https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cuidar los dólares: ¿se cumple el pedido de Alberto Fernández a Macri?

El dato sensible es que las reservas “netas” del Banco Central están en US$ 12.000 millones

Guido Sandleris brindó una buena noticia a propios y extraños: se detuvo la salida de dólares depositados en el sistema financiero.
El dato del presidente del Banco Central constituye uno de los puntos centrales del pedido que el candidato del Frente de Todos le viene haciendo desde las PASO del 11 de agosto al presidente Mauricio Macri.
A pocas horas del resultado de las primarias el ganador, Alberto Fernández, pidió expresamente tanto al Presidente como al titular del Central que protejan las divisas para que, en caso de llegar, la caja no esté vacía.
Con el cambio de Nicolás Dujovne por Hernán Lacunza apareció el control de cambios y la ansiada estabilidad cambiaria, aunque en un contexto de alta fragilidad, comenzó a cobrar cuerpo la idea de que los dólares podrían alcanzar hasta diciembre.
Pero la expectativa de los operadores seguía concentrada en la evolución del "goteo" de los depósitos en dólares. ¿Cómo evolucionó esa pérdida de fondos?
Un informe de Quantum habla de que la salida se atemperó "de manera notoria" en las últimas semanas. "Entre el 2 y el 8 de octubre, sostiene la consultora de Daniel Marx, el promedio de salida fue de US$70 millones diarios contra US$ 686 millones en la semana previa al cepo cambiario" coincidente con un "pico" de salida.
Así, con la prohibición de las compras de divisas para atesoramiento por parte de las empresas y con el límite de US$10.000 mensual por parte de los particulares, el dólar mayorista subió "sólo" 3,5% en un mes y contribuyó a disminuir sensiblemente el goteo de depósitos.
Pero el pedido de Alberto Fernández sigue en pie y, a nadie se le escapa, que los números son estrechos y que los cruces grandilocuentes de campaña ayudan poco al ahorro de divisas en un contexto de alta incertidumbre sobre cuál será el rumbo económico después del 10 de diciembre.
Según los cálculos de Quantum, las reservas internacionales brutas se redujeron en US$18.100 millones desde las PASO para ubicarse en torno a US$48.000 millones a comienzos de octubre.
La salida de depósitos (US$7.319 millones), Operaciones del Sector Público (US$6.368 millones) y las intervenciones del Central para mantener a raya el dólar por casi US$3.800 millones fueron las principales vías de salida.
Y a esta altura cabe una pregunta: ¿cuántos de esos dólares se habrán ido como respuesta a un cuestionamiento de la actual política y cuántos a la expectativa sobre lo que podrá sobrevenir a partir de diciembre?
Cada uno tendrá una respuesta, pero el dato sensible es que las reservas "netas" del Central están en US$12.000 millones y desafían la afirmación de Sandleris de que la Argentina tiene dólares para llegar hasta fin de año. ¿Alcanzan?
En la proyección de la consultora, hasta fin de año el Tesoro enfrenta vencimiento de deuda en moneda extranjera por US$5.100 millones. De esos US$1.200 millones son posteriores al 10 de diciembre, incluyendo US$ 750 millones por el pago del bono Discount.
Así, y agrega Quantum, "en un escenario extremo las reservas netas podrían caer a niveles de US$ 8.000 millones a fin de año".
Los números dejan entrever la posibilidad de un tránsito ordenado, con el cepo actual o su profundización, pero también la urgencia que tendrá el gobierno que asumirá en diciembre para conseguir financiamiento.
En el Económico de Clarín, la economista Marina Dal Poggetto, puso en blanco sobre negro las necesidades de financiamiento del año próximo de la Argentina.
Decía que son US$30.000 millones, la mitad en dólares y la mitad en pesos y las dos se presentan difíciles de lograr para un país que tiene el crédito cortado.
En tiempo de campaña electoral, Alberto Fernández elige el camino de la dureza acusando a Macri de haber tomado deuda para que "se la lleven sus amigos" y, simultáneamente, consulta a economistas sobre si sería viable una reprogramación de los plazos de la deuda, pero sin aplicar quitas de capital como lo hizo Uruguay a partir de 2003.
No obtuvo una respuesta única pero sí una la sugerencia de un orden de prioridades.
Algunos profesionales dejaron en claro que la Argentina ya perdió el tren para el modelo uruguayo. Ni el dólar está tan alto como el que había en el país vecino en aquel momento, ni los allegados a Fernández, por caso Matías Kulfas, parecen comulgar con la idea de cortar gastos ni mejorar la recaudación para tener un superávit de 3 puntos del PBI y poder respaldar un plan de pago de la deuda.
Otros economistas consideran inevitable una "quita" pero que permita una baja de la tasa de riesgo país que favorezca una recuperación del capital. En las simulaciones todo es posible, pero se hacen más lábiles si no hay respaldo de un plan económico.
Además, y más allá de las posibles propuestas para la deuda, las dudas se potencian sobre el rumbo de la economía.
Cristina Kirchner, la candidata a vicepresidente con Fernández, además de chicanear al Presidente caracterizándolo de "chispita" ratificó su posición contraria a los mercados.
Alberto Fernández había dicho en el debate de los presidenciales del domingo que a veces será "ortodoxo" y a veces "heterodoxo". Habrá que estar atento a nuevos mensajes que vayan surgiendo. El "goteo" de definiciones también va a ser importante.
Daniel Fernández Canedo