https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Silencio estival que precederá a un otoño muy complicado

Pocos movimientos en la apertura de las bolsas europeas
  • La tensión comercial se relaja a la espera de las nuevas rondas proteccionistas
  • Los técnicos hablan de señales que no se habían dado desde la burbuja tecnológica
  • Preocupa entre los gestores la volatilidad en mínimos

Nuevo día de transición en las bolsas europeas, en una jornada de escasos movimientos y bajo volumen de negociación. Pocas referencias macro y microeconómicas de importancia. La tensión comercial parece haberse relajado en los últimos días, lo que ha posibilitado este compás de espera tan necesario.
La jornada comenzaba con fuertes alzas en la bolsa china tras unos datos de inflación en línea con las expectativas, y descensos en la bolsa japonesa por unos pedidos de fábrica muy por debajo de las previsiones.
En el mercado de divisas los primeros movimientos eran de fortaleza del dólar frente a sus principales pares, a pesar de que algunos analistas como JP Morgan, están advirtiendo a sus clientes que la administración Trump puede vender dólares para debilitar la divisa verde y facilitar así sus exportaciones.
En el mercado de materias primas veíamos ligeras caídas del petróleo y moderados ascensos en otros metales como el cobre o el zinc.
Las bolsas europeas abrían con ligeros descensos y un bajo volumen de negociación.
Siempre que Trump esté callado la tendencia es a comprar.
“Hoy la agenda macro si nos proporcionará una referencia de mayor calado. Conoceremos la evolución del índice de precios de producción de EEUU en julio. (…) Esperamos que cualquier repunte de la inflación por encima de lo esperado, que haga temer a los mercados que la Fed se va a ver abocada a subir los tipos de una forma más acelerada de lo que tenía programado, sería muy mal recibido por la renta variable. Por ello, creemos que los inversores mantendrán cierta cautela hasta la publicación del dato”, comentaban los analistas de Link Securities en apertura.
Destacar en ese comienzo de mercado europeo el desplome de la lira turca ante la preocupación de los inversores sobre la incapacidad de las autoridades para controlar la inflación.
Tras la primera hora de contratación el Eurostoxx 50 caía un 0,22%, mientras que el Ibex 35 descendía un 0,34%

Las bolsas europeas en la primera parte de la sesión se mantenían con ligeros descensos, y una escasa volatilidad. Entre el máximo y el mínimo intradía del Eurostoxx 50 había un margen de tan solo 18 puntos.Las tensiones comerciales entre EE.UU. y China se mantienen, pero por ahora no se incrementan, lo que da cierta tranquilidad entre los inversores de que esta disputa no vaya a llegar a más. Nuestra opinión es que es la calma que precede a la tempestad. Trump también se ha cogido vacaciones.
A media jornada el Eurostoxx 50 caía un 0,35%. El Ibex 35 -0,25%
El dato macro importante de la jornada se publicaba a las 14:30 en EE.UU. El índice de precios a la producción en EE.UU. en junio se mantuvo inalterado frente una subida esperada del 0,2% y +0,3% anterior. Sin comida y energía la subida fue del +0,1% frente +0,2% esperado. Datos positivos porque no muestran, por ahora, presiones inflacionistas en EE.UU.
Wall Street abría prácticamente plano y con un bajo volumen de negociación. “Siempre que Trump esté callado la tendencia es a comprar”, nos comentaba un operador londinense.
Poco después de la apertura de Wall Street se conocía el dato de inventarios mayoristas de EE.UU. en junio, con una subida del 0,1% frente +0,2% esperado. No tuvo efecto en los mercados que mantenían un comportamiento prácticamente plano tanto en Europa como en EE.UU.
Ahora bien, hay que distinguir entre la evolución de Wall Street y de las bolsas europeas. Mientras que el primero está cerca de máximos históricos, a pesar de las incertidumbres comerciales que se ciernes sobre el país, a los mercados de valores del viejo continente les cuesta horrores mantener una tendencia alcista consolidada. El dinero sigue afluyendo al mercado estadounidense, y el dinamismo de su economía es más atractivo para los grandes gestores, que la vieja Europa.
Cada vez menos acciones llevan la carga del mercado.
De cualquier forma, y como señalan los analistas de Morgan Stanley entre otros, se ven signos de agotamiento en las bolsas. "Cada vez menos acciones llevan la carga del mercado. Esto es una señal de agotamiento y, en nuestra opinión, es una mala señal para mayores ganancias de precios", afirmaba Morgan en una nota a clientes.
Por tanto, no se dejen engañar por la aparente fortaleza de Wall Street, porque esta se fundamenta en el comportamiento de cada vez menos valores, algo que en el pasado siempre precedió a caídas de cierta importancia.


capitalbolsa