https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

RESUMEN SEMANAL: DEL 22 AL 26 DE OCTUBRE

En la semana se conocieron distintos indicadores que reflejan la actividad económica del país, tanto en términos de consumo como el estado del sector externo en el que ya comienza a verse los efectos post devaluación sobre la brecha comercial. Por otro lado, se aprobó la media sanción del Presupuesto 2019 en Diputados que pasará al Senado para lograr la sanción completa. También se aprobó la extensión del acuerdo con el FMI y se desembolsarán u$s 5.700 millones.
En el Presupuesto están previstos para el año entrante una caída en la actividad de 0,5%, una caída de 1,6% en el consumo privado y del 9,7% en la inversión. La inflación prevista es de 23%, con un dólar promedio a $40,10. Además, los inmuebles rurales quedarán exentos del impuesto de Bienes Personales.
El Indec presentó el Estimador mensual de actividad económica que mostró una caída interanual de 1,6% en el mes de agosto. En el índice desestacionalizado se mostró una variación mensual de 1,3%. En el desagregado se puede ver un crecimiento respecto del mismo mes del año anterior en el agro (2%), lo cual no sucedía desde febrero de este año a causa de la sequía. Si bien la intermediación financiera también mostró un incremento (7,1%), actividades como el comercio (-5,1%), la industria manufacturera (-4,1%) y hoteles y restaurantes (-1,3%) cayeron respecto del 2017. A su vez, en la construcción que venía mostrando constantes incrementos, ya se pueden ver los estragos de la devaluación con una caída de 0,7%.
Con respecto a la industria, el IPI presentó los números de septiembre. Se obtuvo una caída interanual muy significativa (-8,7%) y la serie desestacionalizada mostró una variación mensual de 0%. En un análisis desagregado, la caída más importante se dio en la producción de bienes de capital (-15,8%), seguida por los bienes de consumo durables (-13%) y los bienes de uso intermedio (-9,5%).
Por otro lado, se presentaron los números del Intercambio Comercial Argentino del mes de septiembre. La baja de 4,3% en las exportaciones, producto principalmente del efecto sequía y del efecto Brasil, se vio ampliamente superada por la drástica caída en las importaciones (-21,1%). El resultado de la balanza comercial fue superavitario en 314 millones de dólares, lo cual no sucedía desde diciembre del 2016.
En relación al consumo, se presentaron los datos de las ventas en centros de compras y en supermercados del mes de agosto. En los primeros se produjo una caída interanual real de 2,6%, aunque el acumulado de los primeros 8 meses continúa en valores positivos (5,6%). En los segundos la variación respecto del mismo mes del año anterior fue de -4,2% y el acumulado fue levemente positivo (0,8%).
El Indec presentó también la Encuesta de Ocupación Hotelera del mes de agosto que mostró una caída de 0,6% en el total de viajeros hospedados respecto del año anterior. Mientras que la cantidad de viajeros residentes cayó un 1,3%, la de no residentes aumentó un 2,6%.
En el plano monetario, continúa la estabilidad cambiaria con leves fluctuaciones de la moneda producto de los efectos de Wall Street. El riesgo país, sin embargo, no logra descender de forma considerable y se encuentra en los 667 bps.

El gráfico de la semana


En la semana se presentó el Intercambio Comercial argentino del mes de septiembre y finalmente comienzan a verse los efectos de la fuerte devaluación que sufrió el peso. Si bien las exportaciones se redujeron en un 4,3%, la fuerte pérdida del poder de compra impactó considerablemente en la compra de productos provenientes del exterior que cayeron un 21,2% respecto del mismo mes del año anterior. La balanza comercial se mostró superavitaria en 314 millones de dólares, luego de casi veinte meses de déficit comercial.
Dentro de las ventas al exterior, el desempeño de los productos primarios continúa siento altamente negativo (-32,2%), pero el rubro de combustibles y energía sigue creciendo a tasas exponenciales (131,7%). En relación a las compras provenientes del exterior, los bienes de capital cayeron un 42%, los bienes de consumo un 27% y los vehículos un 50% respecto del mismo mes del año anterior.
De todas formas, hay que tener en cuenta que, si bien este resultado ayuda a cerrar la brecha comercial, la caída de las importaciones se produce principalmente por la contracción de la demanda interna. Sumado a esto, por la fuerte dependencia de los insumos importados que posee la producción nacional, esta caída impactará negativamente sobre el nivel de actividad de la economía. Como ha sucedido históricamente en el país, se presenta un trade off entre la necesidad de solucionar el desequilibrio externo a costa de un impacto negativo en el crecimiento del país.
El desafío es, sin dudas, lograr una mayor productividad de las exportaciones y una reforma en la estructura productiva que permitan un crecimiento sustentable con una elasticidad ingreso de las importaciones menor a la existente.
rar una mayor productividad de las exportaciones y una reforma en la estructura productiva que permitan un crecimiento sustentable con una elasticidad ingreso de las importaciones menor a la existente.


invecq