https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Análisis técnico de Telefónica: La teleco en el alambre

Telefónica fue la semana pasada protagonista en negativo para cerrar el mes. Significativamente por haber marcado nuevos mínimos anuales intradiarios en los 7,087€, cediendo de la proyección de una directriz ajustada con los mínimos de 2012/2016. Y sigue frustrando las expectativas del patrón de cambio al que parecía apuntar a inicio del periodo estival. La crisis argentina se vuelve a cebar con le valor, tomando el relvo al sector bancario que sufre con Turquía especialmente el BBVA. Además, si le juntamos el palo a Inditex tras el ajuste de valoración de JP Morgan, los pesos pesado no dan tregua al Ibex que vuelve a colocarse por debajo de los 9.500 puntos a la espera del cierre mensual.
De finalizar así la semana se confirma la amenaza de la pérdida de la directriz de soporte de avance y zona de soporte entre los 7,15€-7,00€ e incrementaría las probabilidades significativas de entrada al escenario correctivo que supondría perder esta referencia que se activaría por debajo de los mínimos de 2016 sobre los 6,50€ y con un primer objetivo hasta la zona de los 5,70€ que se vieron en 2012. Seguimos sin poder descartar si se complica el panorama global o hay una cesión significativa de los índices americanos, sobre todo del sector tecnológico, que parece que no se valora sobre el mismo el impacto que puede suponer la guerra comercial y sus trabas para el sector.
Cualquier intento de tener un mínimo rebote técnico pasa de forma previa por buscar cierres semanales por encima de los 7,80€ y buscar nuevamente un patrón de vuelta atacando la zona de los máximos anuales.
Así conseguiría una estructura con potencial de continuidad para seguir teniendo la consideración de rebote técnico, pero para pasar más allá del mismo y acabar formando un patrón de vuelta con el que poner fin a la corrección que arrancaba en los máximos de 2017, tiene pendiente la superación de forma consistente y con intención del nivel de los 8,25€-8,40€. Cerrar por encima de este nivel confirmaría una estructura de doble suelo con un objetivo teórico de proyección hasta la zona de los 9,35€. Por el camino supondría marcar nuevos máximos anuales y dejar atrás los máximos relativos anteriores, además quedaría por encima de la actual directriz bajista que domina el movimiento mayor desde los máximos de 2015. Quedaría el valor colocado en un escenario lateral con el sesgo positivo y con opciones de atacar la siguiente zona de resistencia clave en los 10,00€. Ello sería superar los máximos de 2017 y tener opciones de buscar un escenario de avances a medio plazo más consistente con el que mirar el ataque a la zona de los 12,00€ de los máximos de 2015 que son también niveles de máximos históricos para el valor. Por ahora este escenario está descartado y sólo comenzaría a incrementar sus probabilidades asignadas a partir de la confirmación de este primer patrón de vuelta. Pero serían todavía muy mínimas. Sólo será algo más visible tras la superación de niveles en torno a los 9,50€.
Los riesgos son altos en este momento y este escenario positivo tiene por ahora las mínimas probabilidades asignadas y podría prácticamente descartarse si marca los mínimos de 2016, perdiendo de forma clara esta zona de los 7,00€ de forma previa.


finanzas.com