https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"Los días del dólar están contados"

En este episodio de 'Keiser Report', Max y Stacy abordan si el aumento del precio de las acciones solo beneficia a las grandes empresas mientras deja de lado los intereses de la mayoría de la población y los fondos indexados se limitan a comprar las acciones con mejor desempeño sin importarles el sector en el que invierten. En la segunda parte, Max sigue entrevistando a Egon von Greyerz, de GoldSwitzerland.com, sobre las novedades en el mercado del oro.

En esta ocasión los presentadores hablan sobre índices bursátiles destacados, como el S&P 500, que "crece más deprisa que la economía mundial" en parte gracias a las políticas de la Reserva Federal de EE.UU., que solo beneficiaría a las grandes compañías y Wall Street mientras deja de lado los intereses de la mayoría.
Max y Stacy recuerdan que en EE.UU. había unos 7.000 bancos entre el 2007 y el 2009 y hoy en día quedan 4.000, de los cuales solo hay cuatro verdaderamente grandes —JP Morgan, Goldman Sachs, Bank of America y Citibank— que "controlan la mayor parte de los fondos" y "son demasiado grandes para caer".
"El mundo tiene que poner fin a su peligrosa dependencia del dólar"

Este episodio también destaca que el precio del rodio ha subido hasta seis veces más que el del oro a pesar de que "es más bien un metal industrial" y "no una forma de dinero", mientras que el invitado, Egon Von Greyerz, destaca que su uso "uso no va a hacer otra cosa que aumentar" debido al "avance de la electrónica".

"El dólar va a venirse abajo"

No obstante, el entrevistado recomienda invertir recursos en el oro y la plata porque metales como el rodio están "en manos de un grupo muy selecto de operadores" y no cotizan en "un mercado limpio", sino que los márgenes entre compras y ventas son "demasiado elevados".
Respecto a que países como Rusia o China acumulen grandes reservas de oro, Von Greyerz opina que es señal de que "el dólar [estadounidense] va a venirse abajo" y tanto Moscú como Pekín saben que sus días "están contados"; de hecho, cree que "este será el año de su desplome" y ese acontecimiento tendrá "consecuencias muy importantes" en todo el mundo.


rt