https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

“Va a ser un gobierno de gestión, no de marketing”, prometió Kicillof

El gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, prometió que su gobierno será “un gobierno de gestión, no de marketing”. Tras su contundente victoria en las urnas, donde se impuso con el 52,28% de los votos frente a los 38,39% de la actual mandataria, María Eugenia Vidal, el diputado volvió a enfatizar en cifras y datos sobre la situación económica del populoso distrito.

El exministro de Economía aseguró este lunes que tanto para él, como para su compañera de fórmula Verónica Magario, el triunfo “es una enorme responsabilidad y un enorme orgullo, no solo de cara a esta etapa sino de cara a lo que configura la historia de Argentina y la provincia de Buenos Aires”.

Al igual que lo hizo el domingo por la noche, cuando subió al escenario del búnker instalado en el barrio de Chacarita, Kicillof resaltó que en Buenos Aires “los números son todos muy malos y muy preocupantes”, como también a nivel nacional.

El legislador insistió que en el territorio bonaerense “se ha producido una situación de tierra arrasada” con la pérdida de empleo, el aumento de la pobreza, la pérdida de empresas y la suba de la deuda. “En todos los sectores se ha perdido muchísima capacidad productiva”, agregó.

En conferencia de prensa desde La Plata, el gobernador electo señaló que en 2015 “el sistema bancario tenía un incumplimiento de 1,7% de la cartera, hoy es 4,7%, tres veces más. Son indicadores pésimos”.

El dirigente del Frente de Todos habló de la “posibilidad de hacer un gobierno distinto” y prometió que el suyo será “un gobierno de gestión, no de marketing”. “No se va a tratar de un gobierno que lo vean en afiches, por las redes, por los trolls. No va ser un gobierno de agravios, ni de persecución judicial, mediática, porque no creemos en eso”, continuó.

Por otro lado, sostuvo estar “en contra” de la afirmación que dice que la provincia “es inviable” y señaló que hay que “desmitificar” que “la industria en la provincia se sitúa solamente en cordón del Conurbano”.

“A la provincia le falta mayor integración. Vamos a integrar la provincia de Buenos Aires. Es una inmensa tarea”, aseguró.

Kicillof también anticipó: “Nos vamos a encontrar con muchísima más necesidad pero con muchos menos recursos”. Y detalló que la deuda local asciende a los 80 mil millones de dólares, de los cuales 9 mil millones vencen en los próximos cuatro años.

“No lo digo ya para echar culpas, sino para resolverlo”, subrayó y le pidió a Vidal que “se ocupe en estos días de transición de intentar resolver varios de los problemas”. “Nosotros no vamos a cogobernar la provincia; lo que vamos a hacer es pedir información”, agregó.

Consultado sobre si mantuvo contacto con la gobernadora, el diputado reveló que mantuvieron “una breve charla, ella se puso a disposición” y la transición comenzará esta semana.





parlamentario