https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¡Cuidado, es sábado y el sol brilla en los mercados!

Mi padre fue taxista en Madrid durante más de 30 años. Recuerdo verle de niño salir muy temprano a trabajar con el coche, y esperar a que volviera por la noche antes de irme a dormir. Recuerdo a mi madre untándole una gruesa capa de crema solar en su brazo izquierdo, que era el más expuesto al sol en los meses de verano.
También las anécdotas que nos contaba el domingo a la hora de comer, el único día completo que libraba, y cómo venía con las manos manchadas de grasa, tras estar toda la tarde reparando las múltiples averías que surgían en su coche. Tengo muchos recuerdos de aquella época.
¿Y por qué les cuento esto? Pues porque recientemente leí una interesante reflexión del prestigioso analista financiero Joachim Klement, hablando sobre la relación de los taxistas con los mercados. La compartiré con ustedes:
Me encanta charlar con los taxistas. Estos filósofos de la carretera son una fuente interesante de sabiduría, y conocimiento. No importa a dónde vaya en el mundo, siempre entablo conversaciones con los taxistas para aprender algo sobre la cultura local o el clima político actual.
Recientemente, mi esposa y yo tomamos un taxi para ir a la ópera en Londres, y nuestro conductor nos saludó con las siguientes palabras: "Hoy es uno de los días más peligrosos para conducir". Con incredulidad, miré por la ventana para ver si estaba soñando, pero seguía siendo el glorioso día de verano de Londres que recordaba 10 segundos antes. Le pregunté al conductor por qué era tan peligroso.
Hoy es sábado y el sol brilla, dijo. Lo único que podría hacer que fuera más arriesgado es que fuera el primer día de vacaciones escolares. Ahí es cuando realmente aumentan los accidentes de tráfico, dijo, en particular, los accidentes que involucran a peatones y ciclistas.


capitalbolsa