https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los inversores no saben como interpretar los datos...¿nos alegramos por los buenos, o no?

Ligeras caídas al cierre de las bolsas europeas, en una sesión tranquila, de escasas referencias macroeconómicas, y en la que entre el máximo y el mínimo intradía del Eurostoxx 50 ha habido solo 17 puntos. “La volatilidad es muy baja en los últimos días... ¿la calma que precede a la tempestad? Puede ser”, nos comentaba un operador esta tarde.
La jornada comenzaba con los datos de producción industrial en Alemania que subía en mayo un 0,3% frente +0,4% esperado. Las exportaciones subieron en mayo un 1,1% frente +0,5% esperado. No tuvieron efecto en los mercados de valores.

Las bolsas europeas abrían con subidas de dos décimas porcentuales, mientras que el Ibex 35 ascendía un 0,31%. El volumen de contratación era bajo.
En esos primeros minutos de contratación aún se comentaban los buenos datos de empleo de EE.UU. Publicados el pasado viernes: “Cuando los inversores daban por hecho, así lo descontaba la renta fija y la renta variable, que la Reserva Federal (Fed) comenzaría a bajar sus tipos de referencia tan pronto como en la reunión que mantendrá su Comité de Mercado Abierto (FOMC) a finales de julio, las sorprendentes, por positivas, cifras oficiales de empleo de junio, dadas a conocer el viernes, han trastocado seriamente las expectativas que manejaban muchos agentes de los mercados” decían los analistas de Link Securities en apertura. “Así, hasta hace pocos días, muchos analistas y gestores se habían posicionado apostando por una Fed agresiva que, con objeto de impedir que la expansión económica tocara a su fin, estaba dispuesta a bajar hasta medio punto sus tasas de referencia. Ahora, y tras las mencionadas cifras de empleo, existen dudas de que el banco central estadounidense vaya incluso a tocar sus tipos en la reunión de julio”, añadían.
Al menos, lo que hemos detectado nosotros hablando con gestores y analistas nacionales e internacionales, las dudas de recorte de tipos no existen. Veamos algunas opiniones:
"Creo que obtendremos un recorte de 25 puntos básicos. Cualquier otra cosa sería alucinante ", dijo Brian Bethune, economista jefe de Alpha Economic Foresights.
“No creo que sean lo suficientemente buenos (los datos de empleo) como para alejarlos de un recorte de la tasa de interés", dijo Carl Tannenbaum, economista jefe de Northern Trust. "Estamos en camino de recortar un cuarto de punto a fin de mes".

“Esta nueva normalidad es buena. La Fed bajará tipos; el timing no es tan importante...”, afirmaban los analistas de Bankinter.En resumen, la Fed bajará los tipos muy probablemente este julio en 25 puntos básicos. La probabilidad de un recorte de 50 pbs ahora es casi nula. Hace unas semanas estaba entorno al 30%. Eso es lo que ha cambiado después de los datos de empleo.
Un dato significativo era la fuerte caída de la deuda pública en todo el mundo. En el caso español, la rentabilidad del bono a 10 años español se duplicaba desde los mínimos del pasado viernes en 0,205%, para alcanzar este lunes los 0,428%. ¿El motivo? Una vez más, el enfriamiento de las expectativas de rebajas de tipos en EE.UU., después de los buenos datos de empleo de EE.UU.
Y es que esos datos han hecho pensar a los inversores. ¿Reaccionamos de forma positiva a los datos económicos buenos porque eso implica que el dinamismo en las economías se mantiene? ¿O lo hacemos de forma negativa porque ese reduce las expectativas de bajada de tipos de los Bancos Centrales? La historia financiera nos muestra que para el largo plazo las bolsas lo hacen bien cuando la economía es fuerte. En el corto plazo, y más ahora con unos inversores tan adictos a la liquidez, unas menores expectativas de rebajas de tipos pueden provocar salida de papel a los mercados, sobre todo en algunos sectores como las utilities. Veremos.


capitalbolsa