https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿CÓMO FINANCIARSE EN LA ERA DE TASAS DE 70%?

En las últimas semanas se ha dado una fuerte suba en las tasas de interés, algo que está generando fuertes dificultades en las empresas para poder financiarse. En medio de su batalla contra la inflación y para contener el dólar (teniendo éxito en esto último al menos durante la semana pasada), Guido Sandleris ubicó la tasa de las Leliq por encima del 70%.

Y la pregunta que uno puede hacerse es si quien tiene la máquina de emitir los billetes paga semejante tasa, ¿cuánto debería pagar una empresa? Bueno, la respuesta puede encontrarse mirando las tasas de descubierto y descuento de cheques que ofrecen los bancos superando ampliamente el 80% (y llegando hasta el 100%).

Es cuando las empresas se encuentran con un combo fatal: nivel de actividad cayendo, retraso en la cadena de pagos y tasas muy elevadas para financiar estos retrasos.

Un aliado para las pymes Si bien las tasas también son elevadas, en el mercado de capitales existen opciones de financiamiento que pueden reducir significativamente el costo financiero de la empresa.

  • En primer término, buscando reemplazar el descubierto bancario de cortísimo plazo, las empresas pueden tomar una Caución Bursátil en el mercado para plazos que van de 7- 30 días. Aquí las tasas oscilan entre 50–55% (muy por debajo del costo de un descubierto bancario). Algo importante a destacar en esto es que la empresa deberá dejar activos en garantía por lo que sólo será útil en caso de que la empresa cuente con cierto “colchón” (por ejemplo dólares) y que no quiera rematar a la espera de un pago de un cliente que se demora unos días.
  • Los cheques de pago diferido permiten financiarse para plazos que van de los 30 a los 360 días. La operatoria con ellos es muy simple de entender ya que funcionan de la misma manera que un cheque normal emitido a plazo. Aquí los costos son muy bajos y los requisitos mínimos, muy similares a los que se pide en un banco para abrir una cuenta. Dentro de las posibilidades que ofrecen los mismos, existen dos tipos de líneas que pueden ser usadas por la empresa: línea de cheques propios o línea de cheques de terceros (para descontar cheques provistos por sus clientes).
  • Avanzando en plazos, el pagaré bursátil constituye una herramienta que permite financiarse por plazos que van desde los seis meses hasta los tres años. Aquí una de las principales ventajas es que es un instrumento que se emite a descuento, por lo que el pago total recién se hará al vencimiento del mismo, sin tener que afrontar pagos parciales. Esto constituye una interesante herramienta para el caso de inversiones que demoren en la generación de flujos (caso típico de una compra de maquinaria). Los pagarés pueden ser emitidos tanto en pesos como en dólares, habiendo sido colocados a una tasa del 10% anual en dólares en promedio en los últimos días.
  • Por otra parte, la Obligación Negociable pyme permite la emisión de deuda que cotice en el mercado pero con costos mucho menores que la Obligación Negociable tradicional. Esto hace que una empresa pueda acceder desde montos bajos. Para conseguir esto, el mercado local, en conjunto con la CNV, tomaron el muy aceitado sistema de emisión de Cheques de Pago Diferido con el aval de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) y lo extendieron para su uso en este instrumento.
  • Un instrumento para estructuras y necesidades de capital ya mayores son los Fideicomisos Financieros. Estos son recomendables para plazos que van desde los 6 meses hasta los 3 años. Aquí los costos de estructuración, asesores y colocadores encarecen el proceso por lo que debería tratarse de capitales que superen los AR$100 millones para reducir el impacto de los costos fijos.

 
¿Cómo es el proceso?

Uno de los mitos presente en muchas empresas es que el mercado de capitales es prácticamente inalcanzable y muy difícil de utilizar para una pyme. Nada más alejado de la realidad. Hoy, cualquier pyme puede acudir a un productor bursátil o ALYC en busca de asesoramiento para poder financiarse en el mercado de capitales. La diferencia en el costo para la empresa más que amerita adentrarse en este nuevo mundo.

Y desde allí podrán asistirlo en la calificación crediticia con distintas SGR que son quienes le saldrán como avalista para poder emitir en el mercado de capitales, evitando así tener que hipotecar o prendar bienes de la empresa para conseguir financiamiento.

Los requisitos para completar la carpeta para su posterior Calificación Crediticia no difieren de lo que en gran medida piden todos los bancos para conceder crédito. Y la ventaja es que una empresa puede conseguir financiamiento mediante varias SGR, aumentando así el monto con el que puede financiarse.

En esto, como en casi todas las facetas de la empresa, es mejor planificarlo con tiempo. La calificación crediticia no tiene ningún costo en la mayoría de las SGR, por lo cual resulta interesante tener calificada la carpeta y lista para ser utilizada cuando sea necesaria, evitando tener que salir corriendo a tomar fondos en descubierto a cualquier tasa.






eleconomista