https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LA TRAMA DE LOS CUADERNOS - - Rumor: Centeno escribía para Milani

La prolífica colección de cuadernos de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta, contiene narraciones con detalles de una precisión llamativa. Se dijo que Centeno los escribió así para tener un reaseguro de su futuro laboral cuando Cristina Fernández dejara el poder. Es decir, para la extorsión. Sin embargo, no los usó. Entre oficiales del Ejército ya retirados hay otra explicación para esa bitácora cuyo estilo les resulta familiar ¿estamos frente a borradores de partes de inteligencia? ¿Y si es así, quién los leía? Los detalles, incluso de los contactos que Centeno relata haber tenido con los Kirchner, habrían servido para el ascenso de quien recibía esas anotaciones y a quien respondería Centeno ¿cómo inorgánico de inteligencia? Y otra cuestión: los colaboradores del fiscal Stornelli están muy desconfiados de que los cuadernos hayan sido quemados ¿dónde estarían?


Una de las tantas incógnitas sobre los cuadernos de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta (el funcionario mano derecha de Julio De Vido en Planificación Federal) es la prosa detallista de los encuentros de su jefe con los empresarios que le entregaban dinero para la colecta de la campaña kirchnerista.
Hilda Horovitz, la expareja del chofer, argumentó que "iba a utilizar los cuadernos" para que el segundo de De Vido lo llevara a trabajar con él cuando los Kirchner se fueran del gobierno. Sin embargo, "los terminé usando yo", dijo.
"Los cuadernos estaban en mi placard", agregó Horovitz que tras la separación con Centeno se habría presentado en el despacho del juez federal Claudio Bonadio y acusó a su expareja de llevar y traer bolsos repletos de dinero.
Sin embargo, Jorge Bacigalupo, un sargento retirado de la Policía Federal de 73 años, contó que Oscar Centeno le entregó los cuadernos: "En septiembre u octubre del año pasado, un día me trae una caja cerrada y me dijo 'Por favor, guardame esto. Son anotaciones que he hecho sobre el trabajo que hago con (Roberto) Baratta'", relató sobre lo que le dijo Centeno a las cámaras de América, la semana pasada.
Después de que Centeno se los diera por "confianza", Bacigalupo aclaró que llevó los cuadernos al diario La Nación porque "no conoce a nadie en la Justicia".
Y niega un vínculo con el exjefe del Ejército César Milani o su pertenencia a los servicios de inteligencia: "Los desinformadores dicen cualquier cosa, desde fantasear con que Centeno pertenece a los servicios, o que lo puso (César) Milani, cosas totalmente fuera de contexto".
Sin embargo, se contradice con la supuesta explicación de que Centeno quería extorsionar con los cuadernos a cambio de trabajo después de que Cristina dejara la Presidencia. Según el policía, "cuando toma estado público la denuncia" que Hilda Horovitz, le hace a su expareja Centeno, y Baratta resulta detenido por primera vez, "no fue muy difícil ligar" las motivaciones del chofer para desprenderse, temporalmente, de los cuadernos. Y aclaró que si Centeno "hubiera querido extorsionar" a alguien, "lo hubiera hecho. En ningún momento a Baratta le pidió nada".
Entonces ¿para qué guardó los cuadernos y registró tantos detalles si no era para pedir trabajo ni para denunciar a los implicados en las supuestas coimas?
"Los tengo yo", habría afirmado el exchofer la semana pasada ante el fiscal Carlos Stornelli sobre los cuadernos. Se los buscó en el placard antes mencionado y en lo de su cuñado, pero no aparecieron.
Luego se desdijo y amplió su declaración donde sostuvo que esas anotaciones las "quemó" en "la parrilla" de su casa. El hombre argumentó que lo hizo porque le traían muchos problemas y que lo había hablado con un excompañero de trabajo del Ministerio de Planificación, el cual le recomendó que se deshiciera de ellos ¿con quién les traería problemas esos cuadernos además de su ex? Muy raro todo el periplo...
Entre oficiales del Ejército ya retirados hay un fuerte rumor que explica ese sinsentido: Afirman que Centeno pudo haberse desempeñado como inorgánico de inteligencia del Ejército en la época en que Joaquin Pereyra (Suboficial Mayor R del arma de ingenieros y de la especialidad de inteligencia) tenía supuestamente armada una red de espías, presuntamente al servicio de Milani, quién era por entonces el jefe de inteligencia y que tenía una gran relación con Fernando Pocino, quién lo introdujo en el universo K.
Hay que recordar que Pocino tenía una relación con una hija de Nilda Garré, la exministra de Seguridad.
Lo concreto es que en medios castrenses se explica que los cuadernos de Centeno eran, en verdad, notas (como borradores) para los partes remitidos a la jefatura de inteligencia.
¿Será Centeno un inorgánico al igual que otros informantes que permanecen aún anónimos?
¿Le habría permidio la información de Centeno ascender a Milani gracias a datos precisos y detallados de cuestiones íntimas del gobierno K?
Esta última interrogante siempre se ha mencionado como la verdadera razón para el nombramiento en 2013 de Milani al frente de las Fuerzas Armadas. ¿es verdad que gracias a esa información, el General tenía muy comprometido también a Julio De Vido?
Y por último, los colaboradores del fiscal Stornelli ahora desconfían de que los cuadernos de Centeno hayan terminado quemados ¿en poder de quién estarían entonces?

urgente24