https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Broda: “Hay que cambiar la forma de hacer plata en Argentina”

El reconocido economista Miguel Angel Broda pasó ayer por el Rotary Club y habló de todo. Disertó, respondió preguntas del auditorio y, además, luego dialogó con los medios, entre ellos, El Economista.

  • Luego de repasar los meandros que nos llevaron a la crisis cambiaria de 2018 (“el mundo se avivó”, dijo), Broda explicó que el programa con el FMI es “simple y duro, pero muy serio y muy diferente a la versión popular”. Tiene cuatro objetivos, agregó. “Quebrar la aceleración inflacionaria, evitar el default, empezar a reducir los desequilibrios tanto fiscales como externos, como el desbalance del balance del BCRA y, por último, que el Gobierno llegue con chance a las elecciones”, dijo. “Hasta ahora, estamos llegando a duras penas”, describió. “Hemos comprado un modelo de alta volatilidad en dos variables claves: la tasa de interés y el tipo de cambio, que la determina el mercado”, agregó.

  • Sobre el déficit 0%, Broda dijo: “A duras penas llegamos a un punto de déficit primario y el cero es imposible”.

  • La recesión terminó, dijo Broda, en el cuarto trimestre de 2018, pero fue muy dura. “Caímos a una velocidad anualizada de 9,3%, 3 veces la velocidad de las recesiones light del 2012, 2014 y 2016. “La economía tocó fondo, pero lo más probable es que haya una slow motion recovery y nuestro modelo da una caída de 1,1%”, dijo. Tenemos políticas procíclicas porque no tenemos plata para hacer políticas contracíclicas y es lo único que podemos hacer.

  • El Gobierno piensa que la economía caerá nada menos que 0,3% en 2019 y, dijo Broda, “que será favorable para la reelección de Mauricio Macri”. Sin embargo, las variables están en terrenos muy negativos “y a duras penas la economía llega a ser neutral en las elecciones”, dijo Broda, aunque el “voto-económico” no es la única variable.

  • “Vamos a tener turbulencias crecientes”, dijo y agregó: “Mi impresión es que el FMI nos libera US$ 8.000 o 9.000 millones del Tesoro para vender por motivos fiscales”. Allí, Broda advirtió sobre una caída “muy fuerte” en la demanda de dinero en los últimos 10 días y vaticinó que la dolarización se va a anticipar. “Los depósitos a plazo fijo crecían a 7-8% mensual y, en los últimos 30 días, vienen a 0% nominal”, explicó.
  • “No es un programa picapiedras”, dijo, en alusión a la expresión de Carlos Melconian. “Yo veo a este programa como el inicio de algo diferente”, se ilusionó.

El plan


¿Qué hay que hacer y cómo se sale de la decadencia e inestabilidad macroeconómica?

“Argentina necesita un programa de estabilidad macro y crecimiento económico. ¿Se puede? Sí, se puede. Varios economistas viejos no nos queremos ir sin ver una Argentina normal y estamos trabajando para entregarle al próximo Presidente, quienquiera sea, cuáles son las características de un programa de estabilidad macro y crecimiento para los próximos 20 años. La desesperación es tan grande que hay unanimidad entre heterodoxia y ortodoxia”, dijo Broda sobre el grupo que integran con Domingo Cavallo, Ricardo López Murphy y Guillermo Calvo.

Es muy difícil la secuencia de las reformas, dijo. “La clave pasa por quebrar el capitalismo corporativo y prebendario. Guste a quien le guste. La secuencia tiene que empezar por la estabilidad macro, porque el 70-80% de los conflictos que tenemos son producto de la inestabilidad”, sentenció.

¿Cuáles son, luego de la estabilidad macro, las cuestiones que hay que cambiar para salir de la decadencia? “Primero, consenso generalizado en la profesión: solvencia fiscal intertemporal, déficit primario de 1% no alcanza para hacer sustentable la deuda y el nivel de gasto y 2% o 2,5% de superávit primario puede ser. Para lograr solvencia fiscal intertemporal hay que tocar el sistema de jubilaciones, por eso es muy importante cómo le vaya a Pablo Guedes en Brasil”, señaló.

Segundo, dijo Broda, se precisa una reforma del régimen laboral, una nueva coparticipación federal y, a la vez, apertura económica. “Hay que tener un equipo en serio”, puntualizó.

Terreno electoral


“Veo alguna chance de ser país normal”, dijo Broda. “Con Cristina, 0%; con Sergio Massa, muy poquito; voy a saltar a Roberto Lavagna, pero piensen lo que dije de quebrar el capitalismo corporativo y prebendario”, señaló sobre el generoso lote peronista. La única “salida”, sugirió, es Macri. Mejor dicho, es un requisito necesario, pero no suficiente. “Veo 15% o 20% de posibilidad de que haya una chance ser país normal y salir de la decadencia si el plan aguanta hasta las elecciones”, describió.

Más preguntas


A la hora de las repreguntas, la primera mención fue Lavagna. “Roberto puede ser Presidente y seguramente va a ser un orden económico mejor que con otros candidatos, pero no nos saca de la decadencia. Es el representante de una Argentina corporativa mejor hecha. Votaría por él antes que Massa o Cristina, desde ya”. Además, señaló que podría ser el favorito de los empresarios, aunque eso se verá en la captación de fondos para las presidenciales.

“Tampoco estoy seguro de que Macri lo logre (porque) hay que tener un coraje que no ha manifestado y hay que tener un equipo poderoso. Lo digo con mucho respeto de quien me peleé toda la vida: hay que tener un equipo como el de Cavallo, sólido, con mucha gente, bien integrado y correlacionado”, dijo.

“¿Cómo no voy a tener temor a una corrida cambiaria cuando el deporte nacional es dolarizar todo lo que tenemos? Y más en un contexto electoral, en un programa que tiene intrínsecamente volatilidad en el tipo de cambio y la tasa de interés. Es un programa que fija cantidades nada más. Creo que la vamos a superar y es importante la determinación del FMI a ver cuántos dólares puede vender el Tesoro”, dijo. Además, que el agro liquide “porque uno de los mayores problemas que tenemos es que los sojeros son extraordinariamente calculadores y obviamente necesitamos que la extraordinaria cosecha sea cambiada de dólares a pesos”, dijo.

“Con la expansión monetaria de los últimos 11 días, $157.000 millones en los últimos 4 días, el stock de Leliq es más de $1 billón. Yo he escrito que son dinámicamente estables la Leliq, pero estoy preocupado y asombrado. Pero, insisto, no son explosivas si no se destroza la demanda de pesos”, dijo y concluyó diciendo que “el FMI nos monitorea como si fuéramos el Gordo Valor”.




eleconomista