https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

UN “BOMBAZO” PARA LA ECONOMÍA REAL

Los eventos de los últimos días, cuyo desenlace aún no se conoce, agravarán aun más las pobres proyecciones que tenía la economía real para 2018 e, incluso, 2019.

La fortísima suba del dólar acelerará la inflación. Las proyección, que arrancaron 2018 debajo de 20%, ya habían subido a 32-35% antes de la semana en curso. Tras la renovada presión cambiaria, la nueva barrera es 40%. Un número similar a 2014 y 2016. Eso impactará fuertemente en el salario real, que caerá aún más y, por ende, en el consumo, el principal motor de la economía.



Ese bajón del consumo, junto a la incertidumbre imperante, frenarán las decisiones de inversión, que ya venían cayendo. También jugará en contra la suba del costo de financiamiento. Hoy, el BCRA puso la tasa de  interés en 60%y dijo que no la bajará hasta fines de 2018.


También operará como un factor contractivo el ajuste fiscal que, tal como anunció ayer Nicolás Dujovne, se intensificará para calmar a los mercados. También puede afectar a los PPP, la gran apuesta oficial para compensar la caída de la obra pública.



eleconomista