https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Que nadie se confunda...las tensiones entre EE.UU. y China no van a acabar

Que justifiquemos que las bolsas de todo el mundo han caído por las preocupaciones por la economía chino y por sus malos datos macro, cuando, por ejemplo, las ventas minoristas en el país han subido en el último mes un 8,1%, podría llamar la atención, pero así ha sido. El hecho es que, aun siendo un crecimiento notable, es el peor desde 2003. A lo que habría que unir el mal dato de ventas de coches, y el flojo PMI del último mes.
Los inversores tienen razón al preocuparse por el crecimiento global.
“Los inversores tienen razón al preocuparse por el crecimiento global a medida que la economía de China continúa balbuceando. Los datos apoyan la opinión del mercado de que las cosas empeorarán en China antes de que mejoren a pesar del aumento de la inversión”, afirmaba Stephen Innes, jefe de operaciones de Asia Pacífico en Oanda.
En este cierre de mercado nos gustaría establecer una visión estratégica de el motivo que está condicionando la evolución de las bolsas en los últimos meses: El conflicto entre EE.UU. Y China. Este hecho provocaba las fuertes caídas de las bolsas asiáticas esta mañana, por encima del punto porcentual en el caso chino, y por encima de los dos puntos en el índice de valores japonés. También justificaba los descensos por encima del punto porcentual en la apertura de las bolsas europeas.

Para ello vamos a recoger lo más destacado de un interesante artículo que ha publicado Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4 Banco, en expansión sobre este hecho. Veamos:
  • Las escaramuzas de guerra comercial entre EE.UU. y China son sólo el reflejo más visible de la pugna entre EE.UU. como potencia hegemónica actual y China como potencia emergente.
  • En apenas diez años la economía china ha doblado su peso en el total de la economía mundial, mientras que la estadounidense ha reducido su relevancia desde el 40% del inicio de la década pasada a menos del 25% en la actualidad.
  • El sistema político de China le permite planificar e implementar programas económicos a muy largo plazo.
  • En las democracias occidentales es una tarea hercúlea programas que excedan de una legislatura.
  • China pretende convertirse en el líder mundial de la innovación en 2045. China pretende convertirse en una potencia tecnológica, impulsando la reestructuración y el desarrollo de su sector industrial
  • Todo el plan lleva aparejadas ayudas e incentivos considerables a los fabricantes locales, que no disfrutan las empresas extranjeras. Esconde un elevado componente proteccionista.
  • Las razones de China para implementar su plan, son las mismas de las de Trump.
  • Las tensiones entre China y EE.UU. no son un mero tema comercial, ni sólo un desequilibrio entre importaciones y exportaciones recíprocas. Es una lucha de fondo por el liderazgo mundial.
  • Es prácticamente imposible que las tensiones de fondo no persistan, generando nuevos momentos de tensión en el futuro.
¿Pero es tan importante este conflicto comercial para los mercados? Nicolás López de M&G A.V. nos da la respuesta:

Poco se puede hacer ante esto salvo sumarse a la corriente defensiva o esperar a que en los próximos meses vuelva la confianza al mercado.El año 2018 se ha caracterizado por la gran divergencia entre el entorno de crecimiento de la economía global y los beneficios empresariales y el mal comportamiento de los índices bursátiles. Los inversores parecen temer que las tensiones políticas acaben teniendo consecuencias negativas para el ciclo económico y se mantienen a la espera de precios más bajos o de que remitan esas incertidumbres.
Las bajas valoraciones deberían favorecer una próxima recuperación aún en el supuesto de que se confirmara una desaceleración global más intensa de lo esperado.

capitalbolsa