https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Emisiones de carbono anuales de Bitcoin son mayores que las de Suiza

Se necesitan más de USD $ 3,6 mil millones al año para extraer Bitcoin, de acuerdo con este índice de consumo de energía. Extraer un solo bitcoin equivale a la energía que usan al día más de 31 casas. 

Bitcoin no es nada ecológico.  Tiene un impacto ambiental mayor que cualquier otra moneda. Aunque mucha gente está ganando millones con esta criptomoneda, en realidad Bitcoin le hace daño al planeta: se crea a través de un proceso llamado bitcoin mining, que utiliza más energía que cientos de países. Hoy, la huella de carbono de Bitcoin es más grande que la de Suiza, por ejemplo. A medida que la criptomoneda se haga más popular, las emisiones de carbono deBitcoin  seguirán aumentando vertiginosamente.
Actualmente, la minería de Bitcoin gana un poco menos de USD $ 5 mil millones por año. Sin embargo, se necesitan más de USD $ 3,6 mil millones para extraer todo ese Bitcoin, de acuerdo con este índice de consumo de energía.
Como resultado, la extracción de más Bitcoin produce más emisiones de dióxido de carbono que conducir un Lamborghini.
A diferencia de las monedas fiduciarias, que solo la reserva federal puede imprimir, Bitcoin está descentralizada, lo que significa que la única forma de crear bitcoins es a través de la minería. Para extraer bitcoins, se necesita ejecutar un software específico para resolver problemas matemáticos complejos. Mientras más rápido se resuelvan estos problemas (correctamente), más bitcoins recibirá el minero.
La extracción de Bitcoin emite una gran cantidad de dióxido de carbono. Específicamente, una transacción de Bitcoin requiere 922 kWh, que es aproximadamente la energía que se necesita para alimentar 31,16 casas por un día. Esto se traduce en 451,72 kg de dióxido de carbono por transacción y hace que la huella de carbono anual de Bitcoin sea de 35.830 kilotoneladas.  Por ello, la huella de carbono de Bitcoin es más grande que las 35.306 toneladas anuales que produce Suiza en emisiones de dióxido de carbono según el Banco Mundial.
En comparación, 100.000 transacciones con tarjeta de crédito usan alrededor del 25% de la energía que se necesita para procesar una transacción Bitcoin, sin incluir el costo que implica el funcionamiento de una oficina de tarjeta de crédito.
A medida que el precio de Bitcoin aumente, mejores serán los beneficios de su explotación. En otras palabras, puede justificar para los mineros el gasto de una increíble cantidad de energía, y generar una cantidad aún mayor de dióxido de carbono, si un bitcoin vale decenas o cientos de miles de dólares.
Cuando el precio de Bitcoin aumente, el volumen y la velocidad de la minería aumentarán también. Además, cuanto más rápido se puedan calcular los algoritmos de prueba de trabajo, más bitcoins se ganarán y más energía se usará.
En el corto plazo, la huella de carbono de la minería Bitcoin se podría disparar aún más, a no ser que se desarrolle una forma más sofisticada de extraer criptomonedas que involucre menos algoritmos y menos energía. En cualquier caso, la minería Bitcoin no continuará para siempre, pues ya se ha extraído. Ya se han extraído 17 millones de los 21 millones de Bitcoin.
Fuente: Blocklr