https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cada vez parece más evidente que en ausencia de noticias, los inversores compran

  • Jerome Powell se ajusta al guión de la prudencia
  • Los inversores apuestan por un aplazamiento del Brexit. La libra también.
  • Los resultados empresariales siguen mostrando sólidos crecimientos
Moderadas alzas al cierre de las bolsas europeas, en una sesión de menos a más, y con un sólido volumen de contratación. La incertidumbre generada a primera hora de la mañana por el ataque de la aviación india en terreno paquistaní, dio paso por la tarde a un renovado optimismo tras unas declaraciones de Jerome Powell que se ajustaron al guión previsto. Ya saben lo que dicen, "no news, good news".
La jornada comenzaba con moderados descensos en las bolsas asiáticas. En el caso del Nikkei japonés las caídas eran algo inferiores al medio punto porcentual. El volumen no fue muy alto. Los inversores han dado ya casi por descontado un acuerdo comercial entre EE.UU. y China, y ahora empiezan a centrar su atención en otros factores de incertidumbre como la ralentización económica global.

Otro factor, un día más, que estaba en el foco de los inversores del viejo continente, era las noticias sobre el Brexit. Las últimas filtraciones apuntan a que la primera ministra británica presentará al parlamento el próximo 12 de marzo las siguientes opciones: Aprobar su acuerdo con la UE, un Brexit sin acuerdo, o la extensión de la fecha límite del Brexit.
Las bolsas europeas abrían con descensos de unas cuatro décimas porcentuales, con los sectores cíclicos siendo los más perjudicados. “La atención de hoy de los mercados estará centrada en cualquier referencia que Powell pueda hacer sobre la evolución futura de la política monetaria, tanto en términos de tipos de interés, como de balance”, afirmaban los analistas de Renta 4 Banco en apertura.
Esta será una manera de que el parlamento británico se decante por la opción menos mala, que Theresa May cree que será apoyar su acuerdo.
“Hay bastante tranquilidad hoy en los mercados. Es una sesión de consolidación muy saludable después de las últimas subidas”, nos comentaba un operador a media sesión. En esos momentos el Eurostoxx 50 caía un 0,33%, y el Ibex 35 un 0,58%, penalizado por los descensos del sector bancario.

En el mercado de materias primas veíamos a media jornada subidas del 0,70% en el brent a 65,36 dólares, y pocos movimientos en el oro en 1.329 dólares la onza. Signo mixto en los metales industriales.La libra ganaba terreno de forma importante frente a sus principales pares, situándose frente al dólar en máximos desde septiembre. También buen comportamiento frente al euro.
Poco después conocíamos dos datos macro en EE.UU.
El inicio de viviendas en diciembre que fue de 1,078 millones frente 1,256 millones esperadas.
Y el índice manufacturero de la Fed de Filadelfia en febrero que se situaba en 10,0 frente 1,0 del último mes. Subidas en todos los subíndices del dato, especialmente en el de empleo, actividad empresarial y nuevas órdenes.
Datos mixtos, malo el de vivienda bueno el manufacturero, que apenas tuvieron impacto en el mercado. Los futuros de Wall Street mantenían pérdidas de tres décimas porcentuales tras los datos, el rendimiento del bono a 10 años de EE.UU. caía ligeramente al 2,647%, y el índice dólar también sufría descensos.
Wall Street abría con descensos inferiores al medio punto porcentual y un moderado volumen de contratación. Poco después de esa apertura, el presidente de la Reserva Federal de EE.UU. Comparecía ante el Comité Bancario del Senado. Los inversores estaban muy atentos a sus palabras. “Las perspectivas económicas de EE.UU. Son favorables, pero hay algunas señales conflictivas”, fue lo más relevante de su intervención. El resto se ajustó al guión de la prudencia.

Las bolsas europeas cierran cerca de máximos de la jornada, con la sensación de que las subidas continuarán mañana en apertura.Quizás por esa falta de sorpresas negativas, los inversores de Wall Street incrementaron su presión compradora arrastrando con ellos a los mercados de valores europeos. De ahí al cierre unos datos macro en EE.UU. (índice manufacturero Fed de Richmond, y confianza consumidora The Conference Board), ambos superaron expectativas, y poco más que señalar.


capitalbolsa