https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Productores llaman a un "boicot" contra Syngenta y Aracre ahora dice que fue "engañado"

En los últimos días, a partir de la polémica que se generó por la presencia de Antonio Aracre en un acto del Frente de Todos en la Facultad de Agronomía de la UBA, fue creciendo el malestar y la bronca por parte de los productores.

Tal es así que en las redes sociales, en las páginas web y en diversos blogs vinculados al campo los productores de distintas zonas agropecuarias del país empezaron a organizarse con el objetivo de llamar a un "boicot" contra Syngenta.

En la localidad bonaerense de Salto, por ejemplo, cientos de ruralistas de base emitieron una solicitada virtual con la consigna: "No compre productos Syngenta". En dicho panfleto, enseguida, agregan: "No traicione al campo".

La cantidad de comentarios se replicaron en otras regiones del país. "Hace tiempo que Aracre anda detrás de un puesto político", escribieron en las redes. "Propone un aporte del 1% como si los impuestos fueran pocos", apuntan los productores.Antonio Aracre, el "CEO" del plan contra el hambre de Alberto

La polémica escaló a tal nivel que en el campo cuentan que entre el lunes y hoy ya son varios los distribuidores que comercializan insumos y tecnología marca Syngenta que tuvieron que aceptar devoluciones por parte de los productores.

LPO pudo averiguar con diversas fuentes del sector que el propio Aracre se vio obligado a convocar a una "conference call" con los máximos directivos de Syngenta para explicarles que, en realidad, "fue engañado" por el Frente de Todos.

"Aracre dijo que no sabía de qué se iba a hablar en la presentación del plan Argentina Contra el Hambre en Agronomía y que creyó que Alberto Fernández iba a tocar otros temas", contó una fuente que conoce los entretelones del asunto.

Esta versión contradice de alguna manera la justificación inicial de Aracre que daba cuenta de una iniciativa personal en el marco de su propuesta que consiste en donar el 1% de la producción de alimentos para combatir el hambre.

Si bien hay acciones que no son conocidas, un grupo de empresas realizan de manera constante donaciones (la asociación "Solidagro", que lucha contra la desigualdad en zonas rurales, dona un camión de soja por mes que distribuye entre 300 comedores).El acercamiento de Syngenta a Alberto desató una interna entre los semilleros

Como sea, en el sector aún hay dudas respecto al "reperfilamiento" de Syngenta y un supuesto trasfondo de intereses geopolíticos en función que desde 2017 la firma es controlada por la compañía estatal china ChemChina.

LPO contó que en una reunión realizada en la Bolsa de Cereales, el presidente de Casafe, Gustavo Portis, expresó su malestar con Aracre por lo que consideró "un acto egocéntrico" que expuso a todos los actores del sector semillero.

Portis se comunicó con este medio para negar tales dichos y asegurar que no participó de ese encuentro. Pero aclaró que la propuesta de Aracre "no representa a los socios de Casafe", que nuclea a la industria de la sanidad y fertilizantes agropecuarios.

Cabe mencionar que Syngenta es la segunda compañía agrícola global detrás de Bayer-Monsanto en la industria de semillas, biotecnología y agroquímicos. Si bien no produce alimentos, se encarga de elaborar insumos que comercializa a los productores.