https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Bernie Sanders se destapa para la presidencia de EEUU

En 2016 Bernie Sanders hizo historia cuando se convirtió en el primer candidato socialista con posibilidades reales de alcanzar la presidencia de Estados Unidos. La candidatura del veterano senador por Vermont consiguió movilizar a millones de votantes con una agenda abiertamente progresista y de justicia social que logró colocar en la agenda del establishment demócrata propuestas muy controversiales para una nación como EU. Hoy Sanders anunció que volvería a buscar la presidencia en 2020.

En el video de lanzamiento de apenas dos minutos, Sanders presume algunos de sus logros en la lucha por la igualdad. Entre ellos haber logrado que Amazon y Disney elevaran el salario mínimo de sus empleados. Aparecen también fotografías de la larga trayectoria política del senador, quien desde los años 60 ha luchado por la igualdad social.
"El cambio real nunca llega de arriba para abajo, sino siempre desde abajo hacia arriba", dice Sanders en el video.
Líderes de izquierda de Europa se unen a Sanders contra Trump, Salvini y Bolsonaro

Entre las propuestas que ha impulsado y que hoy son parte de la plataforma demócrata aparecen el "medicare for all", que pretende ampliar uno de los seguros médicos gubernamentales a toda la población de EU. También se le escucha decir en un viejo discurso que "el cambio climático es la más grande amenaza a la seguridad nacional". Hay que recordar que este mes la congresista por Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, quien se formó en la campaña presidencial de Sanders en 2016, presentó su Green New Deal, un ambicioso proyecto que pretende iniciar una revolución económica y ambientalista en EU. El proyecto ya fue abalado por todos los precandidatos presidenciales demócratas.
Bernie Sanders en 1963 durante el movimiento por los derechos de los afroamericanos en EEUU

"Nadie que trabaje 40 horas a la semana en Estados Unidos debe vivir en la pobreza", dice el senador en uno de sus discursos citados en el video.

A diferencia de 2016, esta vez Sanders se enfrentará a un nutrido grupo de precandidatos demócratas, y prácticamente todos tienen la misma plataforma que él popularizó en la última elección. En la contienda anterior el establishment partidista en su totalidad se hizo a un lado ante la candidatura de Hillary Clinton. Únicamente Sanders y el exgobernador de Maryland Martin O'Malley intentaron contender, sin embargo, el exgobernador no pudo ni acercarse a los números de Clinton. Sanders, por su parte, logró conquistar el 43% de los votos en las elecciones primarias. Es notable que Sanders venció a Clinton con el sector de votantes jóvenes del partido, quienes la veían como un animal político producto del establishment partidista.

El senador se enfrentará a candidatos y candidatas demócratas muy populares como las senadoras Elizabeth Warren y Kamala Harris, quienes presentaron sus candidaturas hace semanas y están escalando de manera sostenida entre las preferencias de los demócratas. También es posible que tenga que competir con el exvicepresidente Joe Biden, quien aún no confirma si buscará la presidencia, y el excongresista Beto O'Rourke, uno de los demócratas más populares de las internas de 2018.
Los progresistas representan un peligro muy real para Trump, quien llegó a la Casa Blanca con una plataforma abiertamente populista, pero que una vez en el poder ha impulsado legislación corporativista en línea con el Partido Republicano.