https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

FIAT planea exportar más pero necesita mejorar rentabilidad

El directivo de la automotriz señaló que aumentarían la producción este año en 10.000 unidades del modelo Cronos, dependiendo de Brasil. Proyecta un mercado interno similar al del año pasado.


Periodista: ¿Qué expectativa tienen para este año?
Martín Zuppi: El mercado del 2020 será igual al del año pasado o ligeramente inferior. La variable clave de lo que pueda pasar es lo que suceda con la tasa de interés, Hoy está en 60 o 70 puntos. Así es muy difícil financiar. Después, hay otro factor, además de costos financiero; es la confianza. Más allá de la tasa, la incertidumbre económica no ayuda a que la gente se endeude. Generar confianza tiene que ser la primera condición para la reactivación.
P.: Aparte de estos dos factores, ¿hay medidas que puedan servir para una reactivación?
M.Z.: Esperemos que el Gobierno implemente algunas políticas de aliento. No pedimos que nos regalen nada sino cuestiones de fondo como exención impositiva o algo en ese sentido. El plan de subsidios del año pasado fue algo que sirvió pero fue una medida circunstancial, hay que buscar medidas para un crecimiento sostenido.
P.: Entre una baja de tasas y un dólar calmo, ¿qué prefiere?
M.Z.: Frente a una negociación con el FMI, el Gobierno no puede arriesgarse a una devaluación. Además, el 80 por ciento de nuestras ventas son vehículos importados. Si se devalúa, tenemos que subir los precios. La pregunta genera sentimientos encontrados. Si se baja la tasa y sube el dólar, todo dependerá de la magnitud con que se haga. Con un dólar a 70 pesos, que sería un 10% más respecto a hoy, y una tasa baja a 25%, puede ser atractivo. Si el dólar sube más ya no sirve. Tienen que haber un equilibrio.
P.: ¿Qué planes tienen en materia de producción?
M.Z.: Nuestro proyecto es aumentar la producción en 10.000 unidades respecto al año pasado. Dependerá de lo que suceda en Brasil y cómo se comporte la demanda en ese país. El año pasado fabricamos alrededor de 32.000 unidades, unas 13.000 para el mercado interno y el resto para la exportación. Nuestro objetivo es llegar a 42.000 este año.
P.: ¿Cuál es la capacidad instalada de la planta de Córdoba?
M.Z.: Unas 100.000 unidades
P.: ¿Cómo se hace para sostener una planta de esa envergadura funcionando a menos de la mitad de su capacidad?
M.Z.: No tuvimos la rentabilidad esperada. Tenemos que trabajar en ese sentido. Hicimos una inversión importante en 2017 para el lanzamiento del Cronos de producción nacional. Estamos realizando un trabajo muy fuerte en materia de costos. Con las 42.000 unidades para el 2020 vamos a quedar mejor parados. Hay que tener en cuenta que pensábamos producir 65.000 unidades de ese modelo el año pasado. Por eso, más allá de todo, arrancamos un 2020 mejor parados.
P.: Con base en la exportación
M.Z.: En este 2020 tenemos un programa productivo para exportación mayor a lo exportado en el 2019, gracias al aumento esperado del mercado brasilero; no obstante, es importante trabajar en conjunto con el Gobierno para mejorar los márgenes de rentabilidad de dichos vehículos, a través de mejoras impositivas e incentivos a la exportación
P.: Hasta el momento, se va en otro sentido: se pagan impuestos para exportar.
M.Z.: Ese es otro de los problemas. En un país que necesita divisas, no es lógico que se cobren derechos de exportación. Hace que nuestro Cronos, por ejemplo, sea más caro a la hora de exportar. Esto explica la falta de competitividad de la Argentina
P.: Las dificultades para producir y exportar hace impensado pensar en otro modelo para la planta de Córdoba, ¿no?
M.Z.: En nuestro proyectos hasta el 2021 no tenemos planes de sumar una nueva silueta. Además, en Brasil también hay capacidad ociosa y el negocio se mide a nivel regional. No tenemos proyecto de un nuevo modelo pero tampoco tenemos planes, en los próximos años, de dejar de producir el Cronos.


ambito