https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LA ÚNICA FORMA DE TENER EL "SUELDO SOÑADO": ESTE TRABAJO PAGA $ 160.000 EN MANO Y ASÍ PODES ACCEDER

SE SABE: HOY LAS PROFESIONES MEJORES PAGAS SON LAS DEL MUNDO IT. DE HECHO, HAY TRABAJOS QUE PAGAN ARRIBA DE $ 140.000, MÁS QUE ALGUNOS LÍDERES DE LAS EMPRESAS LOCALES. ¿CUÁLES SON LAS CARRERAS MÁS RECOMENDADAS Y DÓNDE ESTUDIARLAS? TODO LO QUE HAY QUE SABER PARA COMENZAR A ARMARSE UN FUTURO PROMISORIO.


Lejos ya del mandato paternalista que obligaba a generaciones de atribulados jóvenes a estudiar lo mismo que sus padres, desde hace unos años son los propios progenitores los que impulsan a sus hijos a que se capaciten en carreras relacionadas con el mundo IT. Y es que ya es un hecho que hay buenas ofertas económicas para quienes estudien algo relacionado con ese mundo.
La educación argentina ofrece distintas carreras universitarias, terciarias, especializaciones y tecnicaturas para empezar a satisfacer la demanda de un sector en pleno crecimiento, de la que está lejos de cubrirla. Es por eso que los sueldos altos, de alrededor de $ 140.000 (unos US$ 2100 al tipo de cambio actual) en adelante, ya dejaron de ser una rareza o algo que solo gana un CIO. 
De acuerdo a la encuesta de salarios IT, actualizada a datos de 2019, realizada por Sysarmy y Openqube, los mejores salarios del sector los obtienen los estudiantes de Tecnicaturas Superiores en Programación, que pueden llegar a ganar hasta $ 150.000 mensuales. Apenas un poco menos se paga para quienes estudien carreras de Análisis de Sistemas, Ingeniería (Industrial y en Sistemas), Ciencias de la Computación y Licenciatura en Informática. 

Marcelo Antonio Mazzitelli, que trabaja como IT Regional Manager – Head of Infrastructure en Siemens, se recibió de Ingeniero en Sistemas en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y le explica a Innovación que "haber estudiado fue fundamental, porque si bien esta disciplina es técnica, se requiere formación académica".  
Si bien esas son las carreras con mayor salida, los recruiters de las empresas también están a la caza de quienes se especialicen (a través de cursos, maestrías, diplomaturas, etc.) en áreas que están en pleno auge, como Inteligencia Artificial (IA), Machine Learning, Big Data, Internet de las Cosas (IoT) o el desarrollo de videojuegos.
"Hay oportunidades para ganar sueldos altos en disciplinas relacionadas con la Ciencia de Datos (Data Scientist), con el análisis de grandes volúmenes de datos", agrega Juan Vidaguren, decano de la Escuela de Ingeniería y Gestión del ITBA.
En lo que a educación argentina se refiere, tanto programación como ingeniería, en todas sus variantes, son carreras con todavía pocos alumnos. Según datos del 2017 del Ministerio de Educación de la Nación, los estudiantes de diversas carreras relacionadas con el mundo IT (incluyendo las distintas ingenierías) eran más de 81.000 (4% del total de carreras), de los cuales la amplia mayoría se habían anotado en instituciones estatales. 
Estudiar Programación, Ingeniería o Análisis de Sistemas estaría garantizando entonces acceder a un puesto de trabajo muy bien remunerado. Pero el actual es un mercado cambiante, que empieza a exigir algo más.
Según el analista Alejandro Prince, eso se debe a que para conseguir un trabajo con esos sueldos actualmente "no se trata solo un tema de carreras, sino de especializaciones. Ya sea un ingeniero o licenciado en Sistemas o Electrónico, hay que tener una diplomatura, maestría, posgrado o especialización en IA o IoT, por ejemplo. No se trata solo de saber programar, sino de poder diseñar e implementar soluciones efectivas para resolver problemas o crear valor en determinadas industrias".  
Es algo que confirma Mariano Miletti, que actualmente trabaja en Globant como Cloud Architect. Estudió Ingeniería en Sistemas en la UTN, aprobó varias materias de los primeros años pero no llegó a recibirse. Y le cuenta a Innovación que "en la universidad te enseñan las herramientas, te dan una base, pero lo que importa más son las certificaciones sobre productos, las especializaciones que uno realiza en institutos o empresas".
Algo similar sostiene Mazzitelli: "Resulta imprescindible la capacitación permanente como medio fundamental de desarrollo, no solo social-económicamente sino también en el aspecto personal. Por eso realicé un Máster en Administración de Empresas (MBA), lo que me permitió dar un salto significativo en la calidad de mi gestión".
Son precisamente esos especialistas los más buscados, pero también los que más escasean. En ese sentido, y de acuerdo a un reporte realizado por el Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticos de la Argentina (Opssi) de Cessi, en conjunto con la Comisión de Asuntos Laborales de la institución, un 76% de las empresas del sector IT buscó incorporar a programadores/desarrolladores durante el primer semestre de 2019 pero, al mismo tiempo, un 80% haber tenido dificultades para conseguir cubrir esas posiciones
"Esa brecha es cada vez más grande entre lo que el mercado demanda y la escasa oferta que hay", agrega Blas Briceño, responsable del pilar de Educación dentro del Eje de Talento de CESSI. Y añade: "El Estado, las universidades o centros de estudios y las empresas todavía tienen que hacer más esfuerzos para incrementar esa oferta". 
Esto no es algo específico de la Argentina, sino que ocurre algo similar a escala mundial. Es por eso que las empresas suelen otorgar muy buenos sueldos ante la escasez de profesionales.
Para Carlos Pallotti, especialista en políticas tecnológicas y desarrollo productivo, "los sueldos de más de $ 140.000 ya empiezan a ser muy habituales en un sector que tiene mucha demanda y poca oferta. Un ingeniero de software en Silicon Valley percibe un salario de alrededor de 10.000 dólares mensuales y hay escasez de personal. Es por eso que buscan gente con experiencia en otros países, como la Argentina, donde les ofrecen sueldos altos para la economía local, de entre US$ 2000 o 3000, pero quedándose en su país, algo que a muchos trabajadores les sirve"
Así lo explica Miletti: "En mi caso, por ejemplo, estaba ganando un sueldo de $ 100.000 en mi trabajo anterior, pero me ofrecieron $140.000 en el actual, es decir, un aumento del 40%. Es un sector de mucha volatilidad, donde difícilmente la gente se quede más de 2 años en un mismo lugar".
A Mazzitelli también lo tentaron con otros trabajos con sueldos más altos, algo bastante común en este sector: "Actualmente sigo recibiendo ofertas de trabajo; es una práctica usual de las empresas tener contacto periódico con los perfiles que requieren".
Briceño hace una aclaración: "Esos sueldos los pueden ganar quienes ya tengan experiencia, es decir los profesionales senior con formación especializada en Data Scientist, Inteligencia Artificial o Arquitectura de Software, por ejemplo".  

Alta demanda y poca oferta

Para Pallotti, la mayor demanda en el mercado IT actual es la de programadores Java. "Hoy es más fácil conseguir un doctor en física nuclear que un programador Java", sostiene en diálogo con Innovación.
"Los sueldos más altos los ganan los programadores con experiencia, que sean capaces de llevar adelante proyectos. Y para eso no es imprescindible contar con un título universitario", aclara, poniendo en evidencia una realidad del mercado actual: muchos estudiantes son tentados con buenos sueldos incluso cuando todavía no terminaron sus carreras. 
Eso lo confirma Miletti: "si bien tener un título te abre la cabeza y te da prestigio, la mayoría de las empresas en la actualidad buscan gente con experiencia en programación o ingeniería y que hayan realizado cursos de actualización. Yo, por ejemplo, tengo 27 especializaciones. Siempre hay que estar actualizados, porque los lenguajes de programación y la tecnología en general, tal como lo dice la ley de Moore, cambian constantemente. Las empresas mismas exigen, ponen mentores y hasta dan premios para hacer determinados cursos".
Marcelo De Vincenzi, decano de la Facultad de Tecnología Informática de la Universidad Argentina Interamericana (UAI), recomienda por su parte la carrera de Ingeniería en Sistemas Informáticos: "donde es posible ganar esos montos dependiendo de la experiencia que se tenga, si se es semi senior o senior". Es decir, perfiles que ya tengan una trayectoria. 
Eso también confirma Sebastián Siseles, vicepresidente internacional de Freelancer.com, plataforma para búsqueda y contratación de trabajadores independientes, quien añade, en relación a las búsquedas que se hacen allí: "Lo que más se busca son programadores, y lo primero que pone ahora la gente en sus currículums es su reputación, los trabajos que hicieron en el pasado".
Según su visión, además, "las empresas de todo el mundo compiten por captar a quienes tengan algún título o habilidades en STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés), porque son las carreras del presente. Hay pocos graduados en estas carreras y por eso se paga mucho en cualquier mercado del mundo", agrega.  

El título, ¿un plus?

Las carreras técnicas (como Analista Programador, de dos a tres años dependiendo la casa de estudio) tienen buena salida laboral, pero las de grado (cinco o más años) generalmente garantizan no solo un buen sueldo, sino también un futuro promisorio. Eso sí, suelen alargarse bastante, porque los estudiantes generalmente son tentados con trabajos muy bien remunerados a medida que avanzan en la carrera y posponen indefinidamente los estudios.
Siseles dice que "si alguien quiere hacer carrera en una empresa grande de tecnología, le conviene tener un título. La formación de base es un diferencial, especialmente en disciplinas como Ingeniería en Sistemas o en Computación".
De Vincenzi coincide: "para superar los sueldos de más de $140.000 conviene tener un título, porque se necesita gente formada, con experiencia para formar equipos y que demuestre capacidad para llevar adelante los distintos trabajos". 
Según el estudio de Openqube antes mencionado, quienes tienen un título de posgrado obtienen mejores sueldos más altos. Eso no implica que todos esperen a recibirse: "a los estudiantes los empiezan a buscar de las empresas cuando están avanzados en sus carreras", confirma Vidaguren.
De manera similar opina Aníbal Cofone, secretario de Ciencia y Técnica de la Universidad de Buenos Aires (UBA), quien se enfoca en las carreras de Ingeniería: "Si bien las carreras cortas como diplomaturas o tecnicaturas en programación ofrecen una salida laboral rápida y con buenos sueldos, las carreras de ingeniería aseguran conseguir muy buenos trabajos, incluso para quienes no se hayan recibido. Y es que en Argentina, especialmente en la UBA, se prepara a los estudiantes con un perfil muy específico desde el inicio de la carrera. Eso sí, todos los ingenieros recibidos tienen trabajo".  
Las estadísticas revelan que si bien son muchos los que empiezan las distintas ramas de ingeniería, muchos desertan a los pocos años (algunos por empezar a trabajar, otros porque cambian de carrera) y son relativamente pocos los que se reciben (según datos de la UBA, a fines de 2018 había 252 recibidos contra 2890 inscriptos en todas las ingenierías relacionadas con el mundo IT). Pero no se trata solo de estudiar una determinada carrera, sino también de mantenerse al día. 
La capacitación constante es la clave para conseguir estos trabajos bien remunerados. Así lo indica Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon: "las exigencias del mundo IT requieren hoy una constante preparación. Actualmente, los profesionales nunca terminan de estar formados".
Y también explica que hay un cambio de paradigma: "Estamos cada vez más lejos del clásico ciclo de estudiar, recibirse y luego trabajar. Como no todos los puestos de trabajo de IT demandan tener un alto nivel inicial de preparación, esto permite la inclusión de talento joven, con potencial, que son formados y siguen especializándose dentro de la misma empresa". 
La formación inhouse gana terreno, porque "los avances tecnológicos son día a día, y para eso muchas veces las empresas prefieren formar a sus recursos internamente, una vez que ya tienen una formación académica. El aprendizaje es continuo", sostiene Briceño. 

¿Emigrar o quedarse en casa?

En un mundo altamente globalizado, donde se pueden efectuar reuniones por Skype y se trabaja mancomunadamente en la Nube, los estudiantes y los graduados en carreras de IT pueden elegir si dejarse seducir por ofertas para ir al exterior y cambiar de vida o aprovechar los sueldos basados en dólares para vivir un poco más holgadamente en su país de origen. Hay disparidad de criterios entre los especialistas consultados por Innovación sobre este punto. 
Para Cofone, si bien es posible conseguir esos sueldos quedándose en la Argentina, muchos estudiantes y recién egresados emigran: "las carreras tecnológicas son casi las mismas en todos los países. Estamos hablando de profesiones globales, por lo que pueden trabajar sin problemas en cualquier lugar del mundo".
Sin embargo, Pallotti indica que "la migración de talento es baja, porque a las grandes empresas internacionales les conviene pagarle a desarrolladores para que hagan el trabajo a distancia. Las compañías entendieron que es mejor dejar al trabajador en su lugar de origen, porque va a trabajar más contento".  
De Vincenzi está más de acuerdo con esta última visión: "Muchos flamantes graduados son fáciles de seducir con la posibilidad de emigrar porque les ofrecen muchas comodidades: buen sueldo, casa, comodidades, estabilidad económico-política y otro estilo de vida. Pero son más los que se quedan. Además tienen otro tipo de beneficios, como por ejemplo, en la Argentina, salud y educación gratuita para su familia; además por supuesto de tener cerca a los afectos, las reuniones con amigos, etcétera".
Programación, ingeniería o análisis de sistemas, entonces, surgen como las carreras indicadas para todo aquel que quiera tener un ingreso más que atractivo hoy en día, en un mercado que brinda muchas opciones, tanto para trabajar localmente como para emigrar. Pero queda claro que ya no alcanza con tener un título: la experiencia pesa mucho más. Y también es fundamental la capacitación continua.

Iniciativas estatales

Además de las carreras que se ofrecen desde los distintos centros de estudio, desde el Gobierno Nacional se impulsaron en los últimos años distintas acciones para que haya cada vez más estudiantes de estas profesiones. Así, desde la secretaría de Gobierno de Modernización se anunció la iniciativa Talento Digital, que resume todas esas acciones. La idea es que distintas entidades educativas otorguen becas de formación en programación, marketing digital, o Big Data, entre otras alternativas, y que empresas del sector como Accenture, Cisco, Globant y Correo Argentino entre otras más de 30, entre cámaras y empresas, cedan espacios de trabajo para los egresados de esas becas. 
Con 10 mil becas anunciadas, Talento Digital se suma así a otros proyectos similares en curso, como Tu Futuro en Programación (cuenta con 5000 inscriptos) y el Plan 111 mil.

La demanda es mayor que la oferta: arriba de los u$s 1400

Los salarios del sector siguen en alza. En el último año, y de acuerdo al reporte mencionado de la Cessi comparándolo con los mismos datos del año anterior, hubo un aumento promedio de los salarios del sector de un 47,5%. Pero fue aún mayor entre los programadores/desarrolladores: 50,1%. Eso se debe a que la demanda continúa siendo mayor que la oferta. 
La media de sueldos se ubica en el orden de los u$s 1400 según los datos de la encuesta de salarios IT 2019 de Sysarmy y Openqube.
Por otro lado, según datos de la Facultad de Ingeniería de la UBA, las carreras de Ingeniería Informática (en primer lugar, incluso sobre la tradicional Ingeniería Industrial) y Licenciatura en Análisis de Sistemas son dos de las más elegidas por quienes ingresan al CBC.


infotechnology