https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

1,4 millones de dólares triturados

En el mercado del arte vimos recientemente lo que va a suceder con el mercado de acciones.
Estamos en Hamilton, Bermudas. Los ingleses vinieron aquí por accidente, naufragaron en el siglo XVII. Nosotros vinimos a propósito... para asistir a una conferencia de inversión.

Ya tendré ocasión para contarles más sobre ella, pero mientras tanto, analicemos lo que estuvo pasando en el mercado.
Rebote débil
El rebote del viernes último en las acciones de Estados Unidos resultó decepcionante. El mercado abrió con una gran cantidad de compras... pero luego cayó por el resto del día.

Los veteranos dirían que pareció como un mercado bajista. Después de dos caídas tan grandes el miércoles y el jueves (la caída del miércoles fue la tercera caída intradiaria más intensa de todo el año), el rebote era casi inevitable.

Pero un rebote débil, dicen, indica una falta de convicción y generalmente presagia más bajas en el futuro.

¿Entonces qué tenemos aquí? Un mercado bajista en bonos parece haber comenzado en julio de 2016. Fue entonces cuando el rendimiento del título a 10 años alcanzó un mínimo del 1,37%.

Desde entonces, los rendimientos han subido y los precios de los bonos bajaron.

¿Habrá llegado ahora el momento para las acciones, también?

Desde el Financial Times indican:

... con los vientos en contra que crecen en los EE. UU. Y los riesgos de propagación a nivel mundial, el mercado alcista de nueve años sin precedentes está entrando en su período crepuscular.

¿Los grandes fondos de inversión están ahora mirando a las criptomonedas tal como reveló esta investigación? 

Es una posibilidad grande. Pero para la iluminación y el entretenimiento, alejémonos del mercado de valores y miremos el mercado del arte.

Algo notable sucedió en una subasta de Sotheby a principios de este mes.

Allí, también, algunos valores dudosos fueron destrozados, literalmente.


Provocador anónimo
En el mundo del arte, como en el mundo de las criptomonedas, un provocador anónimo ha enriquecido a muchas personas. “Satoshi” le dio al mundo Bitcoin. “Banksy” le dio al mundo su forma distintiva de vandalismo.

Banksy, quienquiera que sea, comenzó a dejar su huella, una parodia juguetona e inteligente del arte y la política, en Bristol, Inglaterra, en la década de 1990.

Puso letras simples en negro en el costado de los edificios públicos. Aproximadamente en el año 2000, notamos el daño en Londres, donde continuó su oficio.

Su fama creció y se desarrolló un animado comercio de sus obras. Fueron muy fácilmente reproducidas. Pero, así como Satoshi creó un límite para Bitcoin, Banksy inventó una forma de limitar la oferta de su arte.

Él creó una agencia, llamada Control de Plagas, para certificar, de ninguna manera confiable, cuando el trabajo era auténtico. Un bromista e irónico distinguido, alimentó el deseo del mercado del arte de sentirse moderno y auto-referencial.

Se supone que el dinero sustituye los recursos reales, especialmente el tiempo. Pero cuando el dinero falso emitido por la Fed se hace cargo, no sabes lo que vale nada. Y cuando el rendimiento real del dinero que ahorras es cero, o menos, casi cualquier cosa podría ser una buena alternativa.

Entonces, si los inversionistas sanos pueden comprar bonos a tasas de interés negativas, ¿por qué los amantes del arte no podrían gastar dinero falso en arte falso?

Banksy se burló de su estupidez en 2014, cuando Sotheby's subastó un marco dorado que supuestamente era del propio artista. En él, había grabado: “No puedo creer que idiotas en realidad compren esta mierda”.


Girando hacia fuera
Lo mismo podría decirse de cientos de acciones y bonos, especialmente los del sector tecnológico.

Al igual que en la burbuja de las puntocom de 1999, muchas de estas acciones se están vendiendo mucho más allá de cualquier expectativa razonable de ganancias compensatorias. Al igual que las obras de arte del vándalo inglés, la gente simplemente las compra porque los hace sentir geniales... y piensan que pueden aumentar su valor.

Y las probabilidades para ello eran buenas. La Reserva Federal sigue prestando a la tasa de la inflación... y el Banco Central Europeo y el Banco de Japón siguen ofreciendo dinero a tasas nominales negativas.

Con tanto dinero gratis chorreando en el arte liviano y las acciones vacías... ¿qué otra cosa podrían hacer sino subir de precio? Pero al final, la broma ya no es divertida, no cuando desaparece el dinero falso.

El viernes, los comentaristas hablaron sobre el dinero “rotando de acciones a bonos”... como si solo estuviera cruzando la calle. Pero el dinero falso no solo se mueve hacia los lados.

Cuando sale de la ciudad... ya nunca vuelve.

Un hombre compra una acción por USD 50 un día. Al día siguiente, no puede encontrar a nadie dispuesto a pagar más de USD 40. La diferencia de USD 10 no se mudó a ninguna parte. Se desvaneció.

Y así, también, todo un mercado puede ser inflado con dinero falso... y luego desinflado, como un neumático pinchado. El dinero nunca existió, excepto como aire electrónico.

Luego, cuando suficientes personas tocan la tecla “vender”... es el fin.


El amor está en tacho de basura
Eso parece ser lo que Banksy estaba tratando de decir, a su manera traviesa, recientemente. Sotheby's puso en subasta una de sus obras, una reproducción de su famoso dibujo de Girl With Balloon, en un marco sospechosamente pesado.

En la subasta, la obra se vendió por USD 1.4 millones. Pero cuando cayó el martillo, se disparó una alarma y se activó una trituradora que había sido incorporada en el marco. Cuando la multitud quedó sin aliento, el “arte” se hizo pedazos.

No sabemos cómo se sintió el comprador al respecto. Sotheby's, el creador de mercado, debe haber llamado de inmediato a sus aseguradoras. Ahora, en tiras, ¿valía algo el cuadro?

Pero el comprador no habría hecho ninguna oferta si no deseara participar en la broma.

Y, en el centro de atención de los medios, el prestigio y el valor del estado de la obra pueden haber aumentado. El “Banksy” en cuestión fue una imitación por parte de un artista anónimo de una representación de otro bufón anónimo (¿quizás el mismo?).

¿Quién sabe? El nuevo propietario lo aceptó de buena gana cuando el artista lo renombró Love Is in the Bin (El amor está en el tacho de basura).

Por primera vez en la historia, un artista misterioso, que controlaba de forma remota una trituradora de papel, produjo una obra original justo en frente de los ojos de la multitud sorprendida.

El comprador podría haber conseguido una buena ganga después de todo. Tal vez el resultado vale más de lo que pagó. Pero dudamos que en las inversiones financieras las cosas resulten igual de bien. Los inversores no se sentirán tan bien cuando pierdan dinero. Y una vez destruido éste por el mercado bajista, sus acciones y bonos no valdrán nada.

Saludos,

Bill Bonner Para CONTRAECONOMÍA