https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las bolsas dominadas por inversores que no miran el precio, y eso es muy peligroso

Pocos movimientos al cierre de las bolsas europeas, en una jornada de escasez de referencias macroeconómicas, y en la que la atención se ha centrado en los resultados empresariales (Citigroup, Goldman Sachs), y en las nuevas informaciones que apuntan a la cercanía de un acuerdo comercial entre EE.UU. y China. De cualquier forma, no se ha visto excesiva presión vendedora, ante la confusión de unos inversores que esperan una corrección importante para volver a entrar en el mercado.
Existe la creencia que las bolsas han subido mucho y demasiado rápido, pero por ahora no dan muestra de debilidad. Las mismas preguntas se repiten en todas las mesas de operaciones: ¿Espero a una corrección que no llega para comprar, o me suba al tren en marcha? ¿Tomo beneficios en mis posiciones, o mantengo porque la fortaleza subyacente es evidente? A la vista de los últimos datos de sentimiento inversor y flujos de efectivo, para que los inversores, al menos los particulares, han apostado por subirse al tren en marcha. Peligro.
Los inversores han optado por subirse al tren en marcha.
¿Pero cuál es la razón para este comportamiento? La mayoría de los comentarios que se leen o se escuchan dan dos razones: Confianza en un próximo acuerdo comercial entre EE.UU. y China, y la creencia que la Fed no volverá a subir sus tipos hasta bien entrado 2020.
¿Justifican estos dos hechos, que nosotros también consideramos como muy probables, las fuertes subidas de los mercados de valores desde los mínimos de diciembre? No en nuestra opinión, al menos no subidas tan verticales. Estas son las razones:
  • La economía a nivel global se está ralentizando, y en algunas de ellas entrarán en recesión este mismo año, o a más tardar en 2020.
  • Los beneficios también pueden entrar en recesión en los próximos dos trimestres, es decir, caídas en el primer y segundo trimestre con respecto a trimestres anteriores. Esto es más evidente en EE.UU. que en Europa.
  • La bolsa estadounidense sigue muy sobrevalorada en casi todos los ratios fundamentales que se analicen. Las bolsas europeas en menor medida, pero dudamos que puedan abstrarse de una caída en Wall Street.
  • Se está viendo un proceso de traslado de las posiciones de manos fuertes a manos débiles, es decir, los inversores con mayor poder de compra e información están vendiéndoles sus títulos a inversores particulares y a fondos de pensiones. Esto normalmente suele traer consigo pérdidas en el medio plazo.
En ese escenario, lo que nosotros esperaríamos es un escenario correctivo o lateral durante varios meses, que pudiera reducir la sobrevaloración de los mercados de valores, y que diera tiempo a situarnos tanto en el ciclo económico, financiero y empresarial. Pero no está sucediendo así. Las bolsas siguen el rally alcista iniciado a finales de 2018.

Para finalizar este comentario de cierre, nos gustaría poner la visión actual de los analistas de Renta 4 Banco, que va en la línea a la que escribía anteriormente:Entonces, ¿por qué suben las bolsas? Desde nuestro punto de vista las subidas se deben a un motivo de composición de mercado. Gran parte de las operaciones que se realizan ahora mismo en bolsa son debido a programación automática y compra indexada, y este tipo de inversiones no miran precio sino momento. Mientras el momento sea alcista, como lo es en la actualidad, seguirán comprando por muy sobrevalorados que estén los activos. Eso es positivo cuando el momento es alcista, pero cuando gire bajista, que girará, esos mismos inversores venderán también sin mirar el precio, y las caídas pueden ser muy abruptas.
Nos reiteramos en nuestra visión del mercado, a pesar de que sin una tendencia clara se mantienen las subidas acumuladas desde finales de 2018. Aunque la semana pasada se han moderado ciertos riesgos (como el Brexit al conseguir la prórroga y alejar los escenarios más negativos o los bancos manteniendo un sesgo claramente “dovish”), otros se mantienen. Es necesario que haya una mejora de las expectativas sobre el ciclo para justificar subidas adicionales en bolsa a pesar de que las valoraciones siguen siendo atractivas en las bolsas europeas y la falta de alternativas de inversión. La realidad es que hasta que no haya una mayor claridad en torno a los riesgos cíclicos y políticos, consideramos prudente tomar parcialmente beneficios y adoptar un perfil más defensivo en las carteras, tal y como hemos hecho en las últimas semanas.
De fondo seguiremos pendientes en los próximos meses de:
1) Brexit, de si consiguen aprobar o no el acuerdo y si finalmente participarán en las elecciones europeas de mayo,
2) Las negociaciones comerciales Estados Unidos – China que continúan y el comienzo de las negociaciones de Estados Unidos con Japón y Europa, que podrían generar ciertas tensiones,
3) Datos macro. ¿Señales esperanzadoras? EEUU se mantiene fuerte (consumo privado), efecto de estímulos China, suelo en desaceleración europea...habrá que identificar y confirmar suelo en la desaceleración y
4) Nueva temporada de resultados empresariales del 1T19 que podría actuar como baremo sobre lo que debemos esperar para el conjunto del año y por tanto constatando hasta qué punto las valoraciones actuales son atractivas o están ajustadas.

capitalbolsa