https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Halloween dará el pistoletazo de salida al rally final de año de las bolsas

Pocos movimientos al cierre de las bolsas europeas, en una sesión que ha dejado un “regusto” positivo, ya que se esperaban caídas tras la fuerte vuelta bajista ayer en Wall Street. El volumen de contratación ha sido moderado, y la volatilidad ha caído con respecto a jornadas anteriores.

Por poco que se tranquilice el ambiente en las bolsas, tendremos un buen final de año.
“La bolsa está cogida con hilos. Los inversores se sienten nerviosos después del horroroso mes de octubre que hemos sufrido. Ahora, eso no tiene por qué ser malo. Los que querían vender ya lo han hecho. Por poco que se tranquilice un poco el ambiente, y eso puede pasar tras las elecciones en EE.UU. de principios de noviembre, creo que tendremos un buen final de año”, nos comentaba un importante gestor nacional minutos antes del cierre.
La sesión europea amanecía con las noticias provenientes de EE.UU. con la última ocurrencia de Trump: Si no alcanza un acuerdo satisfactorio en la reunión que celebrará con el presidente chino en noviembre, gravará a todas las importaciones del país. Ese fue el motivo de porque ayer los índices americanos sufrieron la mayor vuelta en un día en 8 meses el Dow Jones y en 3 años el Nasdaq.
A pesar de esto, las bolsas asiáticas cerraban con alzas, y las bolsas europeas en preapertura apenas registraban movimientos. Trump cada vez es un factor menos creíble para la comunidad financiera.
Tal y como apuntaban en esa preapertura, las bolsas europeas abrían prácticamente planas. Los inversores analizaban el gran número de resultados empresariales que se publicaban a primera hora, entre los que destacaríamos en España las cuentas de BBVA y de Día, ambos muy mal acogidos por el mercado.

Tras conocer esa batería de datos macro, el Eurostoxx 50 caía un 0,31%, mientras que el Ibex 35 subía un 0,15%Tras la primera hora de negociación conocíamos los datos de empleo en Alemania que se ajustaban a las previsiones. La tasa de desempleo en octubre se situaba en un envidiable 5,1%. En cuanto a España, conocíamos el desplome de las ventas minoristas en septiembre, con una caída del 3,1% respecto del mismo periodo del año anterior. Otro dato negativo que conocíamos era el PIB de Italia en el tercer trimestre que se mantenía plano frente a una subida del 0,2% esperado y anterior.
Poco después se conocían otra serie de referencias macroeconómicas de importancia. A saber: Confianza empresarial en Italia en octubre que se situaba en línea con las previsiones, la confianza consumidora de la zona euro en octubre también en línea con lo previsto, y el PIB de la eurozona en el tercer trimestre que crecía un 0,2% frente +0,4% esperado.
Estos datos no tuvieron reacción en los mercados de valores, que se mantenían con ligeros descensos, ni en los de deuda, donde las primas de riesgo mostraban un ligero empeoramiento.
Conocíamos algo más tarde la subasta de deuda en Italia de bonos a 5 y 10 años, que mostraba un claro repunte en las rentabilidades. Si el coste financiero del país sigue subiendo, sus objetivos de déficit, ya de por sí elevados, no podrán cumplirse. Atentos con este hecho porque el efecto sobre las bolsas europeas puede ser devastador.
A media sesión las bolsas europeas cotizaban prácticamente planas, y el Ibex 35 subía ligeramente. El sector bancario español presentaba sólidas alzas a excepción de los títulos del BBVA que descendían tras sus decepcionantes resultados.
Si el coste de financiación sigue subiendo en Italia, sería devastador para las bolsas.
Wall Street cotizaban en preapertura con ligero signo negativo, lo que confirmaría en apertura. Sin embargo, tras ese débil comienzo de cotización, el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq se fueron con fuerza al alza, lo que posibilitó que se redujeran sensiblemente los descensos de más del medio punto porcentual que sufrían las acciones del viejo continente.
De ahí a finalizar la sesión poco más que señalar.
En el mercado de materias primas continúa la debilidad en el petróleo, con precios que no se veían desde el pasado agosto. El oro cae medio punto porcentual, mientras que vemos descensos también en otros metales como el aluminio, cobre, y zinc.
En el mercado de divisas vemos un comportamiento plano en el euro/dólar, que cotiza ahora en 1,1366, y alzas en el dólar/yen. La libra pierde terreno respecto a sus principales pares.
Para finalizar queremos recordar que a partir del 1 de noviembre nos adentramos en el periodo más beneficioso para los inversores en los ciclos de cuatro años de mandato presidencial estadounidense: Los seis meses posteriores a Halloween en el tercer año de mandato presidencial.