https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Ricoh impulsa el aprendizaje activo en las aulas


La visión de la "transformación de las aulas" se traduce en reducir las conferencias y enfocarse en desarrollar proyectos grupales y otras formas de aprendizaje a través de la evolución hacia la economía del conocimiento
Ricoh impulsa el aprendizaje activo en las aulas para mejorar el proceso de aprendizaje e identifican tres canales de cambio para focalizar la innovación y obtener una educación adaptada a las nuevas expectativas: la experiencia colaborativa, el contenido alineado y la enseñanza diferenciada.

 “Actualmente, captar la atención de los alumnos constituye uno de los mayores desafíos de los profesores. En la era de la conectividad constante e instantánea, la capacidad de concentración del estudiante ha disminuido dramáticamente. Eso significa que los días de las clases magistrales frente al aula podrían terminar en un futuro próximo” dijo Fernando Maroniene, Vicepresidente de Marketing de Ricoh Latinoamérica.

De acuerdo con la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) que analizó 225 estudios que informaron de los puntajes en los exámenes y el rendimiento estudiantil en los cursos de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM), los promedios en los exámenes mejoraron aproximadamente un 6% en las secciones de aprendizaje activo, y que los estudiantes con clases tradicionales tenían 1,5 veces más probabilidades de fracasar que los alumnos con aprendizaje activo[1].

Por otro lado una encuesta reciente[2] arrojó resultados similares: el 69% de profesores y administrativos de nivel superior, se sienten más entusiasmados que temerosos sobre la noción de dedicar menos tiempo dando clases de manera teórica y más foco entrenando a sus estudiantes con proyectos grupales.

Maximizando la explosión tecnológica en las aulas
Desde teléfonos celulares hasta computadoras portátiles y tabletas, la tecnología emergente juega un papel muy importante en la vida de los estudiantes. Las nuevas generaciones de la era digital piden incorporar estos dispositivos para mejorar su aprendizaje. Por ello, el desafío actual de la educación superior está compuesto de una combinación entre la evolución natural de los nuevos métodos de enseñanza y un tipo de estudiante con expectativas más altas: teniendo la tecnología y el compromiso social como terreno común.

Por su lado, las instituciones de educación superior no solo necesitan brindar de manera segura las herramientas, sino que también tienen la tarea de identificar las tendencias futuras para poder preparar a los estudiantes para los empleos emergentes o aquellos que ni siquiera han sido inventados todavía.

Para mejorar el proceso de aprendizaje, en Ricoh identifican tres canales de cambio para focalizar la innovación y obtener una educación adaptada a las nuevas expectativas:

·         Experiencia colaborativa: se desarrolla mediante una interacción grupal y la exploración de diferentes perspectivas de otros estudiantes y docentes. Estas herramientas colaborativas ayudan a unir a los estudiantes en un ejercicio de descubrimiento del conocimiento, y ayuda a desarrollar las habilidades que los estudiantes necesitarán en el desarrollo de su carrera profesional.
·         Contenido alineado: Aunque a través de Internet se pueda realizar el intercambio de servicios e información, no es necesariamente confiable. Las herramientas como la gestión de la identidad y el acceso están diseñados para garantizar la fiabilidad para aquellos que acceden a los recursos (centros de datos, bases de datos, instrumentos remotos, recursos de aprendizaje, etc.). La habilidad de compartir recursos más allá de las limitaciones del campus físico depende del manejo de la confianza, la identidad y el acceso.
·         Enseñanza diferenciada: El aprendizaje en línea brinda mayor flexibilidad que los programas de un campus tradicional. La tecnología permite no solo la flexibilidad de tiempo, pero también empodera a los estudiantes para revisar aquellos temas que no se comprendieron en su totalidad. Ese es el concepto de "a mi propio ritmo", en el cual el estudiante esta 100 % en control del proceso de aprendizaje. En las aulas físicas, los maestros también saben que no todos los estudiantes aprenden al mismo ritmo, por lo que dividir la clase en grupos que ayuda el maestro a avanzar a diferentes velocidades y niveles de acuerdo con cada grupo.

En relación a las herramientas tecnológicas para aterrizar estos canales de cambio, actualmente, las pizarras interactivas están ganando popularidad entre las universidades, debido a su capacidad para ayudar a los maestros a mostrar imágenes, textos y videos en paneles de pantallas táctiles con altas resoluciones, convirtiendo el aula en un espacio interactivo. Además, los estudiantes remotos pueden ir de observadores a participantes activos, ya que pueden conectarse con el aula y ver la presentación o las anotaciones de los maestros en tiempo real.

Según un estudio que involucró a estudiantes de ingeniería de educación superior[3], las pizarras interactivas desempeñaron un papel clave en el proceso de aprendizaje de los alumnos, ayudando a promover varios estilos de enseñanza: exploratorio, explicativo, esclarecedor e insercional. Los resultados también muestran que estas pizarras pueden facilitar un "espacio de trabajo conjunto", un ámbito social con diálogo e interactividad estudiantil.

En conclusión, las instituciones del sector educativo tienen que considerar que su cliente es un nativo digital y percibe el mundo de una manera conectada, con expectativas diferentes a las de generaciones anteriores. En Ricoh te podemos ayudar a innovar en este desafío y a encontrar maneras de reinventar la enseñanza y la relación con los estudiantes.

| Acerca de Ricoh |

RICOH es una compañía global de tecnología que ha estado transformando la manera en que la gente trabaja por más de 80 años.

Bajo su lema corporativo, imagine. change (imagina. cambia), RICOH continúa empoderando a las empresas y a las personas por medio de servicios y tecnologías que inspiran innovación, mejoran la sustentabilidad e impulsan el crecimiento.  Estas tecnologías comprenden sistemas de gestión de documentos, servicios de TI, soluciones de impresión comercial, sistemas de comunicación visual, cámaras digitales y sistemas industriales.

Con sede en Tokio, RICOH Group opera en 200 países y regiones aproximadamente. En el año fiscal que terminó en marzo de 2017, RICOH Group tuvo ventas mundiales de 2,028 mil millones de yenes (aproximadamente 18,2 mil millones de dólares).

Para mayor información por favor visite www.ricoh.com