https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

FRENTE AL DESTINO


                      

El latrocinio, la corrupción, el desorden y el paulatino deterioro de las instituciones y las libertades públicas el 10 de diciembre del 2015,  más del 50%  de los argentinos pensamos que  habían quedado atrás y abrigamos la esperanza que con la elección del ing. Macri la república se encaminaba a la normalidad institucional, social y económica, y que lo peor lo habíamos superado. .

Trascurridos ya tres años de gobierno y restando solamente uno para finalizar su mandato el balance de este trienio en cuanto a los cambios esperados, básicos y fundamentalmente necesarios como son  la reestructuración  de la administración pública tanto nacional, como provincial y municipal, del sistema tributario y la legislación laboral,  fueron nulos,  consecuentemente esto se reflejo en lo  económico y social  por ello el panorama que puede ofrecernos hoy es desolador.  No es necesario volver a exponer lo mal que se administró la crisis durante este período, solo si recordar la soberbia, terquedad  y insensibilidad social de cómo se condujeron. Ahora bien solo tengamos presente el pasado para no repetirlo y resolvamos como encarar en lo inmediato la reconstrucción a tanto daño.

Esta situación de “dejar hacer, dejar pasar”,  que el gradualismo y el mercado pondrían las cosas en su lugar termino como tantos advertimos  en una crisis,  ante esta evidencia el Presidente y su equipo económico con total  desembarazo de un día para otro nos comunican que la plata se termino, que no podemos acudir a los mercados financieros externos porque ya no nos prestan más, que el dólar y el riesgo país se disparan sin control, que el desorden se profundiza y que como última alternativa resolvieron acudir al FMI en búsqueda de financiamiento por 30.000.- millones de dólares,  evidentemente advirtieron que los brotes verdes eran una utopía, que  los capitales que acudirán prestos a invertir en la Argentina solo resultaron capitales golondrinas que aprovechaban la inacción, impericia e inoperancia del gobierno para hacer pingues ganancias especulativas financieras.

En el mientras tanto continuaron con total desenvoltura aumentado los servicios  públicos como si estuviéramos en un festival de abundancia, no percibiendo  que estaban  ante un país en franca contracción económica e incontrolable inflación, con las consecuencias lógicas y previsibles de quiebras de empresas,  despidos, desocupación, y aumento peligroso de la pobreza con  el consiguiente malestar social.   A las pocas semanas advierten que los 30.000.- millones de dólares pedidos no alcanzaban, sin el mínimo sentimiento de vergüenza con total candidez elevan el pedido a 50.000.- millones de dólares, lo obtienen, pero como el jugador compulsivo apuestan por más para finalmente en un rasgo de total irresponsabilidad pedir  20.000.millones de dólares más, solo obtuvieron 7.100 millones, sintetizando nos endeudamos por 57.100 millones de dólares  a recibir este año y el próximo dejando al 2020 como Dios nos trajo al mundo.

Desconocemos la letra chica del acuerdo con el FMI, desconocemos el destino que se le va a dar a ese dinero, desconocemos que plan de contingencia tienen, solo nos informan que lo peor esta por venir.


En el mientras tanto para contener el valor del dólar y de acuerdo al las directivas del FMI para solucionar sus disparadas se fija una  banda de flotación, se comprometen a déficit 0, a no emitir, pero paralelamente continúan con el aumento de las tarifas de los servicios públicos y alientan el ingreso de capitales golondrinas mediante la colocación de títulos atraídos por las disparatadas tasas que pagan,  como si hubieran olvidado la experiencia de las Lebac, esto a no dudar que nos lleva nuevamente a estrellarnos  y conocemos su significado,  magnitud y final: la hiperinflación y el default.


La situación se agrava día a día, septiembre sufrió una inflación del 6,5% que proyectada al año resultaría  la  más alta de los últimos 27 años, en el mientras tanto el Ministro Dujovne dice que estos índices de inflación son pasajeros,  pero paralelamente los despidos continúan  incrementándose, la pobreza llega a niveles inconcebibles en un país como el nuestro, las Pymes y las economías regionales atraviesan situaciones en muchos casos terminales, y solo valga como ejemplo lo que ocurre con la fruticultura en Río Negro donde existen más de 3.600 hectáreas en estado de abandono  que son explotaciones  irrecuperables, pero no olvidemos que en otras épocas el valor de  una hectárea de frutales en el Valle equivalían por su valor a más de 20 has de la Provincia de Buenos Aires, también vale recordar que nuestras peras y manzanas eran las favoritas en toda Europa, y hoy vemos en las góndolas de los supermercados manzanas importadas de Chile, un verdadero despropósito.  Pero esto se repite en todas nuestras producciones regionales, exceptuando las de la Pampa húmeda que todavía son moderadamente rentables.

Los gremios con justificada razón reclaman por sus afiliados,  pero a sus dirigentes los   mueven otros propósitos que desvirtúan justos reclamos.  El partido peronista atomizado busca con sus vetustos y eternos dirigentes llegar al gobierno y en el mientras tanto Cristina con admirable olfato político espera agazapada transformarse en el ave Fénix y volver a la presidencia.
.
Me pregunto y les pregunto a los ciudadanos que habitamos este país, somos una manada de corderos que mansamente es conducida al matadero o somos seres pensantes responsables que delegamos la administración de la hacienda pública en un administrador temporal cuyo mandato finaliza dentro de 14 meses.

No queremos volver ni remotamente al pasado, el mismo nos conduciría a más pobreza, corrupción, marginalidad y confrontación, resumiendo al ostracismo y exclusión  como nación, queremos el cambio prometido, votado, deseado y esperado, queremos el afianzamiento de la democracia y el estado de derecho,  la continuidad constitucional, la vigencia y acatamiento a la ley, queremos lo mejor para este gobierno así resulta  lo mejor para todos los argentinos.

Por ello me permito reflexionar. Tenemos plena conciencia del camino minado que el Presidente debe transitar, esta realidad  nos conduce a considerar: ¿No llego el momento que el Presidente con la majestad que le da el cargo asuma, exponga y conduzca con idoneidad, honestidad y claridad el camino a la reconstrucción? ¿No llego el momento que el  Presidente en un acto de grandeza y demostrando la estatura de un estadista acepte errores y haga los cambios que los acontecimientos le demandan? Creemos en la buena  fe del Presidente, en su voluntad y deseo en superar la crisis, que no tenga duda alguna que crisis siempre es oportunidad, bien el Presidente hoy la tiene ante sí, es el gran desafío que debe afrontar, sus tiempos se terminan,  si sabe comportase como las circunstancias lo requieren posiblemente alcance su tan ansiada reelección y lo más importante podrá concretar sus promesas electorales, pero reitero se le terminaron las posibilidades de equivocarse, si no corrige el rumbo y continua ignorando la creciente pobreza y el profundo malestar de la población esta situación puede desembocar en una eventual desobediencia civil. Que reaccione, que recapacite y que Dios lo ilumine.

          Diego Lo Tártaro Presidente de IADER.