Mauricio Macri el país se encuentra "en default técnico".
Con relación a las jubilaciones, estimó que con la suba de marzo, se "cobrará más de lo que se hubieran cobrado con la fórmula anterior".
También destacó que "hay un mecanismo de crecimiento de consumo", al tiempo que remarcó: "Le estamos llenando la heladera al que no tenía heladera".


BAE