https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Qué es un "hiper-crash"? y ¿nos dirigimos a uno? - Carlos Montero | | CapitalBolsa

Los mercados del mundo se dirigen hacia un "caída cataclísmica", si el comportamiento pasado sirve para pronosticar lo que sucederá en el futuro, según advierte un equipo de matemáticos polacos.
Y, el derrumbe financiero sin precedentes hará que la caída de Lehman Brothers, el estallido de la burbuja punto-com y el Lunes Negro se vean como "pequeñas caídas" en comparación, según los investigadores del Instituto de Física Nuclear de la Academia Polaca de Ciencias de Cracovia, en un reciente artículo en una revista.
“Los datos son, desafortunadamente, bastante ambiguos. Parece que desde mediados de la década de 2020, es altamente probable un colapso financiero global de una escala sin precedentes”, dijo el profesor Stanislaw Drożdż, de la Universidad de Tecnología de Cracovia.
“Esta vez el cambio será cualitativo. ¡De hecho radical!”, agregó.
Los matemáticos, Drożdż, Rafał Kowalski, Paweł Oświȩcimka, Rafał Rak y Robert Gȩbarowski llegaron a esta conclusión después del análisis del índice del mercado de valores S&P 500 desde enero de 1950 a diciembre de 2016.
Esto suena preocupante. ¿Por qué creen que va a suceder?
Los investigadores analizaron el "exponente de Hurst", un indicador que muestra la probabilidad de que un mercado experimente un cambio a través de calificaciones de 0 a 1, y encontraron que los mercados estables tienen calificaciones de alrededor de 0.5.
Sin embargo, el Lunes Negro o el crash del 19 de octubre de 1987 hicieron que el exponente de Hurst cayera por debajo de este.
Alrededor de 20 años después, el colapso del banco de inversión Lehman Brothers y la consiguiente crisis financiera global provocaron otra caída en el exponente de Hurst. Todavía no se ha recuperado.
Los investigadores consideran esto, y el hecho de que el exponente se haya mantenido por debajo de 0.4 desde entonces, como una señal siniestra.
Drożdż dijo que la frecuencia creciente de caídas junto con la incapacidad del exponente de Hurst para volver a niveles estables también es alarmante.
"Aquí tenemos una clara señal de que el nerviosismo del mercado mundial está creciendo todo el tiempo, durante décadas, independientemente de los cambios en las personas, la entidad de las empresas o la tecnología".
¿Cuándo podría suceder?
En 10 años más o menos. Sin embargo, una declaración de los matemáticos dijo que el objetivo de la investigación no era proporcionar "pronósticos catastróficos", sino demostrar las similitudes entre los eventos pasados ​​y la probabilidad de un evento futuro.
Drożdż reconoció que el pronóstico era terriblemente pesimista, pero advirtió que si los mercados financieros no cambian cualitativamente en los próximos años, este escenario en el peor de los casos podría convertirse en realidad.
Dijo que el uso de la criptomoneda podría potencialmente alejar a los mercados globales de esta realidad y señaló que el análisis matemático y los mercados financieros no siempre se alinean.
Y, agregó, los únicos que no saldrán perdiendo con este pronóstico serán los investigadores; "Si se produce la hiper-caída, habremos mostrado el poder de nuestras... herramientas estadísticas de una manera espectacular."
“Personalmente, sin embargo, preferiría que esto no sucediera. Si este es el caso y no se produce la hiper-caída, todavía tendremos una interpretación bastante aceptable de que nuestro pronóstico fue... correcto, porque el comunicado de prensa de hoy habrá influido en el comportamiento de los participantes del mercado y, bueno, habremos salvado al mundo!"
La curva de rendimiento invertida es otra señal de advertencia.
De acuerdo con los analistas, algo menos espectacular, pero también preocupante es la inversión de la curva de rendimiento del Tesoro de EE.UU.
La curva de rendimiento es la diferencia entre las tasas de interés de los bonos a corto y largo plazo. Los bonos a largo plazo tienden a pagar intereses más altos, por lo que una curva de rendimiento normal ofrece tasas más altas en plazos mayores. Una curva de rendimiento invertida es inusual e indica que los bonos a largo plazo están dando tasas de interés más bajas.
Y, una curva de rendimiento aplanada es generalmente una señal de que los traders e inversores están preocupados por el panorama macroeconómico. La curva de rendimiento de los Estados Unidos se aplanó significativamente en 1990, 2000 y 2007, todos estos fueron períodos que precedieron a recesiones.
Justo esta semana, la curva de rendimiento del Tesoro de los Estados Unidos se invirtió, dando otra señal de alarma. Es la primera vez que ocurre desde 2007.
La curva invertida muestra que los inversores piensan que es menos probable que el gobierno pague la deuda que debe en dos años de lo que debe en una década. En el caso actual, indica que los inversores piensan que es menos probable que el gobierno devuelva el dinero en tres años que en cinco.
La curva de rendimiento del Tesoro de los Estados Unidos se invirtió entre los rendimientos de 2 y 10 años antes de las recesiones de los Estados Unidos de 1981, 1991, 2000 y 2008 y ha precedido a las nueve recesiones de los Estados Unidos desde 1955.
"Parece que estamos entrando en una desaceleración. El mercado de bonos en los Estados Unidos está señalando una recesión y la mala noticia es que hasta ahora el mercado de bonos en los Estados Unidos nunca se ha equivocado en esto", dijo en noviembre el jefe de diseño de soluciones de inversión de Fidelity International, David Buckle.
"Cada vez que el mercado de bonos de Estados Unidos ha pronosticado una recesión, ha habido una y nunca ha habido una recesión sin que Estados Unidos diga que va a venir".