https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

No dejes que las fake news golpeen tus inversiones

Dejar que los rumores que circulan en los medios guíen a tus inversiones puede ser una trampa fatal para tus ahorros.
Recuerdo el año pasado que durante un tiempo todos los medios deportivos estuvieron hablando de la posible llegada del arquero Gianluigi Buffon a Boca Juniors. Para quienes no estén muy al tanto del fútbol, se trata de un arquero italiano que es una leyenda en su país (campeón con la selección en 2006, emblema de la Juventus) y es considerado uno de los mejores arqueros de la historia.

Cerca de su retiro, los medios hicieron circular rumores falsos acerca de su posibilidad de venir a jugar en la Argentina. Incluso aportaban datos que podían sonar verosímiles como el hecho de que Carlos Tévez (quien fue su compañero en la Juve) actuaba de intermediario para convencerlo.

¿Qué pasó después?

Cuando fue necesario traer un arquero vino el arquero de la selección de Bolivia, Carlos Lampe. No tengo nada en contra del arquero boliviano, pero se pasó de traer un arquero de élite a uno que ni siquiera jugó un minuto en los meses que estuvo en Boca. Es como decir que te ibas a comprar una Ferrari 0km y terminaste en un auto usado de cualquier marca normal.

Bueno, en el caso de la información que conseguís acerca de las inversiones el cuidado tiene que ser mucho mayor. Es que, con la información deportiva falsa, no vas a ver afectado tu dinero (salvo que seas un apostador).

En cambio, con las inversiones, guiarte por rumores o noticias falsas (“Fake News”, como les gusta llamarlas al presidente norteamericano Donald Trump) puede convertirse en un arma letal para tu dinero. 
Fake News argentas
Veamos algunos de los casos más emblemáticos de 2018 en la bolsa argentina.

Hace casi un año, en enero de 2018, una frase del gobernador de Chubut y una mala interpretación de sus palabras llevaron a los medios a publicar que la provincia se encontraba al borde del default. Esto golpeó fuertemente a sus bonos, como el PUO19 y el PUM21.

Sin embargo, si el inversor se hubiera tomado el trabajo de leer las condiciones de emisión del bono (algo que no muchos hacen), allí podría haber observado que los bonos se encuentran garantizados por las regalías hidrocarburíferas. Esto garantizaba el normal pago de la deuda.

Uno de estos bonos, el PUO19, forma parte de la cartera sugerida de nuestro servicio Vacas Lecheras, por lo que muchos suscriptores nos consultaban atemorizados en enero pasado si tenían que desprenderse de ellos antes de que cayeran en default, ante lo que teníamos que desandar estos falsos rumores para llevar calma.

¿Cómo terminó la historia? El PUO19 se siguió pagando normalmente. Pero no sólo eso. Mirá la tabla a continuación donde se observaron los bonos ganadores y perdedores de 2018:



Sí, al tope de rendimientos en 2018 estuvo el PUO19, algo que pudieron aprovechar quienes no estuvieron mal informados y no se dejaron llevar por estas noticias falsas, como los suscriptores de nuestro servicio Vacas Lecheras.

La primicia por sobre la realidad
Pero este no fue el único caso durante 2018. Mirá lo que titulaba un importantísimo diario argentino el 17/06:



¿Qué paso la semana siguiente?

Argentina es declarada emergente.

Y más acá en el tiempo, otro diario tituló:



Esta noticia hizo que muchos inversores se desprendieran de sus Obligaciones Negociables en Dólares de Arcor, haciendo caer su cotización.

Sin embargo, si uno se tomaba el ejercicio de ir a revisar la situación financiera de Arcor yendo a la fuente (su balance), podía observar que tenía capacidad de pago más que suficiente.

Es más, es tanta la seguridad y confianza que ha tenido el mercado en Arcor que históricamente, contra la lógica habitual de que las empresas rinden más que el soberano, su tasa de rendimiento es menor que la de los bonos argentinos emitidos por el Estado.

Si mirás en ambos casos, algo que caracteriza las notas es que los periodistas lo presentan con certeza, como un hecho consumado en el futuro: “(…) deberá esperar un año más” y “Reestructurará sus pasivos en dólares”.

Ojo con donde te informás
Podríamos seguir analizando casos pero creo que, como dice el dicho, “para muestra basta un botón”.

La era de la información tiene sus ventajas y desventajas. La inmediatez y la cantidad de información a la que podemos acceder hoy en día es algo con lo que nuestros abuelos no hubieran ni soñado.

Pero esto nos lleva a otro problema, y es que hay que saber filtrar la información. Y esto demanda un esfuerzo adicional. No es lo mismo leer una información en un lado que otro. No es lo mismo escucharlo de boca de una persona que de otra.

Y esto es algo aún más importante en un año como el actual en el que las cotizaciones de los activos estarán muy influidas por lo que digan las encuestas políticas. Así que acá vas a tener que realizar un fuerte juicio respecto al origen de las encuestas: ¿quién realiza la encuesta? ¿qué grado de acierto respecto al resultado final de las últimas elecciones tuvo? ¿dijo que ganó Scioli por amplia diferencia?

Sí, sé que es un trabajo mayor, pero es tu propio dinero el que estará en juego en función a las decisiones que tomes con tus inversiones basado en estas noticias. Hay que chequear la información.
Una cuestión importante cuando se da esta sobreabundancia de información es buscar fuentes confiables y ceñirse a ellas. No hace falta leer todo, en todas partes. Acaso ¿quién tiene el tiempo para hacerlo?

En ese sentido es preferible reducir el número de fuentes de información, pero garantizando la calidad y veracidad.

Tu bolsillo te lo va a agradecer.

Saludos,

Matías Daghero

Para CONTRAECONOMÍA