https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Arabia Saudí anuncia acuerdos de 56.000 millones de dólares tras un boicot parcial a la conferencia

Arabia Saudí ha afirmado que firmó negocios por 56.000 millones de dólares en una conferencia de inversiones esta semana y que espera que Estados Unidos siga siendo un socio clave, pese a haber sufrido un boicot parcial del evento por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.
Más de dos decenas de altos cargos y ejecutivos de Estados Unidos y Europa, incluido el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y los presidentes ejecutivos de grandes bancos, no asistieron a la conferencia tras el asesinato de Khashoggi dentro del consulado saudí en Estambul el 2 de octubre.
Había preocupaciones de que, al menos temporalmente, los vínculos comerciales con Occidente pudieran verse afectados, puesto que al revés que ha sufrido la reputación de Riad y el riesgo de sanciones económicas por el incidente con Khashoggi hacían más difícil generar nuevos negocios.
Aún así, la conferencia Iniciativa sobre Inversiones Futuras, de tres días, llevó a Riad a cientos de empresarios y funcionarios gubernamentales de todo el mundo.
"Hay más de 25 negocios pactados por 56.000 millones de dólares", dijo el ministro de Energía saudí, Khalid Al-Falih, a la televisión estatal el jueves, y agregó que eran empresas estadounidenses las que respondían por la mayor parte de esos contratos.
"Estados Unidos seguirá siendo una parte clave de la economía saudí porque los intereses que nos unen son más grandes que lo que se está debilitando por la campaña de boicot fallida a la conferencia", agregó.
En un principio, Arabia Saudí negó estar involucrada en la muerte de Khashoggi, pero un alto cargo saudí finalmente atribuyó su deceso a un intento fallido de llevarlo de vuelta al reino.
Turquía desestimó los esfuerzos saudíes de culpar de lo sucedido a agentes que actuaron por su cuenta e instó a Riad a buscar "de arriba a abajo" a los responsables.
El príncipe heredero a la corona saudí, Mohammed bin Salman, dijo a los inversores internacionales en la conferencia que la inquietud por el asesinato no desviará el impulso de reformas económicas y sociales del reino.
Aunque muchos países europeos manifestaron preocupación por el caso de Khashoggi, mostraban cautela con respecto a adquirir más acciones porque no quieren poner en riesgo miles de millones de dólares en contratos de defensa con Arabia Saudí, dijeron a Reuters varios diplomáticos en el Golfo Pérsico.



reuters