https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Para los empresarios, las medidas no despejan las dudas sobre la fortaleza política del Gobierno

Con el discurso de Mauricio Macri y las medidas de Nicolás Dujovne ya anunciadas, el precio del dólar volvió a remontar luego de haber iniciado la jornada de lunes con valores más bajos de los que había tocado el último día de la semana pasada.
Esta foto fue la que, para los empresarios, mejor refleja la respuesta del mercado y de los propios industriales a las decisiones que el Gobierno hizo públicas con el objetivo de mostrar señales de fortaleza tanto política como económica.
Según los hombres de negocios, la aplicación de retenciones transitorias a todas las exportaciones y la reducción de los gastos del sector público no alcanzan para recuperar la confianza en el liderazgo del presidente Mauricio Macri y de su gabinete reformulado.
Precisamente, las mayores críticas se resumen a dudar de la capacidad política de la gestión de Cambiemos para poder cumplir con las promesas de ajustes, además de advertir que mayores impuestos a las ventas al exterior van a provocar un freno a nuevos planes de inversión.
En este sentido, operadores bursátiles calificaron a las medidas como “más de lo mismo”, aunque admitieron que por primera vez el Gobierno muestra que tendrá capacidad de pago para hacer frente a los vencimientos financieros del año próximo.
En cuanto a la evolución del dólar, estiman que con la aplicación de las retenciones a todas las exportaciones de $3 y $4 por cada dólar según el sector, el Gobierno le puso un piso a la moneda norteamericana. Aseguran que el pago adicional será trasladado a sus precios por parte de los industriales que vendan al exterior y eso evitará una baja de su cotización con relación al peso.
Por caso, en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires recordaron que el mercado no dudaba del cumplimiento del Gobierno de sus obligaciones como sí de la fortaleza política de la gestión de Cambiemos.  “El dicurso de Macri no fue el de un estadista y no generó la sensación de confianza que el mercado busca”, sostuvo uno de los referentes de sector para quien la combinación de lo anunciado por Macri con la conferencia de prensa de Dujovne no terminó de despejar las incertidumbres y dudas sobre el Gobierno.

Entre los industriales, la sensación fue similar. “Son medidas negativas que sólo hacen que el ajuste lo paguen los pobres y la producción”, asegura José Urtubey, uno de los principales referentes de la Unión Industrial Argentina (UIA).
Para el dirigente empresario, el paquete anunciado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, no estimula el valor agregado y no resuelven el problema de la matriz productiva e industrial “que está dañada desde hace muchos años”.
La mirada crítica de Urtubey seguramente marca la postura que tomará el resto de los integrantes de la UIA este martes cuando reciban al Presidente Macri en la conferencia industrial que tradicionalmente organiza la entidad empresarial en Parque Norte.
“La economía está lastimada tanto en su mercado interno como en su perfil exportador, por lo cual sería bueno que el Gobierno fijara prioridades para poder recomponer la matriz productiva”, agrega el hermano empresario del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.
“Hoy, no tenemos mercado interno y a los exportadores ahora le quieren quitar más competitividad de la que ya perdió, aun con el tipo de cambio tan alto”, considera el dirigente industrial, quien además estima que antes de hablar de ajuste, el Gobierno debería tener en claro la forma de “encender los motores del desarrollo”.
Incluso, hasta advierte que está en peligro la cadena de pagos, que la financiación es inexistente y que la presión tributaria es “enorme”. Por lo tanto, asegura que las medidas anunciadas solamente agravarán la situación actual, que ya es mala. 

“Nada de lo anunciado habla de cómo incentivar la producción o la inversión, por lo cual nuestra mirada es totalmente negativa y así se lo vamos a decir al Presidente en nuestra conferencia industrial”, anticipa Urtubey, quien también es uno de los principales accionistas de Celulosa Argentina.
Su colega en la UIA, Daniel Funes de Rioja, coincidió con la mirada sobre las medidas anunciadas aunque defendió el mensaje presidencial teniendo en cuenta el objetivo de anunciar medidas específicas para reducir el gasto.
De todos modos y al igual que Urtubey, advirtió que el plan de ajuste no resuelve los problemas de competitividad de la industria mas allá de la necesidad de reducir el déficit fiscal. “Hay muchos impuestos nacionales, muncipales y hasta provinciales que atacan a la industria, además de un dólar que en vez de ser competitivo es especulativo”, agregó el presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

Dudas en la industria

Otros empresarios que estarán presentes en el evento de la UIA también evidencian su descontento con las medidas. En este caso, varios referentes del sector automotriz se mostraron preocupados por la falta de señales políticas que evidencien fortaleza del Gobierno ante los mercados. Sostienen que más que los aranceles a las exportaciones o las intenciones para bajar el déficit fiscal y llevarlo a cero el año próximo, Macri no logró convencer a los mercados sobre su capacidad para enfrentar la crisis. Aseguran que los cambios en el gabinete sólo muestran una reorganización de ministerios y funciones y no una profunda reestructuración como la que se le viene reclamando a Cambiemos.
De hecho, hubiesen preferido el regreso de Alfonso Prat Gay y Carlos Melconian.  “Son personas que le pueden aportar credibilidad e inteligencia a un gabinete que hoy no tiene respaldo de los mercados”, se sinceró el titular de una de las automotrices de origen extranjera más fuerte en el mercado local.
En cuanto a las medidas estrictamente económicas y teniendo en cuenta que el 80% de la producción de este sector se destina a los mercados internacionales, advierten que las retenciones harán más difícil exportar.
“Habrá que ver cómo cierran los planes de negocios con esta carga adicional de medidas casi improvisadas que ahora están siendo analizadas por nuestras casas matrices”, agrega otro hombre del sector automotriz consultado por iProfesional.
Si bien los empresarios aclaran tener intenciones de “ponerle una ficha” al Gobierno para evitar la vuelta de recetas del pasado reciente, añaden que en la Argentina “ya nadie firma un cheque en blanco a ningún gobierno”.

El mismo escenario destacan en el sector autopartista, donde se califica a las medidas como “antipáticas”, con impuestos muy malos, aunque admitieron que no había otras opciones ante una sociedad que reclama múltiples demandas y que espera siempre soluciones mágicas y que el esfuerzo lo hagan “los otros”.“Queremos confiar pero todo depende de cómo se evolucione tras los anuncios y cómo el Gobierno logra cumplir o no con el ajuste, si logra aprobar el Presupuesto, si se cumple con la reforma tributaria, si se contiene la inflación y se estabiliza el dólar”, resume el gerente de una terminal de origen europeo.
Entre los fabricantes de piezas para el sector automotor, consideran que sería inédito contar con un déficit cero sin una soja cotizando a u$s600 la tonelada. “Si se logra, estaremos ante un cambio estructural muy positivo” se entusiasma uno de los principales referentes de este sector en el cual se cree que el efecto final en la competitividad sea positivo, pero sin mucho margen al tener sus costos dolarizados.
Por el lado de la industria petrolera, sus referentes hacen referencia a que las medidas anunciadas fueron obligadas por un mercado que le puso fin a la política de gradualismo implementada por el Presidente Macri desde que asumió en el 2015.
“El Gobierno debió tomar decisiones como la de ir hacia un déficit cero el año próximo, bajar a la mitad el gasto público y aumentar los ingresos vía retenciones”, grafica Alejandro Macfarlane, uno de los principales ejecutivo del mundo energético.
Según su visión, “si las medidas surten efecto, lo que debería pasar es que el país volvería a crecer”, predice el dueño de Camuzzi Gas Pampeana. En este marco, también considera positiva la decisión oficial de otorgar sumas adicionales a los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH) para paliar la caída de sus ingresos. “Es bueno que el Gobierno quiera proteger a los más afectados, que son los sectores mas desprotegidos”, añade al entender que será uno de los sectores que se verá más afectado por la recesión y la caída del consumo en los próximos meses.
Entre los economistas, en tanto, las medidas fueron consideradas como de coyuntura y de emergencia, pero sin atacar los problemas de fondo de la economía argentina. “Se baja la meta de 1.3 a cero con derechos y con suspensión del aumento mínimo no imponible a contribuciones patronales”, explica Juan Luis Bour para quien no está claro “si después, el crecimiento va a resolver todo ya que habría que tener atado el gasto para que no suba”.
Para el analista, se trata de un dato que no está garantizado con lo cual el programa repone repone impuestos y baja déficit, pero no ofrece nada estructural en el gasto. “Puede estabilizar hoy pero no soluciona las cosas con crecimiento si no amarras el gasto”, añade Bour.
Por su parte, Arnaldo Bocco critica todo el plan de ajuste. “Es un gobierno golpeado que no despeja las dudas sino que las agudiza, más cuando el discurso de Macri muestra a un presidente a la defensiva y no a uno que quiere enfrentar la crisis”, cuestiona el economista. 

“Todo el paquete de medidas tendrá fuerte impacto en la inflación, en los salarios, en los ingresos de toda la sociedad, en una pérdida de fuentes de trabajo”, agrega.  De hecho, considera que lo que se viene es “un país más pobre, con más desempleo, con un menor ingreso per cápita que el que recibió Macri”.


iprofesional