https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Toyota RAV 4, pieza de calidad en la revolución híbrida

El SUV de Toyota llega importado desde Japón. En esta renovación, sólo ofrece mecánicas híbridas. Mejoras en diseño, rendimiento y confort de marcha.

Toyota es una marca que nos tiene acostumbrados a marcar el rumbo: no siempre hace todo de manera vertiginosa, más bien muy meditadamente, para hacerlo con solidez.

En el terreno de la movilidad alternativa, la casa nipona no apunta todos sus cañones a los autos eléctricos. Por el contrario, ve en los vehículos híbridos la solución más viable para reducir el consumo y, por ende, la emisión de gases a la atmósfera

Alentada por el éxito mundial de su conocido Prius, Toyota se animó a diversificar la oferta de este tipo de motores en la nueva generación de la exitosa RAV4 (la quinta), modelo que ya se vende en nuestro país y que lo pusimos a prueba, en su versión Limited 4x2.

DISENO Y ESPACIO INTERIOR
Llega importado de Japón y está basado en la nueva arquitectura global de la marca, presentando importantes novedades en cuanto al diseño. Está a la vista que ostenta una imagen más agresiva y con un tamaño en general apenas mayor que su antecesor: su carrocería mide 4,60 metros de largo, 1,85 m de ancho y 1,68 m de alto, ofreciendo una superficie vidriada más amplia para optimizar la visibilidad desde el interior del vehículo.

Puertas adentro debemos decir que todo es muy ameno. Si bien no encontraremos materiales lujosos o llamativos, se advierte una excelente calidad de construcción y materiales que transmiten sensación de buen tacto.

Se destaca en el panel central una pantalla flotante táctil de generosas dimensiones y un tablero ciento por ciento digital.

Como buen SUV, abundan portaobjetos, bandejas y sostenedores de vasos, y el espacio está bien aprovechado. La butaca del conductor dispone de múltiples regulaciones eléctricas con dos memorias, mientras que el volante también se ajusta manualmente en ambas direcciones para encontrar una óptima posición de manejo.

La habitabilidad trasera es destacable. Los asientos son amplios y cuentan con respaldos reclinables para ofrecer mayor confort durante un viaje, aunque la plaza central debido al puente de la transmisión y la columna del apoyabrazos central delantero (donde salen las salidas de aire) le quitan lugar a las piernas.

Cabe destacar que el baúl cuenta con generosos 580 litros de capacidad de carga,  volumen que puede ampliarse notablemente abatiendo los respaldos traseros (60/40) y utilizando el espacio hasta el techo.

MECÁNICA Y ANDAR
Sin duda, la mecánica es uno de los aspectos más interesantes de esta nueva RAV4.  Las tres versiones que llegan a nuestro país equipan la misma mecánica, hay que decir que la opción de tracción integral dispone de un motor eléctrico extra en el eje trasero, otorgando el empuje necesario solamente cuando la situación lo requiere, haciéndolo de manera inteligente.
Pero volviendo a esta RAV4 2WD Limited, te cuento que equipa un motor 2.5 de ciclo Atkinson (y no Otto que es el convencional) de 175 CV que trabaja en conjunto con otro impulsor eléctrico de 118 CV en el eje delantero, para un total de 218 CV simultáneos, que se conectan mediante una caja CVT con 6 marchas prefijadas, que puede usarse de modo automático o secuencial, de suave funcionamiento.
Con este conjunto, Toyota garantiza prestaciones muy destacadas para un familiar de su tipo. Alcanza una velocidad máxima limitada de 180 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en apenas 8,5 segundos.

Sin embargo, los datos más importantes de este vehículo son los relacionados al rendimiento. Durante estos días que estuvimos manejando la nueva RAV4, en ciudad llegamos a registrar 17,5 km/l, en tanto que en ruta la marca fue de 16 km/l, promediando 17,5 kilómetros por cada litro de combustible.

Cabe destacar que el funcionamiento del sistema puede verse mientras se conduce, a través del display ubicado en el tablero de instrumentos. Es interesante comprender el proceso de carga y descarga de las baterías mediante el motor de combustión o la energía cinética cuando se desacelera, ya que un buen aprovechamiento de los mismos puede ayudar a lograr los mejores parámetros posibles.

Dinámicamente, el andar de la RAV4 es realmente confortable, con suspensiones que absorben de buena manera la mayoría de las imperfecciones del camino y que al salir a la ruta muestran un buen balance.

Por su configuración, esta variante no es la ideal para animarse a un médano o caminos fuera de ruta, ya que el sistema de tracción es 4x2. Si destacamos el buen despeje de la carrocería, de 18 cm, que permite encarar lomos de burro o badenes con holgura.

EQUIPAMIENTO Y PRECIO
Como mencionamos anteriormente, la oferta de RAV4 en Argentina está conformada por tres variantes: la entrada de gama XLE 4×2 que cuesta 41.100 dólares, esta versión Limited 4×2 que tenemos a prueba, que cuesta 45.800 dólares y la versión 4x4 también Limited que vale 56.200 dólares y comparte el mismo nivel de equipamiento que nuestra unidad.

Entre lo más destacado de esta versión aparece el techo panorámico, el climatizador bizona, asientos delanteros calefaccionables, tapizados de cuero, navegador, etcétera. La rueda de auxilio es oportunamente igual al resto y está ubicada dentro del baúl que, dicho sea de paso, se abre automáticamente desde el interior, o con la llave o el mismo botón trasero, pero también se puede activar poniendo el pie debajo del paragolpes trasero en caso de tener las manos ocupadas.

En cuanto a la seguridad, la dotación no tiene fisuras: además de ofrecer siete airbags de serie, ESP, etc, esta versión Limited cuenta con un paquete de seguridad activa Safety Sense, que entre otras cosas incluye asistente de cambio involuntario de carril, sistema de precolisión frontal, sistema de luces altas automáticas y control de velocidad crucero adaptativo.

Mientras que la garantía convencional es de extensos cinco años, los componentes híbridos (baterías hibridas, convertidor/inversor y la unidad electrónica de control diferencial) disponen de una garantía transferible de 8 años o 160.000 kilómetros. Ese es un excelente argumento para animarse a incursionar en el mundo híbrido, actualmente afectado en nuestro país por beneficios arancelarios para unidades impulsadas por energías alternativas. ¿Te animarías a un auto híbrido?



cars