https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Nicky Caputo invertirá USD 300 millones para elevar en un 18% la potencia instalada de Central Puerto

Nicolás Caputo quiere seguir siendo el número uno en el mercado de generación eléctrica y para eso invertirá 300 millones de dólares mediante su firma Central Puerto que elevará su potencia instalada en un 18% hasta el 2021.
La empresa del mejor amigo del presidente, que se vio beneficiada por importantes contratos durante la administración Macri, tiene una participación en el Sistema Argentino de Interconexión (SADI) que en este momento alcanza el 11,4%, mientras que específicamente en la generación térmica se eleva al 15%.
Posee cinco centrales propias y es el mayor accionista privado de las sociedades Central Vuelta de Obligado S.A. (56,2%), Termoeléctrica José de San Martín S.A. (30,5%) y Termoeléctrica Manuel Belgrano S.A. (30,5%) que operan sendos ciclos combinados, cuya potencia instalada es de 816 MW, 865 MW y 873 MW respectivamente.

A su vez, la compañía se adjudicó recientemente dos proyectos de cogeneración, Terminal 6 San Lorenzo, por 317 MW, y Luján de Cuyo, por 89 MW, mientras que en 2018 entró decididamente en el segmento de energías renovables para colocarse como una de las principales jugadoras.
A través de la subsidiaria CP Renovables (CPR), inauguró los parques eólicos La Castellana I y Achiras I, sumando una potencia de 147 MW, que se ampliará a 383 MW cuando entren en operación los otros cinco proyectos que están en etapa de planificación. De esta manera, Central Puerto buscará pasar de los 3.810 MW de potencia instalada actual a 4.469 MW en los próximos dos años.
Sin embargo, los intereses de Caputo exceden el mercado energético. Tras su nombramiento como cónsul honorario de Singapur, aprobado en Diputados a principios de diciembre, salió a jugar fuerte para quedarse con el control de una serie de activos estratégicos de la mano del poder financiero de las firmas asiáticas.

Como anticipó LPO, se anotó para participar de la licitación del puerto de Buenos Aires en una mega obra que unificará la concesión de las tres terminales actuales y requerirá una inversión de 1.500 millones de dólares.
Y en segundo lugar, está operando para insertar a la firma singapurense Changi Airports International (CAI) en el mercado aeroportuario para quedarse con las principales terminales de Eurnekian. La empresa es controlada por el Estado del país asiático y que ya opera más de 50 aeropuertos en más de 20 países, incluido Brasil.