https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Intereses por Leliq ya suman $300.000 millones en el semestre.



Nacieron con otro fin pero vinieron finalmente a corregir el descalabro de las Lebac (Letras del BCRA). Sin embargo, la dinámica explosiva de las Leliq (Letras de Liquidez del BCRA) inquieta por demás.

Las Letras de Liquidez (Leliq) del BCRA nacieron como otro instrumento para regular la liquidez del sistema financiero. Sin embargo, en medio del descalabro de las Letras del BCRA (Lebac) tuvieron que cumplir otro rol, el de reemplazarlas. Así se pactó con el FMI. Pero el antídoto que se eligió para combatir el virus de las Lebac terminó convirtiéndose en una bacilo más fuerte que se retroalimenta. Su dinámica explosiva es precisamente lo que inquieta a los analistas. Si bien será un dolor de cabeza para el próximo gobierno no deja de ser un tema que ya genere inquietud porque nada está aún dicho de cara a las elecciones. Ocurre que el stock de Leliq ya supera los $1,2 billones (las Lebac alcanzaron ese mismo nivel en la antesala de la crisis del 2018). Para tener una idea, este monto representa casi el 90% de la base monetaria. O sea, la base casi se duplica al contemplar las Leliq que no son otra cosa que una potencial emisión monetaria. El mercado y los bancos lo saben. “Dios proveerá”, dicen algunos. Lo cierto es que recién después del resultado de las elecciones podrá despejarse el panorama. Pero sea quien sea el que triunfe en las elecciones las Leliq será otro tema a resolver. Muchos sospechan que la resolución de este problema no escapará a algún tipo de bono “compulsivo” como se vio en los 80. Ya que solo una verdadera explosión de la demanda de dinero podría absorber semejante emisión potencial.



ambito