https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"Las acciones están tremenda y enormemente sobrevaloradas"

"Mi negocio es buscar constantemente nuevas acciones ejecutando pantallas de valores, leyendo sin parar, mirando las carteras de inversores respetados, hablando con una gran red de profesionales de inversiones, asistiendo a conferencias, revisando las ideas publicadas en redes de inversores de valor y, finalmente, recorriendo una gran (y creciente) lista de vigilancia de compañías para comprar con un margen de seguridad significativo", afirma Vitaliy Katsenelson, director de inversiones en Ivestment M.A., en una entrevista en MW.

"Con todo esto, mi empresa está teniendo poco éxito para encontrar compañías sólidas a valoraciones atractivas. No sólo se fíe de mi palabra. Eche un vistazo a los gráficos a continuación, que examinan la valoración del mercado de valores desde perspectivas diferentes, pero que llegan todos a la misma conclusión: Las acciones están en promedio sobrevalorados entre tremenda y enormemente", añade.
Veamos los gráficos.
El primero muestra el PER del S&P en relación con su promedio histórico. El índice cotiza ahora un 73% por encima de su valor promedio histórico. Sólo en otras dos ocasiones en la historia las acciones fueron más caras de lo que ahora lo son: Justo antes de la Gran Depresión, y el período previo a que estallara la burbuja tecnológica:
El siguiente gráfico muestra el "indicador Buffet". Se le conoce así porque el mítico inversor ha declarado en ocasiones que es un indicador preferido para tomar la temperatura del mercado. En él se muestra la relación entre la capitalización de las empresas cotizadas frente al conjunto de la economía estadounidense (PIB). Cuando mayor es esta relación más caras son las acciones.

Este gráfico cuenta una historia similar al primero. Las acciones están muy sobrevaloradas, el mayor nivel de la historia excepto en la burbuja tecnológica (no hay datos de la Gran Depresión).
El tercer gráfico muestra el ratio de reposición Q de Tobin, es decir, el valor de mercado de las acciones en relación con su coste de reposición. Cuando mayor sea el ratio, más caras están las acciones. El gráfico refleja la misma conclusión que los otros dos, las acciones están extremadamente caras, entre los mayores niveles de la historia.
Katsenelson añade que el mercado de bonos está aún más sobrevalorado, pero que no hay que comprar las acciones por este motivo, "comprar acciones porque los bonos están aún más caros es tener la sensación de elegir un veneno porque es menos doloroso. ¿Qué tal ser paciente y no tomar veneno en absoluto?"


capitalbolsa