https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Reacción negativa del mercado pero sin pánico, tras las elecciones

Alimentados por un cóctel mixto de esperanzas de una transición ordenada pero también de incertidumbre sobre las futuras políticas del nuevo Gobierno, las acciones y los bonos mostraron una inicial tendencia alcista, para luego con el correr de las horas pasar, casi sin escalas, a números decididamente rojos, con un riesgo país en alza y un dólar en baja, anestesiado por el cepo hard.


Bajo un clima de gran incertidumbre, pero sin pánico, los mercados argentinos operaron con marcados retrocesos este lunes luego de la victoria del candidato opositor Alberto Fernández en los comicios generales, lo que marca el regreso del peronismo al poder tras cuatro años.
Alimentados por un cóctel mixto de esperanzas de una transición ordenada pero también de incertidumbre sobre las futuras políticas del nuevo Gobierno, las acciones y los bonos mostraron una inicial tendencia alcista, para luego con el correr de las horas pasar, casi sin escalas, a los números decididamente rojos, con un riesgo país en alza y un dólar en baja, anestesiado por el cepo hard.
La bolsa porteña caía 4,8%, tras registrar un alza del 6,5% en la apertura. Los títulos soberanos en dólares bajaban un 1,6% promedio, en línea al alza de 108 unidades del riesgo país a 2.254 puntos básicos.
"Hubo cautela, por expectativa por la transición y el plan económico post el 10-D, especialmente en los ADRs que exhibieron una elevada volatilidad intradiaria", indicó a Ámbito el economista Gustavo Ber.
El candidato del Frente de Todos obtuvo el domingo el 48,10% de los sufragios frente al 40,37% del postulante de Juntos por el Cambio, una diferencia menor a la prevista que llevó alguna tranquilidad inicial a los inversores, que esperan que haya una oposición fuerte tras el cambio de Gobierno en diciembre.
“El mercado reacciono mal, por tres causas. En primer lugar, porque en la movida del sí se puede algunos pensaron que se podía ir a balotaje, algo que finalmente no ocurrió. Luego, no cayó muy bien el acto inicial del Frente de Todos; no gustó el clima, las palabras, y algunas caras. Por último, pesaron los análisis de la prensa internacional y especializada, en los que se habla del regreso del populismo a la Argentina, sus lazos con Venezuela y Bolivia”, describió a este medio Leonardo Chialva, director socio de Delphos Investment.
Luego de proclamarse presidente en la primera vuelta electoral, Fernández se reunió este lunes con el mandatario saliente Mauricio Macri, el preferido por los mercados, en busca de un diálogo que permita reducir los efectos de una severa crisis económica.
"El llamado y la aceptación a un desayuno entre Macri y Fernández para esta mañana, creemos que es un buen comienzo para la transición", dijo Lucas Gardiner, analista de Portfolio Personal Inversiones. "Esto será un día a día por los poco más de 40 días que nos restan al 10 de diciembre".
Pese a ser considerado un político moderado, el arribo de Fernández a la presidencia es visto con preocupación por los mercados financieros, que temen amplias regulaciones de la economía como las que aplicó su compañera de fórmula, la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner.
"Los mercados necesitan un guión preciso de lo que hará Alberto Fernández y aún no sabemos si el presidente electo está en condiciones de proporcionarlo", señaló en un reporte el economista Eduardo Levy Yeyati. Pero Alberto Fernández, sin mayoría en la Cámara de Diputados, se verá obligado a consensuar sus políticas.
"El próximo Gobierno peronista va a estar muy condicionado, con una oposición que queda fortalecida (...) No es una victoria contundente de Alberto" Fernández, dijo el economista Ariel Coremberg, de la Universidad de Buenos Aires.
Al margen de la notoria recesión de la economía, la incertidumbre política generó en las últimas semanas una fuerte caída de reservas del Banco Central (BCRA), que las usó mayormente para evitar el derrumbe del peso local.
La reactivación de la economía, el combate a la pobreza y el desempleo, la renegociación de un acuerdo por u$s57.000 millones firmado el año pasado -cuando despuntaba la crisis- con el Fondo Monetario Internacional (FMI) serán las prioridades en las que tendrá que enfocarse Fernández cuando asuma el poder en diciembre.
El lunes, la flamante directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo que esperaba poder reunirse con el equipo de Fernández para trabajar juntos en las dificultades que enfrenta Argentina.

Crisis cambiaria

Para evitar perder más reservas internacionales intentando que el dólar no se siga escapando, el BCRA decidió en la madrugada del lunes limitar a solo 200 dólares por persona la compra de divisas desde el límite de 10.000 dólares previo.
Aunque el dólar cayó en la plaza formal, la decisión impulsó las compras de dólares en el mercado negro, lo que podría alimentar una inflación que ya supera el 50% anual.
En una conferencia de prensa ofrecida el lunes, el presidente del BCRA, Guido Sandleris, dijo que la restricción cambiaria dispuesta apunta a preservar las reservas de la entidad hasta la asunción del nuevo Gobierno. "Es crucial dar tranquilidad a la economía", sostuvo el funcionario, y añadió que "buscamos proteger las reservas".


ambito