https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las encuestas estuvieron muy lejos del resultado de las PASO, ¿cuál fue la más cercana?

  • 18 encuestas relevadas por Chequeado muestran que ninguna previó la diferencia entre los dos principales candidatos.
  • La mayoría anticipaba menos de 5 puntos de diferencia y la que estuvo más cerca estimó 9 puntos.
  • En su mayoría sobrestimaron los resultados de Espert y subestimaron a Centurión.
La mayoría de las encuestas publicaron resultados muy diferentes a los que se registraron el domingo 11 de agosto en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Ninguna predijo una diferencia de más de 10 puntos, ni anticipó que la lista que encabezó Alberto Fernández (Frente de Todos) tendría más de 45 puntos, de acuerdo con un análisis realizado por Chequeado de las encuestas publicadas por tres diarios nacionales (Clarín, La Nación y Página 12) el día que comenzó la prohibición de difundir resultados, el 2 de agosto último. Se trata de encuestas realizadas durante julio y principios de agosto.
La mayoría de las encuestadoras anunció que la fórmula Fernández-Cristina Fernández de Kirchner sacaría entre 37 y 45 puntos, según el caso. Los 45 puntos fueron previstos por Federico González y Asociados, que a Macri-Miguel Pichetto le adjudicaba 36,9 puntos, es decir una diferencia de casi 8 puntos.
En cuanto a la diferencia entre los candidatos, quien estuvo más cerca fue Celag, que anticipó que Fernández tendría 42,5 y Macri un 33,4. Fue también quien más se acercó al resultado de Macri, que finalmente obtuvo 32% de acuerdo con los resultados oficiales del escrutinio provisorio.
En cuanto a los otros precandidatos, hubo cuatro consultoras que estimaron que Roberto Lavagna tendría en 8 y 9 puntos y se ubicó finalmente con 8,2 puntos.
La mayoría de las encuestas estimó que Juan José Centurión no pasaría las elecciones primarias, es decir que no obtendría más de 1,5% de los votos. Sin embargo, obtuvo 2,6%, fue la quinta lista más votada. Sólo Giacobbe y Asociados estimó que tendría más de 2 puntos.
Por otra parte, todas las encuestas relevadas, salvo una (Ideia Big Data), estimaron que José Luis Espert tendría más votos de lo que finalmente sacó (2,18%); algunas encuestas, como Raúl Aragón y Giacobbe y Asociados, incluso predijeron que tendría más de cinco puntos. En el caso de Nicolás del Caño, la mayoría le adjudicaban entre 2 y 4 puntos, finalmente obtuvo 3.8 puntos.

¿Por qué fallaron?

“Hubo un problema de análisis, hubo problemas en los criterios estadísticos, como la selección de las muestras, y también con los instrumentos que se usaron para encuestar, como las herramientas online, en las que suelen participar más jóvenes, y las encuestas telefónicas, que se hacen con un sistema automático (IVR) y que tienen una tasa de rechazo bastante alta”, explicó Pedro Orden, presidente del Colegio de Sociólogos de la Provincia de Buenos Aires. Señaló como ejemplo la encuestadora que más cerca estuvo en cuanto a la diferencia entre los dos principales candidatos, Celag, que hizo las encuestas de forma personal.
En la misma línea, el sociólogo Daniel Schteingart, señaló en esta nota de Cenital los problemas con las encuestas telefónicas y las diferencias que se dieron entre las encuestas nacionales y las subnacionales. Las subnacionales estuvieron más cerca del resultados final y se basan en encuestas presenciales, a diferencia de las nacionales.

Falta de transparencia

De acuerdo con la ley, las encuestadoras deberían entregar a la Justicia electoral las fichas técnicas de las encuestas que hacen durante las elecciones, la cual tendría que incluir su financiamiento. Sin embargo, en todo el país sólo 20 empresas presentaron la ficha y sólo 1 aclaró de dónde provino el financiamiento (declaró que no había facturado por ese estudio). De las encuestas relevadas para esta nota, sólo 6 presentaron la última ficha y ninguna de las que lo hizo aclaró de dónde provino el financiamiento. El no cumplir puede implicar que la encuestadora no se pueda inscribir en el registro de la Justicia, algo que en la práctica no tiene gran impacto, y una multa.

chequeado