https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Alberto tantea a Fábrega para volver al Banco Nación

El ex titular del Banco Nación Juan Carlos Fábrega recibió un ofrecimiento concreto de Alberto Fernández para volver a comandar la entidad, a pesar de su conflictiva salida del Banco Central en el gobierno de Cristina Kirchner.
Su renuncia había sido forzada por un inédito maltrato público de la ex presidenta, quien lo acusó de filtrar información a los bancos y protegerlos de con más de 80 mil expedientes trabados.Cristina le pegó al Central en medio de la pelea de Kicillof con Fábrega
Al igual que en el caso Randazzo, Alberto parece haber decidido pasar por alto estas viejas discrepancias en pos de elegir a los cuadros de mayor experiencia para cada función. Si bien en el Frente de Todos también se menciona a Carlos Heller como posible candidato para el Nación, lo ubican corriendo muy por detrás de Fábrega.
Fuentes allegadas al ex funcionario comentaron a LPO que todavía no dio una respuesta positiva, pero ya comenzó a planificar su eventual gestión. Se mostró muy entusiasmado e inmediatamente llamó a sus contactos de la "línea" del banco.
Como se sabe, Fábrega proviene de la línea histórica del Nación y mantiene influencia en segundos mandos que están en contra de la gestión de González Fraga y se muestran mucho más cercanos al peronismo.
Según pudo saber este medio, a partir de estos llamados Fábrega quedó muy preocupado por las proyecciones de liquidez y para solucionarlo propuso volver a aplicar el decreto 1187 del año 2012 que obligaba a todos los empleados públicos nacionales a cobrar sus sueldos a través del Nación.El Banco Nación perdió $3.000 millones por las altas tasas pasivas
Consistía en uno de los mayores negocios de la entidad que se vio seriamente afectada luego de la desregulación de Federico Sturzenegger, que abrió el negocio al resto de la banca privada.
Actualmente el banco atraviesa una severa crisis y de acuerdo a su último balance, perdió unos $3.000 millones en el segundo trimestre producto de la política de altas tasas pasivas con las que asistía al Tesoro nacional al 56% y pagaba plazos fijos al 55%, 10 puntos porcentuales por encima del promedio del mercado.
A su vez, es utilizado constantemente para financiar las necesidades del Tesoro y las deudas de empresas públicas como Aerolíneas Argentinas, que pidió un crédito de 100 millones de dólares para afrontar sus compromisos por la compra de aviones Embraer.