https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las provincias le deben $25.536 millones al Estado por la luz

Es el monto adeudado por la compra de energía, que las empresas distribuidoras tienen que pagarle a la administradora Cammesa

Ante la necesidad de reducir gastos, en los últimos cuatro años el Gobierno endureció sus instrumentos para cobrar el pago de la energía eléctrica que le adeudan las provincias. A pesar de amenazar con bajarles la potencia y de mandar solicitadas a través de los medios, la próxima administración heredará una situación en la cual las empresas de distribución le deben al Tesoro $25.536 millones, según datos de la Secretaría de Energía.
En total los montos adeudados están concentrados en siete provincias, y Misiones es la que más debe por la electricidad, con $6265 millones, a través de la empresa provincial Electricidad de Misiones (EMSA). Lo paradójico es que el ministro de Energía de esa provincia, Sergio Lanziani, es uno de los candidatos de Alberto Fernández para quedarse con la cartera de Energía de la Nación.
Luego le siguen Chubut ($5758 millones), Mendoza ($4039 millones), Río Negro ($3814 millones), San Juan ($1961 millones), Neuquén ($1490 millones) y Buenos Aires ($765 millones).
No todas las empresas de distribución son de propiedad provincial. Por ejemplo, la deuda que tiene Buenos Aires corresponde a las cooperativas del interior de la provincia, que tienen pagos atrasados con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), la empresa con control estatal que se encarga del despacho de energía.
Cammesa compra la energía a las generadoras sobre la base de la demanda residencial. Luego debe cobrar de los usuarios esa compra a través de las distribuidoras, que se ocupan de emitir las facturas y recaudar el dinero.
Las empresas distribuidoras, a su vez, cobran por su servicio y los gobiernos provinciales son los que autorizan los aumentos, sobre la base del alza de sus costos. Sin embargo, cuando las provincias no permiten la actualización de las tarifas, las distribuidoras utilizan el dinero recaudado para Cammesa como una forma de pagar el incremento de sus costos (salarios, mantenimiento y rentabilidad, entre otros).
En los últimos años, el Gobierno regularizó esta situación. A fines de 2015, Cammesa cobraba apenas el 45% de lo facturado. Actualmente, esta situación se regularizó y la compañía cobra el 100%.
Las deudas que quedan fueron generadas en el pasado y no pudieron negociarse con las provincias, como sí sucedió con otras. Por ejemplo, entre abril y julio pasado, Cammesa pudo cobrar $4935 millones de Secheep, la empresa de distribución de Chaco.
Lo mismo sucedió con Corrientes, que tenía una deuda acumulada en los últimos nueve años de $6071 millones. Luego de negociar con el Tesoro, una parte importante se saldó con las regalías que la provincia reclamaba por las represas de Yacyretá y Salto Grande; $2300 millones se pagaron en cuotas a una tasa del 10%, y la parte restante se saldó con la utilización del canje anticipado del Bono de Consenso Fiscal.
Otras deudas que Cammesa cobró en el último año fueron de Catamarca ($1643 millones), de Córdoba ($2773 millones) y de Santa Cruz ($1310 millones).
El Tesoro terminará este año pagando en subsidios a la electricidad US$3737 millones, es decir, 0,9% del PBI. Es la diferencia de lo que le cuesta a Cammesa comprar la energía y venderla a precio subsidiado a las distribuidoras. En total, el usuario residencial promedio paga el 58% del valor total de la tarifa, mucho más que el 3% que pagaba a fines de 2015.
Sofía Diamante