https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El desarme de las Leliq agrava la situación de los bancos españoles

El Banco Santander presentó sus resultados globales del tercer trimestre y el caso argentino fue el único en el cual hicieron un balance negativo. Tras celebrar el buen desempeño que registraron en todo el mundo, el CEO José Antonio Álvarez reconoció que "Argentina tuvo un trimestre complicado dada la alta inestabilidad y la alta volatilidad del tipo de cambio".
A nivel local, los números trimestrales todavía no han sido publicados y la última información corresponde al mes de julio, es decir, un escenario completamente diferente al posterior a las elecciones primarias cuando se produjo una abrupta devaluación que modificó el panorama de la mayoría de las entidades financieras.
Sin embargo, la mayor preocupación de los bancos españoles corresponde a la falta de claridad respecto a la política económica del próximo gobierno, que no trae un buen recuerdo a los empresarios ibéricos por las nacionalizaciones que sufrieron con Cristina Kirchner y la prohibición al giro de utilidades.Los empresarios españoles se resignan ante el regreso del peronismo: "Esto era previsible, el problema es Cristina"
Como explicó LPO, este fue uno de los principales pedidos que le hizo la presidenta del Santander Ana Botín a Alberto Fernández en el encuentro que mantuvieron en Madrid a principios de septiembre.
A pesar del intento de Fernández de tranquilizar a la ejecutiva, el temor de la banca española se justifica en su fuerte exposición en el país, donde acumulan unos 23.000 millones de dólares junto al BBVA. Es por eso que José Antonio Álvarez dejó en claro su expectativa a que "el peronismo haga públicos sus planes económicos para ver qué tipo de política económica quiere adoptar".
Sucede que la transición ya comenzó a reflejar indicios de la próxima etapa. Tal como pidió Alberto Fernández durante toda la campaña, el Banco Central dejó contemplar a las Leliq como parte de los encajes de los bancos, lo que incentivó una baja de tasas.Botín le dijo a Alberto Fernández que en España preocupan los controles de capitales
Por lo tanto, se espera que los últimos meses del año reflejen no solamente esta pérdida, sino también el daño ocasionado por la devaluación debido a la gran tenencia de títulos públicos.
"Las reglas de juego para los bancos van a cambiar con Alberto. Con Macri nadie les controlaba nada, ni los spread ni las tasas de las tarjetas. Estaban cazando en el zoológico", aseguró este medio el analista de mercados Francisco Uriburu.
"La cotización de los ADRs muestra que esa fiesta se terminó. De cazar en el zoológico van a pasar a un mercado mucho más controlado donde van a tener que volver a cumplir con su rol tradicional de dar crédito. Lo más probable es que las tasas pasivas y activas las empiece a fijar el Central", agregó.